Martes, 04 Agosto 2015 16:48

Corrupción, la mortal epidemia de nuestros tiempos

La laxitud y tolerancia de la corrupción en pequeña escala va socavando las bases de confianza de la sociedad y gradualmente da lugar a faltas mayores con consecuencias cada vez más serias.

La mortal epidemia de nuestros tiempos

Los más recientes titulares de prensa dan cuenta de la corrupción que ha alcanzado a prestigiosas instituciones tradicionalmente respetadas en nuestro país como las altas cortes, consideradas como uno de los pocos o tal vez los últimos reductos institucionales que habían logrado mantenerse relativamente al margen de los grandes escándalos mediáticos de corrupción que afectan a diario, de manera creciente y desde tiempo atrás, a todo el resto de desprestigiadas instituciones del poder público nacional, tanto del ejecutivo, como del legislativo y el judicial.

Por eso, más allá del debate sobre el modelo político o económico más eficaz para promover la prosperidad y la justicia de todos los pueblos y naciones que conforman el mundo actual, deberíamos considerar más bien el nefasto papel que la corrupción desempeña en todos y cada uno de estos modelos sin excepción cada vez que logran concretarse en la historia. Porque la vulnerabilidad que cualquier sistema político o económico ofrece ante el poder epidémico que la corrupción despliega, más que con sistemas políticos o económicos particulares, tiene que ver con el carácter de los pueblos y, a un nivel más profundo, con la naturaleza humana en las condiciones actuales de nuestra existencia. En el primer caso debemos, entonces, emprender un análisis sociológicamente comparativo. Y en el último, una reflexión honesta desde una perspectiva teológica y filosófica.

Los índices de corrupción

Transparencia Internacional es una organización no gubernamental (ONG) que publica anualmente el índice de percepción de corrupción en 175 países evaluados. En el 2014 Colombia no salió bien librada (ocupó el lugar No. 94, sin modificación en relación con los años pasados). Lo curioso es que los primeros cinco puestos son acaparados por los países escandinavos (Dinamarca, Finlandia, Suecia y Noruega), con la excepción de Nueva Zelanda, y los siguientes cinco son repartidos, en su orden, entre Suiza, Singapur, Holanda, Luxemburgo y Canadá.

Entre los primeros 20 encontramos también a Australia, Alemania, el Reino Unido, Estados Unidos y, el único país latinoamericano que entra en este grupo, en el número 20, es Chile (aunque hay que decir que Uruguay figura en el 21). De hecho los países latinoamericanos en general aparecen por debajo del puesto 80, lo que conduce a pensar en el papel que la religión ejerce en las actitudes de las personas y grupos humanos que se hallan bajo su influjo en el propósito de combatir la corrupción. Porque no es un secreto que los países del norte de Europa y los de la órbita anglosajona asociados al Reino Unido, así como Alemania, Suiza y Holanda, son países en los que la Reforma Protestante arraigó profundamente inculcando en su gente lo que el sociólogo Max Weber llamó “la ética protestante del trabajo”, causa determinante de su gran desarrollo económico y social en virtud, entre otros, de su integridad y rechazo generalizado de la corrupción.

Por contraste, los países del sur de Europa, tales como Portugal, España cie Italia (33, 40 y 69) figuran mucho más atrás en la lista, apenas un poco más adelante que sus ex colonias. Y tampoco es un secreto la relación directamente proporcional entre la corrupción y el retraso de estos países al compararlos con los primeros de la lista. Lo cual se explica en buena medida por el predominio histórico que en ellos ha tenido el catolicismo romano, una versión del cristianismo que tolera e incluso promueve entre sus fieles la doble moral. Esa misma que se indigna ante los grandes escándalos de corrupción de los funcionarios públicos que se enriquecen a manos llenas a costa del erario, mientras tolera a nivel anónimo y doméstico la misma corrupción que condena en ellos, sólo que a menor escala.

Le damos así la razón a Millôr Fernandes cuando decía que muchos de quienes hablan vehementemente contra la corrupción tan sólo están escupiendo el plato en el que no pudieron comer. Pero disculpar la corrupción que practicamos a pequeña escala y de manera anónima mientras condenamos la corrupción de terceros a gran escala ventilada de manera pública, es la raíz de todos nuestros males sociales, incluyendo, por supuesto, los relacionados con la economía. Haríamos bien en tener en cuenta lo declarado por Benjamín Franklin: “Una pequeña falta puede engendrar un gran mal”.

Pequeñas faltas, grandes males

La historia demuestra que la laxitud y tolerancia de la corrupción en pequeña escala va socavando lentamente las bases de confianza de la sociedad y gradualmente da lugar a faltas mayores con consecuencias cada vez más serias, dolorosas y difíciles de resolver o revertir. Vincent Barry decía que, aunque la expresión “No te preocupes por pequeñeces” puede ser un buen consejo si por ello entendemos no ahogarse en un vaso de agua o evitar reacciones desproporcionadas para las circunstancias, hay que tener cuidado de no ponerlo en práctica irreflexivamente, pues entonces deja de ser una pauta para vivir de manera racional y se convierte en una justificación para vivir sin principios.

Añade luego que: “Cuando esto sucede, lo más probable es que nos parezca una pequeñez llevarnos las toallas o las perchas de un hotel, o la papelería de la oficina. Trivializar lo que codiciamos nos da una excusa para robar impunemente”. La Biblia llama pequeña necedad (Eclesiastés 10:1), un poco de levadura (1 Corintios 5:6, Gálatas. 5:9) y zorras pequeñas a estos asuntos, pronunciándose de manera clara y categórica al respecto: Atrapen... a esas zorras pequeñas que arruinan nuestros viñedos... en flor (Cantares 2:15).

Es sintomático que, como lo señalaba la revista Semana: “La izquierda sólo triunfa cuando logra ser identificada como la alternativa a la corrupción y la politiquería”. En realidad, en nuestros países ni la izquierda ni la derecha pueden arrojar la primera piedra en relación con la corrupción. Pero el punto es que el simple hecho de que un candidato pueda triunfar simplemente al asumir como bandera la lucha contra la corrupción y la politiquería es un indicio del desprestigio general en el que se encuentran las instituciones de la nación en cuestión. Situación social bien aludida con el refrán que dice que “en país de ciegos, el tuerto es rey”.

La corrupción da así fuerza al peligroso e irreflexivo “voto protesta” por el cual el electorado, más que votar por uno de los candidatos lo hace es más bien en contra de su rival, modalidad de voto cada vez más frecuente dentro de las democracias modernas. Y los resultados del voto protesta en donde quiera que se impone demuestran que éste no ha sido nunca la mejor manera de garantizar un buen gobierno, libre de corrupción, y no deja de ser una medida desesperada por parte del electorado que suele conducir a situaciones de corrupción peores que las que se pretendían corregir.

Porque definitivamente, más allá de análisis comparativos, la corrupción está presente siempre de manera latente en el corazón de todos los hombres en virtud del pecado original y por eso, la mejor y tal vez la única forma consistente de combatirla exitosamente es la redención llevada a cabo por Cristo hace dos mil años en la cruz del calvario. Redención que transforma los corazones corruptos de todos los que se rinden de lleno a Él en arrepentimiento y fe sincera.

Por: Arturo Rojas. Pastor y Director Ejecutivo de la Unidad Educativa Ibli-Facter de la Iglesia Casa Sobre la Roca en Bogotá.

Foto: Flickr / Adolfo Lujan

Visto 2585 veces

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia