Martes, 26 Mayo 2015 17:57

Peligra la libertad de prensa

Cuando se restringe o se constriñe la libertad de informar no se pone una mordaza al periodismo sino al conjunto de la sociedad, pues se quebranta su derecho a recibir información libre, independiente y plural.

“No comparto lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarlo”, es una sentencia atribuida a Voltaire, que grafica a la perfección el significado de la libertad de prensa. Pero, mejor aún es aquella pronunciada por Jesús de Nazareth, Conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. Juan 8:32, para comprender la profundidad de su significado, justo en mayo, cuando se celebra el Día Mundial de la Libertad de Prensa.

En cada celebración, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) propone un tema global para la reflexión, en busca de fomentar y desarrollar iniciativas en favor de esa libertad. Entre 1998 y 2014, se definieron temas específicos, y el más reciente de éstos, “la libertad de prensa para un futuro mejor: la importancia de su inclusión en el programa de desarrollo para después de 2015”. Será 2015 cuando vencerá el plazo fijado por la ONU para evaluar el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, trazados por la Asamblea General en septiembre de 2000.

Los medios de comunicación desempeñan una labor esencial dentro en las democracias. No puede concebirse un gobierno sustentado en la voluntad popular sin la garantía eficaz a la libre expresión e información de los ciudadanos; esto es, la posibilidad de que éstos accedan a la información de manera independiente con pluralidad de fuentes, de manera que se les permita formar su propia postura personal. Tal es su importancia, que la ONU la ha consagrado como un Derecho Humano, en el artículo 3 de su Declaración Universal.

Las estadísticas con relación a la Libertad de Prensa no son concordantes ni alentadoras. Para los más optimistas, como la ONG Reporteros Sin Fronteras, en 2014 en el mundo, fueron asesinados 66 periodistas por causas asociadas a su oficio; mientras que para la ONG Campaña Emblema de Prensa, la cifra alcanzó 129 casos. Se reportan 853 reporteros detenidos, alrededor de dos mil fueron agredidos ó amenazados, y 139 se vieron forzados al exilio.

Fuente: Reporteros sin Fronteras

Reporteros sin Fronteras ha dado a conocer el ranking de libertad de prensa en 2015, que mide a 180 países, y es dominado por los estados escandinavos. De acuerdo con esta medición, 0 significa la libertad absoluta de prensa, en tanto que 100 es la restricción total. Por quinta ocasión consecutiva, Finlandia tiene la mayor libertad de prensa (con 7,52 de calificación), seguido de Noruega (7,75) y Dinamarca (8,24). El ‘top 5’ lo cierran Países Bajos (9,22), y Suecia (9,47). Los peores países en materia de libertad de prensa son Eritrea (84,86), Corea del Norte (83,25), Turkmenistán (80,83), Siria (77,29), y China (73,55).

Las modalidades para restringir la libertad de prensa van desde asesinatos y amenazas a periodistas y medios, hasta procedimientos más sutiles y, quizás, menos evidentes, como el monopolio de la propiedad de los medios, o su patrocinio por parte de gobiernos, algunas veces disfrazado bajo una descomunal pauta publicitaria que compromete su independencia.

Situación en América Latina

Hace 20 años América dejó de vivir bajo el yugo de dictaduras militares o padeciendo guerras civiles, con excepción de Colombia, donde continúa el conflicto armado, y Cuba, con su régimen que no tolera ningún contrapoder independiente.

Numerosos periodistas y defensores de los derechos humanos enfrentan todos los días una situación de violencia elevada y múltiple, generada por el crimen organizado, los paramilitares y, a veces, la represión del Estado. En Honduras se registran en promedio al año 80 asesinatos por cada 100 mil habitantes (tasa similar a la de países en guerra). En Honduras han sido asesinados 30 periodistas en una década; 27 de ellos después del golpe de Estado de 2009 que derrocó al presidente electo, Manuel Zelaya. Nueve casos estuvieron vinculados con la actividad profesional de las víctimas. Los atentados, las amenazas, las agresiones y hasta las “canonizaciones” de ciertos medios de comunicación, son obra de las milicias privadas a sueldo de terratenientes, del estamento militar, y de los carteles.

En Perú y Colombia la cobertura del narcotráfico, la corrupción y los conflictos territoriales o mineros, incrementan el riesgo de los periodistas de sufrir represalias. La firma de un eventual acuerdo de paz con las Farc no eliminaría la incidencia del narco-paramilitarismo (a cargo de los ‘Urabeños’ y los ‘Rastrojos’), y su sistemática persecución a periodistas, sindicalistas y representantes de asociaciones.

En México la mayor persecución está en cabeza de la organización criminal de los ‘Zetas’, aunque existen otros agentes que actúan con la complicidad de las autoridades corruptas. El balance es terrible: 88 periodistas asesinados y 18 desaparecidos entre 2000 y 2013; situación agravada por la llamada “ofensiva federal contra el narcotráfico”, durante la presidencia de Felipe Calderón (2006- 2012), que dejó más de 60 mil muertos como retaliación.

En Brasil y Paraguay, el crimen organizado y su infiltración también obstaculizan las investigaciones. Se observa una trágica sumisión de los medios de comunicación, sobre todo regionales, a los centros de poder, desafortunado esguince al pluralismo y la independencia que debe tener la prensa.

El periodista y los medios terminan siendo un ‘juguete político’ en países con fuerte polarización, como en Venezuela. La ausencia de alternancia en el ejercicio del poder político ha multiplicado las invectivas y agresiones, de lado y lado, en el país. Este clima también se vive en Ecuador, Bolivia y, en menor medida, Argentina.

¿Qué se está haciendo?

Un avance importante ha sido el ‘Plan de Acción de Naciones Unidas sobre la Seguridad de los Periodistas y la Cuestión de la Impunidad (2013-2014)’ La estrategia, encabezada por la UNESCO, fue resultado de un proceso que involucró a Naciones Unidas, medios de comunicación, organizaciones no gubernamentales y gobiernos.

• La estrategia describió más de cien acciones concretas, entre las cuales se encuentran:

• Promover leyes que protejan a periodistas e iniciativas en favor de la libertad de expresión e información.

• Actividades de sensibilización para que los ciudadanos comprendan la importancia de la libertad de expresión y el acceso a la información.

• Capacitar a periodistas en temas de seguridad.

• Reforzar medidas para proteger a mujeres periodistas, en respuesta al acoso sexual y violación.

Los medios de comunicación debemos ser conscientes de la función social que desempeñamos como formadores de opinión y consolidadores de democracia. Por ello, la ética nos impide rendirnos ante la coacción de los agentes criminales; actuar genuflexos al poder político; ó servir como instrumento de intereses económicos privados.

Periodistas como Guillermo Cano Isaza, quien prefirió entregar su vida antes que rendirse a los carteles de la droga, deben repetirse. No en vano, en su homenaje, la Unesco estableció el Premio Mundial de Periodismo.

Por: Enrique Saavedra Valdiri. Abogado de la Universidad Externado de Colombia.

Visto 1553 veces

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Noticias recientes

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia