Lunes, 30 Noviembre 2015 21:11

Envidia entre sábanas

Cuando se casa con la persona que ama, sabe que compartirá todo con ella, ¿verdad? Aunque suene extraño, un gran número de matrimonios no trabaja en equipo y lucha por el bienestar individual sin tener en cuenta a su cónyuge. El ministerio Casa2 de Casa Sobre la Roca, explica el tema.

El primer modelo de unidad es el matrimonio. Por eso el hombre deja a su padre y a su madre y se une a su mujer y los dos se funden en un solo ser. Génesis 2:24, pero los pecados de acción, palabra, intención, omisión y coacción, no permiten que esa unidad se viva en los matrimonios.

Un mal frecuente y dañino

La Real Academia de la Lengua define la envidia como: “Tristeza o pesar del bien ajeno. Emulación, deseo de algo que no se posee”. También se puede definir como sensación intensa de malestar, incomodidad, amargura frente al bienestar, prosperidad, progreso o belleza de otras personas.

Algunas frases…

• “La envidia es la sombra de los que jamás brillan con luz propia”: Julio Verne.

• “La envidia es mil veces más terrible que el hambre, porque es hambre espiritual”: Miguel de Unamuno.

• La envidia es el sufrimiento de los que nunca alcanzaron a ser nuestros mejores amigos.

• La envidia es el veneno del que se alimentan los insatisfechos que no tienen tiempo para ocuparse de sus vidas.

¿Cómo saber si hay envidia en mi matrimonio?

“Es que tiene un mejor salario que yo y trabaja menos”, “todo le sale bien y no se lo merece”, “no entiendo por qué a él (o a ella) sí, y a mí no”, “¡yo soy mejor!”, “quiero lo mismo para mí”. Si alguna vez ha pensado esto, la envidia está rondando su matrimonio. Recuerde que la crítica y el recelo, generan división y conflicto.

¿Sabe por qué se da la envidia?

• Por el pecado original. Cuando Adán y Eva desearon ser como Dios y cayeron en desobediencia. (Ver Génesis 3:4-6).

• Por carencias afectivas. Desamor, abandono o falta de atención que haya padecido una persona durante alguna etapa de su vida, especialmente por parte de las personas más cercanas como padres, hermanos, cónyuge.

•Carencias económicas. Necesidades y dificultades financieras que haya padecido una persona durante alguna etapa de su vida, y que quizás haya sido maltratada por esto.

• Falta de identidad en Cristo. Cuando no se tiene claro quién es, y el valor que tiene como ser único creado por Dios.

• Competencia. Deseo de ser el primero en todo y tener reconocimiento.

• Por baja autoestima. Considerar que soy menos que los demás. Cuando este sentimiento echa raíces en nuestra vida, presentamos diversos problemas:

Efectos secundarios de la envidia según la Biblia

• Amargura: nos sentimos como los seres más despreciables de este mundo. (Ver Santiago 3:14).

• Produce muerte: un ejemplo claro es la historia de Caín y Abel. (Ver Génesis 4:3-5, 8).

• Parálisis y toma de malas decisiones: hace que miremos siempre a los demás, nos impide desarrollar nuestro potencial y lleva a cometer errores. (Ver Génesis 27:1-41).

• Queja, falta de contentamiento e Ingratitud: nos hace pensar que lo que tiene el otro es mejor o importante. Consideramos que lo que Dios nos ha dado es “poca cosa, despreciable o sin valor”. (Ver 2 Timoteo 3:1-2).

• Guerra interior: nuestra mente se convierte en un campo de batalla. Un ejemplo es la envidia que tuvo Raquel con su hermana. (Ver Génesis 30:1).

• Contiendas y rivalidades: (ver Santiago 4:1-2).

• Crítica: nos hace murmurar verbal y mentalmente de las demás personas. (Ver 1 Timoteo 5:13).

• Hipocresía: nos hace manejar doble personalidad con los demás. (Ver Mateo 7:5).

• Codicia y egoísmo: deseamos conseguir lo que los demás tienen sin importar cómo. (Ver Proverbios 15:27).

• No deja ver el propósito de Dios en nuestras vidas: la envidia nos venda los ojos e impide que reconozcamos que Dios tiene para cada uno propósitos y planes para nuestras vidas. (Ver Jeremías 29:11).

Cinco pasos para curar la envidia ¿Qué hacer?

1. Reconozca su pecado, arrepiéntase y pida perdón.

2. Cada vez que sienta envidia, lleve esos pensamientos cautivos delante de Dios.

3. Aprópiese de lo que Dios dice en Su Palabra: Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor —, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza. Jeremías 29: 11.

4. Tenga contentamiento. Sea feliz y agradecido con lo que Dios le ha dado.

5. Alégrese de los triunfos de su cónyuge, ayúdelo a cumplir sus metas y a lograr sus sueños. Si usted logra cumplir estos pasos, su matrimonio crecerá en todas las áreas. Recuerde hacer todo con amor. El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. 1 Corintios 13:4.

Visto 1428 veces

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia