Nueve concejales de Cartagena pretenden modificar un proyecto de acuerdo que ordena orar y darse un abrazo fraterno antes de cualquier acto realizado por las instituciones oficiales de la ciudad. Un sector liderado por la concejal Duvinia Torres considera que la práctica debe permanecer ya que fortalecen los buenos valores en las instituciones gubernamentales.

El Centro Nacional de Operaciones de Emergencia, adscrito al Ministerio de Interior de Nepal, dio a conocer en su más reciente informe que la cifra de víctimas mortales luego del terremoto que afecto hace tres días a Nepal aumentó a 5.057 muertos y la cifra de heridos subió a 11.000.

Durante la conmemoración del genocidio armenio, el primer ministro francés, Manuel Valls, denunció que los cristianos del oriente medio están siendo “erradicados” por los miembros de Estado Islámico en esa región. 

Tres días después del fuerte terremoto de 7,8 grados que azotó a Nepal este sábado, la cifra de muertos crece con el paso de las horas. Los diarios locales The Himalayan Times y Ekantipur dieron a conocer el último reporte del Ministerio del Interior nepalí en donde la cifra de muertos supera las 4.000 y la de heridos ronda por los 6.833 personas en todo el país.

Un fuerte terremoto de 7,8 grados con epicentro ubicado a 80 kilómetros al oeste de Katmandú, la capital de Nepal, deja hasta ahora más 1.400 muertos según fuentes de los organismos de emergencia de ese país. Katmandú y Pokhara, son las ciudades más afectadas tras el sismo.

Así los llama la prensa nacional a los 11 soldados masacrados por las FARC en el Cauca el 13 de marzo en la noche. La indignación fue y sigue siendo nacional total e internacional, escribió el diario El Tiempo, de Bogotá. Y así fue y seguirá siendo a pesar de que existe la reconciliación y el perdón.

Hace poco leí el blog de Ana Hanssen, donde se quejaba por la manera como la gente trataba a su hija: “Esta semana llevé a mi hija de tres años a cortarse el pelo. Cuando llegó su turno para el champú, una señora muy ‘refinada’ acabada de llegar, le insistió a la asistente de la peluquería que la dejara pasar primero. Cuando ella se negó, la señora refinada pero mal educada, le dijo: “pero si es solo una niña”. Por supuesto, como se trataba de mi hija, yo intervine: “¿Y qué con que sea una niña? ¿Acaso la hace menos importante?”

En un discurso dirigido a todos los colombianos, el presidente Juan Manuel Santos ordenó el cese de los bombardeos contra los campamentos de la guerrilla de las Farc en todo el país. 

De entrenador físico en el fútbol profesional, a político; de político, a llevar la Palabra de Dios a personas que usted menos imagina… Su esperanza es que pronto se firme la paz en Colombia. Hechos&Crónicas habló con Luis Humberto Montejo.

La senadora Viviane Morales dialogó con Hechos&Crónicas sobre su proyecto de referendo que busca que los colombianos decidan, sí o no, sobre la adopción de niños por parejas del mismo sexo. 

Testimonio de Fabián Ramírez sobre el perdón y la reconciliación. Yo tenía 15 años. Vivía con mi mamá, mi abuelita y dos tíos. Uno de ellos era el tío cercano, que quería muchísimo. Yo estaba en la casa por vacaciones, cuando entró una llamada para decir que a mi tío lo habían detenido por porte ilegal de armas...

Colombia es una de las naciones más violentas del mundo. A finales de junio pasado, el Congreso aprobó la ley por la cual se establece la obligatoriedad de impartir la ‘cátedra de la paz’ en centros educativos. ¿Ayudará esto a eliminar la intolerancia de los colombianos y la tradicional cultura de la ilegalidad que afecta al país? 

¿Qué celebra el Halloween?

22 Oct 2014
3234 veces

En esa festividad, que contraría elementales principios cristianos, los niños corren varios riesgos. De manera que… ¡cuidado, mucho cuidado! 

Carmen Inés Vásquez, Viceministra del Interior para la participación e igualdad de derechos, se reunió líderes de Confesiones, Comunidades Religiosas y organizaciones basadas en la fe, para unir esfuerzos y sacar adelante la cooperación interreligiosa en Colombia. 

Este es el testimonio de una embarazada que a diario usa el servicio de transporte de Transmilenio para ir a su trabajo en Bogotá. La historia se repite desde antes de las 6:30 de la mañana y perdura durante las “horas pico” de la mañana y la tarde.

Las más recientes pruebas internacionales de educación del Programa de Evaluación Internacional de Estudiantes (Pisa), realizadas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) mostraron resultados preocupantes para Colombia. Las pruebas evalúan los desempeños académicos de los estudiantes de 15 años en diferentes países.

De ser lugares de violencia, como algunas comunas de Medellín, pasaron a convertirse en sitios tranquilos de paseo para turistas extranjeros.

Tras dar a conocer la estrategia de combate contra la organización terrorista Isis- Estado Islámico, el presidente Barack Obama se comprometió, en un discurso televisado para todo el mundo, seguir brindando asistencia humanitaria a los cristianos de Irak y Siria, afectados por la violencia de Isis.

Tras la muerte en una avioneta del candidato presidencial Eduardo Campos, la política cristiana, Marina Silva, que era su fórmula vicepresidencial, tomó las riendas de la candidatura presidencial y logró, en corto tiempo, convertir su campaña en una de las más opcionadas para dirigir el futuro de Brasil.

La ética maquiavélica

20 Ago 2014
3446 veces

El adjetivo “maquiavélico” ha llegado a calificar a personas, actitudes y conductas caracterizadas por la astucia, la hipocresía y el engaño en el propósito de alcanzar sus metas. Acepción que no es gratuita de ningún modo, pues fue el italiano Nicolás Maquiavelo en su obra El Príncipe y en sus discursos quien propuso una teoría política desligada de la moral y la religión en la que las “razones de estado” son las que priman a la hora de tomar decisiones. Razones de estado que, por muy razonables y urgentes que puedan sonar o parecer, suelen encubrir el propósito de fondo de mantener al gobernante de turno en el poder a toda costa, impulsado frecuentemente por una compulsión obsesiva, inescrupulosa y hasta perversa por aferrarse a él que recibe el nombre de libido imperandi.

En este orden de ideas, la frase “el fin justifica los medios” sintetiza bien el pensamiento de este personaje, al margen de que él no la haya escrito textualmente. Esta frase ha terminado sirviendo a sistemas de pensamiento muy diversos que tienen en común su pretensión de colocarse por encima de la moral vigente para lograr sus propósitos. En especial, por encima de la moral cristiana a la que ven como arbitrariamente restrictiva, como lo sostenía Nietzsche en sus libros al atacar al cristianismo pretendiendo matar a Dios en el proceso y sustituirlo por el “superhombre”, llamado a construir una nueva moral adaptada a sus caprichos y conveniencias personales inmediatas.

La política, como es apenas obvio, constituye el campo de la actividad humana en dónde más enquistado se encuentra este planteamiento, dando lugar a conductas vergonzosas, por decir lo menos, cuando no delictivas, en quienes nos gobiernan o aspiran a gobernarnos, como se pudo apreciar en los sucesos y la guerra sucia que rodearon y caracterizaron nuestra reciente campaña por la presidencia en nuestro país.

El mal ejemplo de Saúl

De hecho la Biblia documenta con satisfactorio detalle las actividades de gobernantes judíos que, en el Antiguo Testamento, practicaron en significativas ocasiones una ética maquiavélica en la que el fin justificaría los medios. El rey Saúl en particular es tal vez el ejemplo más tristemente paradigmático de ello, aunque no el único, pues después de él no hay prácticamente ningún rey que escape a estos señalamientos, en Israel especialmente, pero también en Judá, con muy contadas excepciones.

Aún el piadoso rey David, referente obligado y culminante de la historia judía y ejemplo en muchos sentidos para la fe cristiana, no dejó de recurrir a una ética maquiavélica para encubrir su pecado de adulterio con Betsabé, ordenando la muerte de Urías, el esposo de esta mujer y uno de los más leales soldados del ejército del rey, al abandonarlo a su suerte de forma calculada e intencionada en el campo de batalla.

Pero es Saúl quien mejor ilustra el punto en tres ocasiones concretas a falta de una sola. La ética maquiavélica de este rey pasa siempre por racionalizar, torcer e infringir el mandamiento de Dios cuando no se presta a sus propósitos o no parece beneficiarlo de manera inmediata. Su obediencia a Dios estaba, entonces, condicionada a su conveniencia, como puede apreciarse al observar cada una de las tres ocasiones mencionadas.

En la primera ocasión Saúl usurpó las funciones sacerdotales del profeta Samuel −algo terminantemente prohibido por la ley mosaica− utilizando como pretexto para ello la tardanza en llegar del profeta (1 Samuel 10:8; 13:8-14). En la segunda oportunidad, ante la caída de su popularidad en las encuestas −en particular entre su propio ejército− Saúl se permitió dos actos de desobediencia a las órdenes divinas; perdonarle la vida a Agag, el rey enemigo y no destruir todo el botín de guerra, como Dios lo había mandado, sino reservarse una parte para repartir entre el ejército y granjearse así de nuevo sus simpatías. En este caso trató de justificarlo y “curarse en salud” presentándolo como un acto motivado por su deseo de honrar a Dios, estratagema inútil que no lo exoneró de culpa (1 Samuel 15:1-3, 7-28).

En la última oportunidad Saúl llegó más lejos. En el ocaso de su vida y habiendo sido ya desaprobado por Dios, el rey intentó consultarlo a través del conducto regular aprobado y establecido para ello y, ante el silencio divino, no tuvo reparo en consultar entonces a una de las pocas adivinas que habían quedado en Israel, después de la purga emprendida contra ellas por el mismo rey en cumplimiento de lo ordenado por Dios al respecto en la ley mosaica (1 Samuel 28:3-8). Como resultado de todo esto, el epitafio en la tumba del rey no podía ser más elocuente: “Saúl murió por haberse rebelado contra el SEÑOR, pues en vez de consultarlo, desobedeció su palabra y buscó el consejo de una adivina. Por eso el SEÑOR le quitó la vida y entregó el reino a David hijo de Isaí” (1 Crónicas 10:13-14).

Moralidad o pragmatismo

La ética maquiavélica podría resumirse en la arraigada tendencia a buscar cualquier tipo de atajo para garantizar el logro de nuestros propósitos, sin tener en cuenta que “Un atajo es a menudo el camino más corto hacia un lugar al cual no deseábamos ir”. El pragmatismo carente de escrúpulos de los gobernantes hace, pues, más estragos de lo que podría pensarse. Ahora bien, el pragmatismo es necesario para poder gobernar. La Biblia no niega la utilidad del pragmatismo para establecer un curso de acción determinado, pero no lo considera el criterio final y definitivo para sustentar la validez y corrección de una decisión.

Por eso, antes de preguntarse: ¿esto funciona?, un gobernante −y por extensión, toda persona sin excepción− debería preguntarse primero: ¿es esto correcto?, pues obtener un beneficio cualquiera sin el respaldo o la aprobación de Dios nos deja un sabor insípido y amargo en la conciencia. Sin mencionar las nefastas consecuencias a las que este tipo de decisiones pueden dar lugar en su momento, ya no solamente para el gobernante de turno, sino para todos los gobernados por él. A despecho de Maquiavelo, no debemos olvidar que en el cristianismo la pregunta ética tiene siempre más importancia que la pregunta pragmática, siendo la primera la que determina a la última y no lo contrario.

En el cristianismo los medios y el fin deben ser justificados de manera independiente y no los unos por referencia al otro. Dicho de otra manera, en el cristianismo se requieren fines justos y medios justos al mismo tiempo de modo tal que, si para lograr un fin justo se requiere de algún modo un acto injusto, la decisión debe contar con el consentimiento de quienes padecerán la injusticia, en una actitud sacrificial por la cual los afectados, a semejanza de Cristo, sacrifican voluntariamente su bienestar y sus derechos en aras de un bien común mayor.

Ética cristiana

Así, la ética cristiana demanda no sólo que las motivaciones y las intenciones que se persiguen sean correctas, sino que también lo sean las acciones o medios que las conectan entre sí. Y la armonía entre motivaciones, acciones e intenciones sólo se alcanza en el evangelio cuando los motivos de nuestras acciones son el amor a Dios y al prójimo, las acciones correspondientes son llevadas a cabo conforme al mandamiento de Dios y la intención final que se persigue es honrar a Dios atribuyéndole el crédito final de todo lo logrado.

Ya lo dijo Moisés de manera escueta y sencilla: “Haz lo que es recto y bueno a los ojos del Señor, para que te vaya bien...” (Deuteronomio 6:18). Y esto se aplica a todos por igual, no sólo al pueblo raso, sino también y de manera especial a sus gobernantes, quienes más que ningún otro deberían atender a la conocida recomendación bíblica que se nos dirige con estas palabras: “Sólo te pido que tengas mucho valor y firmeza para obedecer toda la ley que mi siervo Moisés te mandó. No te apartes de ella para nada; sólo así tendrás éxito dondequiera que vayas. Recita siempre el libro de la ley y medita en él de día y de noche; cumple con cuidado todo lo que en él está escrito. Así prosperarás y tendrás éxito” (Josué 1:7-8).

Cabe mencionar para concluir que el mejor rey que hubo en toda la nación judía en el Antiguo Testamento fue el rey Josías (2 Reyes 23:25). El mismo que rasgó sus vestiduras cuando contrastó el lamentable estado de su nación con lo ordenado por Dios en la ley y consagró el resto de su vida como rey a gobernar en obediencia a los mandamientos de Dios, logrando que el justo juicio de Dios sobre los pecados de la nación fuera diferido por un poco más de tiempo, permitiendo a Josías morir en paz con Dios y su conciencia (2 Crónicas 34:19-28), algo a lo que todo gobernante debería aspirar, pero que ninguno logrará siguiendo en sus respectivos gobiernos una ética maquiavélica en la que el fin justifica los medios.

Autor: Arturo Rojas, director de la Unidad Educativa Ibli Facter de la iglesia Casa Sobre la Roca, en Bogotá.

Dos clases de críticas

11 Ago 2014
3581 veces

Debemos ser capaces de aprender de las críticas de amigos y adversarios: ambas tienen por lo general algo útil para asimilar.

Actualmente estoy trabajando en una serie de artículos para un libro sobre la crítica. Empecé con la forma de expresar una crítica, lo cual es mucho más fácil. Esta serie incluye artículos como:

• Critique lo que realmente cree.

• Critique bastante pero amablemente.

• Piense antes de criticar.

• Revise su motivo y sus metas; y

• Admita cuando usted se equivoca.

Ahora estamos en la parte más difícil de la crítica, que es cómo recibirla y lo que se necesita para aceptarla. Saberlo es bueno para usted (y para mí).

Empecé con “no te lo tomes como algo personal”, y entonces recordé también el deber de considerar la fuente de donde proviene la crítica. Es algo difícil de balancear, puede que usted desee recibir críticas, pero no de todas las personas.

El hecho es que, al ser un líder atrae la crítica. (Si prefiere que todo el mundo guste de usted, dedíquese más bien a vender helados por las calles).

Le animo a considerar recibir la crítica no sólo de la gente que gusta de usted, sino también de aquellos que no lo hacen. En otras palabras, usted puede recibir críticas por parte de personas hostiles y amistosas.

Puesto que es más difícil, voy a empezar con el aprendizaje de quienes no son amables. En muchos casos ellos no hablan de usted, o solo de usted.

Los críticos hostiles

Ellos me han enseñado muchas lecciones por lo que dicen, aunque no fueran dirigidas a mí directamente. Por ejemplo, al decir que debemos asegurarnos que la gente lea y entienda la Biblia, yo diría más bien que debemos “hacer que la Biblia sea relevante”. Es una verdadera declaración que a veces puede ser engañosa.

Después de las puyas de una persona que la mayoría de la gente consideraría como un crítico hostil, he cambiado la terminología de “tenemos que hacer la Biblia relevante”, a “la Biblia ya es relevante y lo ha sido en todos los tiempos y todas las culturas pero debemos hacer que la gente entienda cómo es relevante”. La diferencia es sutil pero me ayudó a replantear la conversación y lo aprendí de un crítico hostil (que, hoy, considero un amigo). Cuando me enteré de su crítica, pensé en él y le dije: “Está bien, estoy equivocado”.

Puedo pensar en una docena de otros ejemplos (y estoy seguro de que hay cientos más). Cuando alguien que no le gustaba algo que dije, hizo algo para ayudarme a corregir un error, a que me comunique con mayor claridad, o simplemente a pensar más profundamente sobre las cosas que dije.

Los críticos amistosos

De ellos es más fácil aprender porque expresan mejores intenciones. Un ejemplo bíblico sería Apolos, aprendiendo de Priscila y Aquila, en Hechos 18:26: Él (Apolos) comenzó a hablar valientemente en la sinagoga. Al oírlo Priscila y Aquila, se acercaron a él y lo llevaron a casa para explicarle con mayor precisión el camino de Dios.

Ahora, fíjese bien. No sabemos todos los detalles, pero un orador elocuente llegó a la sinagoga y luego fue instruido por una pareja de confianza que, según vemos, no eran “grandes oradores”.

Me pregunto cuántos de nosotros recibiríamos la crítica y la instrucción de alguien que pensaba que debíamos tener más claridad sobre un tema. Lo que debemos hacer es esforzarnos por ser ese tipo de personas abiertas a aquellos que sabemos tienen los mejores intereses en sus corazones.

Tener críticos como Priscila y Aquila, que aman y se preocupan por nosotros lo suficiente para llevarnos a un lado y decirnos que no estamos articulando algo correctamente o que estamos de alguna manera yéndonos hacia la incomprensión, es algo muy útil.

Amistoso u hostil: ¿le aportan algo?

La clave a la hora de escuchar a los críticos hostiles y amistosos es preguntar si lo que dicen aporta algo. Preguntando continuamente eso, se puede dar vuelta a estos críticos para luego tenerlos como nuestros maestros.

Si la respuesta muestra con claridad que no, porque ellos han tocado ridículamente el tema, entonces no es necesario ir mucho más allá. Pero si usted piensa que todos somos tontos e ignora algo que puede ser un aporte, se lo pierde. Además, tal vez los demás no sean el problema, usted podría serlo.

Una de mis críticas favoritas fue de un sitio web fundamentalista cuando en cierta ocasión dijo, desde que aprendí en un seminario donde el rector había negado el nacimiento virginal, no podía confiar porque muy probablemente también negué el nacimiento virginal. (Tanto para el rector como para la escuela era bastante clara su creencia en el nacimiento virginal). Pero no tenían punto real.

Este tipo de crítica es común aunque por lo general no es devastadora. Críticos “profesionales”, quienes son perpetuamente agraviados, pueden tender a jugar con los hechos. Es una corriente interminable de acusaciones que tienen algo de verdad pero poco carácter. Así, no solo se debe escuchar la verdad, sino sopesar el carácter y la trayectoria de la crítica.

Es más sorprendente cuando se trata de un crítico supuestamente “cristiano”, muchas veces conservador, argumentando a favor de algún tema teológico. Parece que las personas que representan la autoridad de las Escrituras a menudo olvidan que la Biblia incluye el noveno mandamiento: no dar falso testimonio.

En ese caso la crítica no aporta algo. Son divagaciones de alguien que quiere tergiversar los hechos en nombre de la verdad.

Cambiar a los críticos en maestros

Los críticos hostiles y amistosos a menudo pueden aportar algo, y creo que tenemos que transformar los críticos en maestros que buscan que todos los alumnos entendamos sus lecciones. Entonces, nos preguntamos cómo ese punto puede ser comprendido mejor y abordado en nuestras vidas.

Así que siempre hago la pregunta, a pesar que tal vez lo dicho por el crítico no sea de fácil comprensión: “¿Hay aquí alguna verdad a la que debo atender?”. Entonces considero lo que Dios puede estar tratando de enseñarme. Encuentro que muchos críticos incluyen algo de verdad en lo que dicen, aunque la mayoría de las críticas no lo hagan. (¿Por qué esa comparación matemática? Porque algunos críticos formulan la mayor parte de las críticas, pero los menos frecuentes son quienes tienden a dar más en el blanco.)

Alguien dijo los críticos son un regalo, aunque yo no sé si todos los críticos lo son, pero si por unos pocos los despreciamos a todos, se perderá el regalo de la buena crítica.

Con la presencia de 10 Jefes de Estado, 70 delegaciones internacionales y centenares de invitados se lleva a cabo la posesión de Juan Manuel Santos como presidente de Colombia para su segundo mandato.

A las 3 de la tarde, como estaba previsto, se inicio la posesión presidencial en el centro de Bogotá, la capital de Colombia. Allí con alusiones a la paz se entonó el himno de Colombia acompañado del “himno de la paz”. Luego el presidente del Congreso José David Name, presidente del Congreso de Colombia, le tomó el juramento a Juan Manuel Santos y luego le impuso la banda presidencial.

Tras este acto y en su discuros, el senador Name se comprometió a trabajar por la paz desde el congreso de la paz e instó al ejecutivo a presentar proyectos para el pos-conflicto y en beneficios de las víctimas del conflicto armado.

La paz el eje central del gobierno Santos

En su discurso de posesión, el Presidente realizó varias alusiones a la paz, la reconciliación y el perdón. Así mismo, dió a conocer algunos logros de su gobierno y se comprometió con otras tareas en el área de la educación, el empleo y la equidad.

"La meta es ser en el año 2025, en una década, un país en paz total, un país con equidad y el más educado de América Latina" puntualizó Santos. Así mismo declaró ""Una Colombia en paz, con equidad y educada no la para nadie".

Igualmente en su discurso el presidente exclamó "Colombia puede y deber ser la buena noticia que necesita el mundo: que se acabe el conflicto armado" a lo que agregó ""Las Fuerzas Militares serán los guardianes de la paz".

Finalmente se realizó la presentación y el reconocimiento de tropas por parte del mandatario y luego de los honores militares la familia presidencial realizó el ingreso oficial a la Casa de Nariño, marcando así el comienzo del segundo mandato de Juan Manuel Santos.

Una confrontación del siglo XIX con armas del siglo XX

Hace un siglo, se desató en Europa el primer conflicto bélico de dimensiones mundiales produciendo una gran cantidad de muertos y lisiados, lo que configuró un orden geopolítico cuyas consecuencias han afectado el curso de la humanidad hasta hoy.

Para todas las cosas hay sazón, y toda voluntad bajo el cielo tiene su tiempo determinado: Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de matar, y tiempo de curar; tiempo de destruir, y tiempo de edificar; tiempo de amar, y tiempo de aborrecer; tiempo de guerra, y tiempo de paz. Rey Salomón (Eclesiastés 3:1-8 fragmento)

El 28 de julio de 1914 estalló la I Guerra Mundial. El detonante fue el asesinato del heredero al trono del imperio austro-húngaro, el archiduque Francisco Fernando en Sarajevo, Bosnia, a manos del rebelde serbio Gavrilo Princeps, quién tenía conexiones con la organización ‘Mano Negra’ que apoyaba la unificación política de Bosnia con Serbia.

Las autoridades de Austria-Hungría consideraron que el gobierno serbio estaba involucrado con ‘Mano Negra’, situación que le haría cómplice del crimen ó su encubridor. Con apoyo del imperio alemán, Austria-Hungría conminó a Serbia para que efectuara las investigaciones imponiéndole una serie de condiciones humillantes, tales como la participación de cuerpos policiales austriacos en territorio serbio.

En alianza con los rusos, Serbia desconoció el ultimátum de Austria-Hungría. De hecho, los rusos han sido aliados naturales de los pueblos eslavos a través de la historia. Ante tal desconocimiento, Austria-Hungría declaró la guerra a Serbia el 28 de julio de 1914 e intentó invadirla. Al día siguiente, Rusia ordenó la movilización general de tropas contra Austria-Hungría, a lo que Alemania respondió declarando la guerra a Rusia. La tensión aumentó cuando Francia (aliado militar de Rusia), tomó medidas para proteger sus fronteras. El imperio alemán reaccionó declarando también la guerra a Francia, y atacando su territorio a través de Bélgica, estado que se había declarado neutral.

Más allá de estos acontecimientos, la causa de fondo de la I Guerra Mundial se explica en una serie de hechos que se venían desarrollando cuatro décadas atrás, y que se conocen como ‘la Paz Armada’. Estos son:

1. Colonialismo de las potencias europeas. Reino Unido era la primera potencia militar e industrial al inicio del siglo XX, pero Alemania y Estados Unidos, pretendía una mayor tajada del reparto colonial en Asia y África.

2. Humillación francesa en la guerra franco-prusiana. Alemania proclamó su unificación en el Palacio de Versalles, en 1871, y se apropió de Alsacia y Lorena. Esto representó una humillación a los franceses, que tarde o temprano vengarían.

3. Descomposición del Imperio Otomano (actual Turquía). Entre 1910 y 1913 Grecia, Bulgaria, Rumania, Serbia, Montenegro y Albania se independizaron del Imperio Otomano, y buscaron expandirse a costa de sus vecinos, dando lugar a las guerras balcánicas.

4. Configuración de alianzas en Europa. Los mencionados conflictos generaron alianzas, como la protección de Rusia a los países balcánicos pretendidos por Alemania y Austria-Hungría, y el acuerdo militar, ‘Entente Cordiale’, entre Reino Unido y Francia frente al riesgo de Alemania como nueva potencia.

Ante la cantidad y diversidad de actores en disputa, a partir de 1882 se fueron creando los siguientes bloques:

La Triple Entente (comúnmente llamados “Aliados”), conformada por Francia, Reino Unido y Rusia.

La Triple Alianza (o Potencias Centrales), integrada por Alemania, Austria-Hungría e Italia (Italia se retiró después del intento de invasión de Austria-Hungría a Serbia y apoyó a la Entente).

El teatro de operaciones se desarrolló en los frentes occidental, oriental, y balcánico. En el primero, Alemania ocupó Francia invadiendo a la neutral Bélgica. Esto ocasionó el ingreso de Reino Unido a la guerra y el bloqueo del avance alemán en Maubeuge (Francia). A partir de entonces, la dinámica de la guerra cambiaría por una lucha de trincheras con escaso avance territorial para ambos bandos, pero con grandes pérdidas humanas.

En el frente oriental, Alemania derrotó a un mediocre y mal preparado ejército ruso y lo obligó a retroceder. En el frente balcánico Austria-Hungría invadió Sarajevo y logró la conquista de Serbia y Montenegro. Sin embargo, las tropas serbias sobrevivieron migrando hacia el sur y estableciéndose en Grecia.

Dos años más tarde, Grecia entraría a la guerra y, con su ayuda, los aliados consiguieron liberar a Serbia.

En nombre de Dios.

En Bélgica, los alemanes tomaron rehenes civiles obligándolos a marchar como escudos humanos. Los retuvieron en la iglesia de Mons, donde los sacerdotes recibieron bromas, blasfemias y golpes. Cerca de 400 personas fueron fusiladas por soldados alemanes cuyos cinturones decían “Dios está con nosotros”.

La oposición belga estuvo dirigida por el cardenal Francisco Mercier. Su carta, ‘Patriotismo y Resistencia’, se leyó en voz alta en todas las iglesias, y decía:

“Dios salvará a Bélgica, no podéis dudarlo. Por entre el humo de la conflagración, por entre los ríos de sangre, ¿no habéis visto Su amor por nosotros? No se puede ser un buen cristiano sin ser al mismo tiempo un patriota”. Esto puso en evidencia al Vaticano. Al igual que el papa Pio XII durante la II Guerra Mundial, el papa Benedicto XV se negó a condenar las atrocidades alemanas.

Por otra parte, Alemania necesitaba el apoyo del imperio otomano, y para ello convenció al sultán de que su causa era la lucha contra los enemigos del islam. De esta manera Mehmed VI declaró al pueblo:

“Oh musulmanes, sabed que nuestro imperio está en guerra contra los enemigos mortales del islam: los gobiernos de Rusia, Gran Bretaña y Francia. El comandante de los fieles os llama a la Yihad (guerra santa)”.

El punto de quiebre…

En abril de 1917 Estados Unidos ingresó a la guerra al respaldar a los aliados a causa del hundimiento del trasatlántico ‘Lusitania’ por parte de los alemanes, lo que ocasionó la muerte de 123 estadounidenses.

Este hecho inclinaría la balanza del lado aliado. El hecho determinante para el fi n de la guerra fue la Revolución Rusa. El partido bolchevique se quedó con el poder en noviembre de 1917, acabando así con el gobierno ‘zarista’ de la dinastía Romanov e instaurando en su lugar el de los sóviets. Después de asesinar a Nicolás II y a su familia en Ekaterimburgo, y de deponer al gobierno de transición de Alexander Kérenski, los bolcheviques condujeron a Rusia a un profundo conflicto interno que forzó a León Trosky a firmar la paz de Brest-Litovsk con las Potencias Centrales, en marzo de 1918. Con la salida de Rusia desaparecía un importante actor de la guerra mundial.

La derrota de las Potencias Centrales en el frente occidental se dio poco después de la segunda batalla de Marne, en junio de 1918. Las debilitadas tropas alemanas quedaron a 120 kilómetros de París sin capacidad de fuego. Los aliados británicos y franceses, respaldados por las tropas norteamericanas, entraron en combate desplegando toda su capacidad aérea.

Los italianos derrotaron a Austria-Hungría en los Alpes de Vittorio Veneto. Alemania se quedó sin aliados y con un ejército desmoralizado, pidió iniciar negociaciones de paz. El presidente Wilson responde que Estados Unidos sólo negociará con un gobierno alemán democrático. Esto lleva a la caída de la dinastía Hohensollen de Alemania y a la firma del armisticio de Copenhague el 11 de noviembre de 1918, concluyendo así la guerra con la victoria de los aliados sobre las Potencias Centrales.

Consecuencias de la guerra

Políticas: La guerra produjo importantes cambios en la geopolítica de Europa y del mundo. Cuatro grandes imperios desaparecieron. Alemania y Rusia, sucesores de los antiguos imperios, perdieron parte importante de sus territorios, mientras que Austria-Hungría y el Imperio Otomano fueron desmantelados. A cambio, se crearían varias naciones como Austria, Hungría, Checoslovaquia, Yugoslavia y Turquía. Por otra parte, al estallar la Revolución Rusa, se creó el primer Estado socialista: la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), vigente durante 74 años hasta su derrumbe en 1991.

Para evitar una nueva conflagración mundial, se creó en 1919 la Sociedad de Naciones, antecesora de la actual Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El tratado de paz de Versalles impuso condiciones humillantes a Alemania como la pérdida de parte de su territorio, la confiscación de sus colonias, la entrega de buques y armas a sus enemigos, y el pago de una indemnización exorbitante por 132 mil millones de marcos (mayor al PIB anual de Colombia en 2013). Esta humillación fue la bandera del Nacional Socialismo (Nazismo) de Adolfo Hitler, causa del estallido de la II Guerra Mundial.

La destrucción de casi toda Europa terminó con el absolutismo monárquico y significó el fin del colonialismo en Asia y África.

Económicas: La destrucción del aparato productivo y del tejido social en Europa consolidó la hegemonía de Estados Unidos como primera potencia mundial. Se produjo el hundimiento del ‘patrón oro’ y su posterior reemplazo por el valor ‘fiduciario’ del dinero. En otras palabras, los estados en guerra se vieron forzados a aumentar su masa monetaria superando las reservas en oro depositadas en los bancos centrales. Se descubrió que el valor intrínseco (de cambio) del dinero no encuentra respaldo en las reservas de oro de un país sino en el valor fiduciario (‘fi des’=confianza) de su economía (su capacidad de producir bienes y servicios).

Cristianismo: La Revolución bolchevique abolió la libertad religiosa en Rusia, e instauró el ateísmo de Estado al considerar la fe como un instrumento burgués de manipulación. Millones de cristianos fueron perseguidos, encarcelados y asesinados, tanto en la URRS como en los demás países donde llegó el socialismo soviético, como Cuba.

Sociales: En la guerra lucharon 66 millones de soldados y murieron 8 millones de ellos y quedaron discapacitados 20 millones y 6 millones fueron hechos prisioneros. Se calcula los muertos civiles entre 5 y 10 millones de personas. Lo anterior implicó una importante reducción de la población masculina permitiendo a las mujeres reemplazar la fuerza de trabajo ocupada en la guerra. Los sectores con mayor cantidad de trabajadoras fueron el metalúrgico y el textil (fabricación de armas y de uniformes militares). La mujer salió del hogar e hizo parte importante del mercado laboral. Con esto surgieron movimientos feministas, especialmente en Inglaterra y Alemania, que lucharon inicialmente por la igualdad de salarios, y luego por el derecho al voto.

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia