Viernes, 01 Julio 2016 16:55

Está bien... ¿un modelo de pareja ideal?

Hace varios años fallé y pequé en mi matrimonio… A pesar de que tratamos, los retos en nuestra relación, han demostrado ser demasiados para superarlos”, con estas palabras, el líder de alabanza Israel Houghton, hizo público que se divorciaba de su esposa Meleasa.

El anuncio, realizado por quien fuera líder de alabanza en la famosa Iglesia Lakewood (Houston, EE.UU.) por más de cinco años, sorprendió a muchos de quienes cantamos los domingos en la iglesia las bellas canciones que Dios le ha dado.

Las historias de cantantes cristianos que se separan no son nuevas. Allá en los 90’ sentimos una sorpresa similar cuando se conoció que el guatemalteco Juan Carlos Alvarado, en ese entonces tan popular como Marcos Witt, había interrumpido su ministerio luego de que su matrimonio colapsara.

Más allá del shock inicial que nos producen estas noticias sobre grandes líderes cristianos que se separan, me he estado preguntando en estos días sobre la conveniencia de tener modelos de parejas a las cuales imitar.

Recuerdo que a mis papás, que en ese entonces no eran cristianos, les dio supremamente duro la noticia de la separación de Lady Di y el Príncipe Carlos de Inglaterra. Eran fanáticos de

ellos. Habían madrugado en aquella mañana del 29 de julio de 1981 para ver por televisión la boda real, y sufrían con las noticias sobre el desmoronamiento de su relación que contaron posteriormente las revistas de farándula.

Los casados necesitamos a veces historias de otras parejas que nos inspiren para sobrellevar los problemas y luchar por tener un matrimonio exitoso. Si miramos la Biblia, los ejemplos no son muy abundantes. Por el contrario, la Biblia contiene más historias sobre familias disfuncionales que sobre familias felices.

La compasión mostrada en el matrimonio de Rut y Booz, el amor y la fe en el matrimonio de María y José, o la solidaridad demostrada por los esposos Aquila y Priscila hacia Pablo son unos de los pocos ejemplos rescatables de parejas felices que encontramos en las Escrituras.

Ante esta escasez de ejemplos a seguir, es válido que los matrimonios cristianos nos preguntemos ¿a quién imitar?... La r e s p u e s t a no puede ser otra que a Jesús.

¿A Jesús?...

¡Pero si Él nunca se casó! ¿Qué me puede enseñar Jesús sobre el soportar a mi mujer cuando no la entiendo? ¿Qué tiene Jesús para decirle a una esposa que no se aguanta un segundo más al cabeza dura de su marido? Muchas cosas. Recordemos que Jesús es el esposo de la Iglesia. En ese sentido, esa pareja ideal a la que debemos imitar es aquella representada por Cristo y esa congregación que ansiosa espera su regreso.

Los esposos debemos aprender del amor (Juan 15:13), la paciencia (Colosenses 13:19) y el cuidado (1 Pedro 3:7) que Jesús demostró hacia la iglesia. Las esposas, por su parte, pueden aprender de Él la obediencia (1 Corintios 11:3) y el respeto (Efesios 5:33) que demostró tener hacia el Padre durante su ministerio terrenal.

Así que no nos desanimemos cuando nos enteremos sobre algún cantante, pastor o líder cristiano ha fallado en su matrimonio. No nos fijemos ejemplos humanos a seguir. Pongamos la vista más arriba, en aquel que, aunque no estuvo casado durante su vida terrenal, nos puede ayudar cada día a ser mejores esposos, padres y hasta abuelos.

Por: Hernán Restrepo | @hrestrepo

Visto 989 veces

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Noticias recientes

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia