Lunes, 25 Julio 2016 23:37

Entre el robo y el desperdicio

Empecemos con estas cifras: una de cada nueve personas en el mundo no tiene suficientes alimentos para llevar una vida saludable y activa. Por otro lado, un tercio de los alimentos producidos para el consumo humano se pierde o se desperdicia en el planeta, lo que equivale a cerca de 1.300 millones de toneladas al año.

Robos a granel

¿Quién puede ser más inhumano, más suicida, más delincuente que aquel que roba comida a niños? En Colombia, el hurto de comida es irónicamente “el pan de cada día”. Estas son algunas noticias registradas en los últimos días:

1- El video de entrega de refrigerios en Aguachica (Cesar) que genera indignación. En la grabación se observa a varios niños posando con platos de comida para una foto. Luego reciben un pequeño alimento en sus manos. (El Espectador).

2- Capturadas siete personas que intentaban robar alimentos de un colegio. Las despensas se usarían en la nutrición de los estudiantes de un colegio de Floridablanca. (El Tiempo).

3- Roban los alimentos de una semana de 208 niños en Puerto Berrío (Antioquia). Insólitamente los ladrones además se llevaron hasta los cepillos de dientes de los menores. (Caracol Radio).

4- Capturas por robo a programa del Icbf en Chocó. Ante un juez de la República fueron presentados funcionarios del Icbf y empresarios de Chocó por irregularidades en la administración de recursos para alimentación escolar. (W Radio).

5- Así se roban la comida de los niños en siete departamentos del país. Pérdidas suman $12.745 millones. Ocho de cada diez contratos se entregan a dedo, según Contraloría. (El Tiempo)

Desenmascarados

Dice la Biblia en Lucas 8:17: No hay nada escondido que no llegue a descubrirse, ni nada oculto que no llegue a conocerse públicamente. Efectivamente, la telaraña de tres redes de corrupción en la región Caribe y Norte de Santander ha quedado al descubierto alrededor del Programa de Alimentación Escolar para quedarse con los dineros destinados que alimentarían millones de niños de escasos recursos.

La ministra de Educación, Gina Parody asegura que, “por primera vez se le pone rostro y nombres a quienes se esconden detrás de estas redes que se han sofisticado cada vez más para ganar contrataciones de alimentación escolar. Una de sus tácticas es el cambio de nombres”.

Recientes investigaciones revelan que son tres redes que se lograron filtrar en el Programa de Alimentación Escolar (PAE), con empresas que en su mayoría no cumplen estándares y lineamientos para prestar el servicio.

El problema llevó a que la Ministra de Educación, radicara ante el Congreso de la República un proyecto de ley para mejorar el PAE, proyecto que busca garantizar transparencia y bloquear a las mafias del sector. También corregir y sellar inmediatamente las grietas que tiene el sistema actual y supervisar que la comida llegue bien y a tiempo, a los niños que más lo necesitan.

El que robaba, que no robe más, sino que trabaje honradamente con las manos para tener qué compartir con los necesitados. Efesios 4:28.

En el mundo

Tristram Stuart, autor del libro “Despilfarro” también habla de cifras aterradoras sobre el desperdicio de comida en el mundo. Según Stuart, solo los 40 millones de toneladas de alimentos despilfarrados en los Estados Unidos cada año, podrían alimentar a los 1.000 millones de personas que se van a la cama con hambre cada día.

Arrojó este otro dato: “Calculé que si recogiera toda la comida despilfarrada en Gran Bretaña en un solo día, podría ofrecer una comida a 60 millones de personas”.

Por otra parte, la edición de marzo de la revista National Geographic, asegura que casi un tercio de los alimentos que se producen en todo el mundo nunca llegan a ser consumidos. Los que más se pierde son: frutas y verduras, por ser altamente perecederas. Para este caso, 20% se pierde durante la cosecha y clasificación, 3% en la etapa de almacenamiento y transporte y 2% en procesos agroindustriales como producción de jugos, enlatados o cocción.

¿Qué es la pérdida y desperdicio de alimentos?

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, mundialmente conocida como FAO, explica que los alimentos se pierden o desperdician en toda la cadena de suministro, desde la producción inicial hasta el consumo final de los hogares.

Por ejemplo, “los bananos recolectados que se caen de un camión, por ejemplo, se consideran pérdida de alimentos. Cuando los alimentos son aptos para el consumo humano, pero no se consumen debido a que se deja que se estropeen o son descartados por los minoristas o los consumidores, se llama desperdicio de alimentos. Esto puede deberse a las reglas de etiquetado de fecha de caducidad rígidas o mal entendidas, o a prácticas de almacenamiento, compra o de cocina inadecuadas. Por ejemplo, cuando un establecimiento tira a la basura una caja de bananas porque tienen manchas marrones, se considera un desperdicio de alimentos”, asegura la FAO.

Evitemos desperdicios desde casa

Tristram Stuart da el siguiente consejo: “Todo empieza al ir a la compra. Haga una lista de lo que necesita, úsela como un escudo de protección que lo proteja de las técnicas de marketing que utilizan los comercios de alimentación, que quieren que compre más de lo que necesita. ¡Coma lo que compre y compre lo que necesita!”.

¡Vergonzoso!

- Por cada 3 toneladas de comida disponible, una termina en la basura.

- Por cada 100 kilos de comida dañada, 21 kilos se dañan en supermercados, tiendas y plazas de mercado.

- 9,8 millones de toneladas se desperdician o se pierden, de las 28,5 millones de toneladas de alimentos que podríamos consumir al año.

- Productos que encabezan la lista en pérdidas y desperdicio: frutas y verduras, con 6,1 millones de toneladas al año.

- 8 millones de personas al año (equivalente a la población de Bogotá) se podría alimentar con los alimentos que se pierden y desperdician.

Visto 698 veces

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia