Viernes, 22 Abril 2016 16:03

Cómo orar en pareja

En Colombia se presentan cerca de 13.000 divorcios por año. Según la Superintendencia de Notariado y Registro, por cada 10 parejas que se casan, tres se divorcian y el promedio va en aumento. En muchos de estos casos, los esposos simplemente no saben cómo resolver sus conflictos cotidianos porque no están acostumbrados a poner su día a día en manos de Dios.

Hechos&Crónicas trae una guía para que las parejas aprendan a orar juntas.

Orar unidos

Como pareja es un privilegio invalorable que conlleva beneficios infinitos. Pero para muchos, es una nueva idea y podría ser algo intimidante al principio. Muchas personas relegan la oración a situaciones convencionales: la iglesia, las comidas, la hora de ir a dormir, las salas de espera; pero así pierden las oportunidades diarias de abrazar el privilegio que Dios nos ha dado de entregarle cada necesidad e inquietud en una oración inmediata… unidos.

- Como esposos, orar juntos no solo debería ser lo primero antes de cada día y decisión, sino también el refugio instantáneo ante el primer indicio de temor, duda o inquietud.

- Toda crisis debería llamarlos a orar al mismo tiempo, en lugar de entrar en pánico. Cuando se enteran de una tragedia nacional, una emergencia familiar o del diagnóstico de cáncer de un amigo, tómense de la mano y corran a su lugar hogareño de oración.

- Incluso al recibir buenas noticias, la oración unida de gratitud honra a Dios por sus bendiciones y desvía cualquier tentación de atribuirse el crédito.

Comiencen ahora

Aunque las circunstancias no sean terribles ni peligrosas, dejen que la oración se transforme en su respuesta automática para las cuestiones grandes y pequeñas de la vida. Al principio, quizás no sepan qué decir. No se preocupen. La clave es ser humilde y sincero ante Dios, admitir sencillamente lo que están atravesando y luego pedir Su ayuda. No intenten impresionar a su cónyuge con palabras santulonas.

Además, aprovechen el modelo de oración del Señor, encontrado en Mateo 6:9-13. No es un mantra para repetir, sino más bien una guía. Jesús no dijo que ese era el contenido para orar, sino la manera de hacerlo. Contiene seis clases de peticiones en pocas palabras. Pueden usarlas como una guía para derramar el corazón ante Dios.

La oración puede tomar muchas formas:

- Agradézcanle a Dios por todas las cosas buenas que ha hecho por ustedes y alábenlo por lo maravilloso que es.

- Confiesen arrepentidos cualquier pecado y busquen su perdón misericordioso.

- Oren pidiéndole a Dios específicamente lo que necesitan.

- Díganle que reciben su amor para cada uno y exprésenle su amor en respuesta.

- Clamen por sabiduría, fortaleza y guía para las decisiones pequeñas y grandes que se presenten.

- Ríndanse a Él y pídanle que cambie sus corazones.

- Pídanle que transforme su matrimonio en algo maravilloso que le agrade.

Y lo más importante

Deben estar dispuestos a decir: “hágase Tu voluntad”. Entonces, comiencen el día, llenos de expectativa para ver cómo obra en forma poderosa a su alrededor y con amor a través de ustedes, ¡para Su gloria! Además de la importancia de orar en pareja, cada uno debe hacerlo en secreto por su cónyuge; de manera que puedan presentarle a Dios sus quejas, inquietudes y temores sin riesgo de herirse mutuamente.

A continuación encontrarán 15 formas en que cada uno puede orar por su pareja, acompañadas de versículos de la Biblia. Puede orar cada día por uno de estos principios y repetir la secuencia al finalizar, o incluirlos todos en su oración diaria.

Orar por la esposa

- Que ame al Señor con todo su corazón, con toda su alma, con toda su mente y con todas sus fuerzas. (Mateo 22:36-40).

- Que encuentre su belleza y su identidad en Cristo y refleje Su carácter. (1 Pedro 3:1-3, Proverbios 31:30).

- Que ame la Palabra de Dios y permita que la lleve a ser cada vez más parecida a Cristo. (Efesios 5:26).

- Que sea bondadosa, hable la verdad en amor y apartada del chisme. (Efesios 4:15, 29; 1 Timoteo 3:11).

- Que te respete y se someta a tu liderazgo como al Señor. (Efesios 5:22-24, 1 Corintios 14:45).

- Que sea agradecida y encuentre su satisfacción en Cristo, y no en las circunstancias. (Filipenses 4:10-13).

- Que sea hospitalaria y diligente para servir a los demás con gozo piadoso. (Filipenses 2.3-4).

- Que traiga bien y no mal a su familia todos los días de su vida. (Proverbios 31:12, 1 Corintios 7:34).

- Que imite a mujeres mayores y piadosas a que le enseñen y le ayuden a crecer. (Tito 2:3-4).

- Que no crea las mentiras que desvalorizan su función como esposa y madre. (Tito2:5).

- Que sea amorosa, paciente, lenta para ofenderse y rápida para perdonar. (Santiago 1:19, Efesios 4:32).

- Que busque satisfacer sus necesidades sexuales solo contigo y busque también satisfacer tus necesidades. (1 Corintios 7:1-5).

- Que se dedique a la oración e interceda en forma eficaz por los demás. (Colosenses 4:2; Lucas 2:37).

- Que guíe su hogar y a sus hijos con diligencia y temor del Señor. (Proverbios 31:27).

- Que no proporcione ninguna razón para la difamación, ni pierda la confianza en sí misma. (1 Timoteo 5:14).

Orar por la esposa

- Que ame al Señor con todo su corazón, con toda su alma, con toda su mente y con todas sus fuerzas. (Mateo 22:36-40).

- Que camine en integridad, cumpla sus promesas y honre sus compromisos. (Salmo 15; 112:1-9).

- Que te ame en forma incondicional y te sea fiel. (Efesios 5:25-33; 1 Corintios 7:1-5).

- Que sea paciente, amable, difícil de ofender y rápido para perdonar. (Santiago 1:19; Efesios 4:32).

- Que no se distraiga ni se acobarde adoptando una actitud pasiva, sino que acepte su responsabilidad. (Nehemías 6:1-14).

- Que sea un trabajador diligente que provea para su familia y para sus hijos. (Proverbios 6:6-11; 1 Timoteo 5:8).

- Que esté rodeado de amigos sabios y evite las amistades insensatas. (Proverbios 13:20; 1 Corintios 15:33).

- Que use el buen juicio, practique la justicia, ame la misericordia y camine en humildad con Dios. (Miqueas 6:8).

- Que dependa de la sabiduría y la fortaleza de Dios en lugar de la propia. (Proverbios 3:5-6; Santiago 1-5; Filipenses 2:13).

- Que tome decisiones basadas en el temor a Dios en lugar del temor al ombre. (Salmo 34; Proverbios 9:10; 29:25).

- Que se transforme en un líder espiritual fuerte y valiente, lleno de sabiduría y convicción. (Josué 1:1-10; 24.15).

- Que sea libre de toda atadura, mal hábito o adicción que le impida avanzar. (Juan 8:31, 36; Romanos 6:1-19).

- Que encuentre su identidad y su satisfacción en Dios en lugar de hacerlo en cuestiones temporales. (Salmo 37:4; 1 Juan 2:15-17).

- Que lea la Palabra de Dios y permita que guíe sus decisiones. (Salmo 119:105; Mateo 7:24-27).

- Que sea hallado fiel a Dios y deje un legado sólido para las generaciones futuras. (2 Timoteo 4:6-8; Juan 17:4).

Visto 2976 veces

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia