Viernes, 13 Mayo 2016 22:56

Niñez olvidada… ¿Olvidada por quienes?

Una vez más, y como si fuera algo habitual, en un país que parecería indolente: en la ranchería Naumashito, a 10 kilómetros de la zona rural de Manaure (Guajira), murió el niño identificado como Martincito Epinayú Epiayú, de tres meses de edad.

Hijo de Yonaira Epiayú y Luis Ángel Epinayú. El líder indígena, Javier Rojas Uriana, confirmó que “el niño presentaba un problema de salud asociado a desnutrición”. A las 12:30 de la tarde, falleció. Con Martincito, ya son casi 10 los niños Wayúu que mueren en La Guajira por desnutrición en los dos primeros meses de 2016.

Se cree que este problema está muy lejos, pero muy lejos, en un continente olvidado como África, pero la realidad es otra. Aquí en Colombia se vive y también afecta a los más débiles, desamparados y olvidados: los niños indígenas de nuestro país, que tratan de sobrevivir entre la pobreza y el olvido.

La realidad de nuestros niños indígenas

Realmente ¿se cumple al pie de la letra este artículo? ¿Cuántos recursos se inviertien? ¿Cuánto tiempo? ¿La responsabilidad es solo del Estado colombiano?

De cada mil niños y niñas indígenas entre 0 y 5 años, 250 mueren anualmente. Seis de cada 10 nacen por debajo del peso normal comparado con los otros menores del país. La tasa de mortalidad infantil es de 19 niños por cada 1.000 nacidos.

En la población indígena se ha identificado que 40% de ellos son niños, niñas y adolescentes, y que el grupo de edad con mayor concentración de población está en el rango de cero a cuatro años, seguido por el grupo de cinco a nueve.

La Corte Constitucional ha considerado que 34 de los 102 pueblos indígenas podrían llegar a desparecer, mientras que la Organización indígena de Colombia (ONIC) identificó otros 32, lo que da un total de 66 pueblos en alto riesgo que cuentan con menos de 500 personas. Según Hernán Quintero, gerente de Prevención y Asuntos Étnicos, del Programa Migración y Niñez de la Organización Internacional para la Migraciones, (OIM), aseguró que “la situación humanitaria en los grupos étnicos es crítica, especialmente la de los indígenas. Los niños y las mujeres han sido los más vulnerados durante mucho tiempo”.

Objetivos del Milenio

Durante la Cumbre del Milenio de la ONU, los jefes de Estado de 189 naciones acordaron los Objetivos de Desarrollo del Milenio -ODM y metas globales para el desarrollo internacional, con el fin de reducir drásticamente la pobreza mundial antes del 2015. Dos de los objetivos que tienen que ver con esta problemática son:

Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre.

Objetivo 2: Lograr la enseñanza primaria universal.

Los objetivos principales de los ODM (reducir en 50% la proporción de personas que viven en estado de absoluta pobreza y sufren de hambre; disminuir la cantidad de niños desnutridos y de criaturas, en especial niñas, que no asisten al colegio; hacer retroceder la mortalidad infantil y maternal, y dar marcha atrás a la propagación del VIH/Sida), implican sin lugar a dudas la necesidad de utilizar estadísticas para reducir la pobreza.

¿Qué hacer?

Es vital trabajar por la niñez indígena y velar para que sus derechos se cumplan como lo dice el Código de la Infancia y la Adolescencia:

- Brindar una educación pertinente y de calidad.

- Asegurar las condiciones para el ejercicio de los derechos.

- Garantizar la asignación de los recursos necesarios para el cumplimiento de las políticas públicas de niñez y adolescencia.

- Protegerlos contra la vinculación y el reclutamiento en grupos armados al margen de la ley.

- Protegerlos contra los desplazamientos arbitrarios que los alejen de su hogar.

- Garantizar la etno-educación para los niños, niñas y adolescentes indígenas y otros grupos étnicos.

- Asegurar los servicios de salud y subsidio alimentario definidos en la legislación del sistema de seguridad social.

- Reducir la mortalidad y morbilidad infantil, prevenir y erradicar la desnutrición.

- Evitar cualquier conducta discriminatoria por razones de sexo, etnia, credo, condición socioeconómica o cualquiera otra que afecte el ejercicio de sus derechos.

Nada se cumplió

La población indígena colombiana presenta una de las más altas tasas de mortalidad infantil en el mundo. En promedio, 250 de cada mil niños de estas comunidades, fallecen antes de los seis años de edad, principalmente por desnutrición y falta de asistencia en salud.

La desnutrición, hace a los niño(as) vulnerables a cualquier enfermedad. Los miembros de estas comunidades tienen poco acceso a los servicios de salud, debido a su lejanía y en algunas ocasiones sus tradiciones culturales, entre otros. Es decir, los menores de edad están en una situación particular de vulnerabilidad a las violaciones del derecho a la salud y a la alimentación.

La tasa de mortalidad por enfermedad diarréica aguda e infección respiratoria aguda, tienen los más altos índices de mortalidad en la primera infancia de estos grupos étnicos. La violación de los derechos de la población infantil se presenta a diario. El panorama es desalentador.

Los niños las joyas de Dios

En los Evangelios, Jesús habla de los niños, son joyas amadas y apreciadas para Él: Surgió entre los discípulos una discusión sobre quién de ellos sería el más importante. Como Jesús sabía bien lo que pensaban, tomó a un niño y lo puso a su lado. —El que recibe en mi nombre a este niño —les dijo—, me recibe a mí; y el que me recibe a mí, recibe al que me envió. El que es más insignificante entre todos ustedes, ése es el más importante. Lucas 9:46-48.

Los niños son únicos ante los ojos de Dios. Como creyentes, debemos trabajar unidos, en conjunto, luchar por ellos, defenderlos y hacer que se cumplan sus derechos. …“La familia, la sociedad y el Estado tienen la obligación de asistir y proteger al niño para garantizar su desarrollo armónico e integral y el ejercicio pleno de sus derechos. Cualquier persona puede exigir de la autoridad competente su cumplimiento y la sanción de los infractores. Los derechos de los niños prevalecen sobre los demás”. Aparte del Artículo 44 de la Constitución Política de Colombia. Recordemos que los niños de hoy serán los encargados de construir la Colombia del mañana... tristemente es una infancia que hoy vive en olvido en muchos lugares de nuestro territorio nacional.

Por: Hilda Cristina López Carvajal.

Visto 863 veces

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia