La laxitud y tolerancia de la corrupción en pequeña escala va socavando las bases de confianza de la sociedad y gradualmente da lugar a faltas mayores con consecuencias cada vez más serias.

La otra cara del maltrato

30 Jul 2015
2046 veces

Es prácticamente involuntario. Al hablar de violencia de género, se hace referencia a la mujer. No es injusto. Para nadie es un secreto que la mujer por siglos ha sido violentada y subyugada por el hombre. Sin embargo, existe otra cara de la violencia de género, una que es invisible y de la que poco se habla: el maltrato a los hombres, que representa el 13,5% de las denuncias por violencia de pareja.

Peligra la libertad de prensa

26 May 2015
1642 veces

Cuando se restringe o se constriñe la libertad de informar no se pone una mordaza al periodismo sino al conjunto de la sociedad, pues se quebranta su derecho a recibir información libre, independiente y plural.

El alto tribunal colombiano falló a favor de seis internos de la cárcel de Jamundí, Valle del Cauca, que exigían el respeto de su derecho a la libertad de culto y la libre práctica de sus tradiciones religiosas, uso de barba larga y túnica, dentro del institución carcelaria.

La sala plena de la Corte Constitucional de Colombia no aprobó la adopción de menores por parte de parejas del mismo sexo luego de ocho horas de discusión, según lo dio a conocer este organismo a través de sus redes sociales. 

Carta de una niña maltratada

04 Feb 2015
3935 veces

Según la Unicef, cada cinco minutos muere un niño como resultado de la violencia en zonas de guerra, pero espantosamente, también en sus propios hogares y escuelas. Millones más viven con miedo de un abuso físico, psicológico o sexual. Los efectos duran toda la vida. ¡Tenemos que parar!

Las imágenes de niños y niñas heridos y muertos en el actual conflicto en Gaza, son pruebas de que la escalada de violencia entre israelíes y palestinos está fuera de control. Esta dificultad no llega en el mejor momento de Hamás, ni es un proyecto bélico apetecible para Israel. Tanto Hamás como Israel evadieron hasta el momento final del conflicto, pero prevalecieron los sectores más intransigentes de ambos lados.

Ya es habitual que el prolongado conflicto en Oriente Medio entre Israel y sus vecinos musulmanes, sean o no árabes –en especial los palestinos, protagonistas de lo que se conoce como “las intifadas”– se recrudezca con escaladas periódicas de la violencia que los medios registran con avidez sensacionalista y no siempre muy equilibrada, confirmando el aforismo que dice que en una guerra la primera víctima es la verdad, sacrificada en el altar de la propaganda de las partes en conflicto y de todos los poderes políticos, económicos y mediáticos que tienen intereses en el asunto.

Los túneles del terror

05 Sep 2014
1638 veces

Ustedes oirán de guerras y de rumores de guerras, pero procuren no alarmarse. Es necesario que eso suceda, pero no será todavía el fin. Se levantará nación contra nación, y reino contra reino…Mateo 24:6-7a.

Desde el año 2008, en las escuelas distritales de Bogotá se ha venido implementando un plan de ‘educación homosexual’ que tomó un nuevo impulso desde 2012 con el programa “Bogotá Humana” del Alcalde Gustavo Petro y sus más cercanos colaboradores.

El plan educativo incluye llevar a miembros de la comunidad LGBT (Lesbianas, Gays, bisexuales y transexuales) a las escuelas para que compartan la experiencia del conocimiento sobre el propio cuerpo y de orientaciones sexuales diferentes.

El escándalo explotó cuando se denunció que el programa era financiado con recursos de los mismos bogotanos, pero además, que los padres de los pequeños estudiantes no habían sido informados previamente, y que tampoco se contaba con su autorización para tratar estos temas.

La iniciativa fue firmada por la Secretaría de Educación del Distrito y comenzó inicialmente en 24 colegios, pero se ha ido expandiendo a más de 80 para dar charlas a los menores sobre el “sistema sexo-género-deseo”.

“El problema de la iniciativa no radica en la participación de homosexuales en la cátedra de educación sexual, sino en el ‘adoctrinamiento’ al que están sometiendo a nuestros hijos menores de edad sin conocimiento de sus padres. Las charlas no son puramente informativas, sino que incitan a iniciar experiencias sexuales de toda índole a los niños desde muy temprana edad”, afirma Martha Isabel Restrepo, una de las madres que ha liderado las denuncias.

El pasado 20 de junio, el escándalo se hizo mayor cuando una mujer que pasaba por la plaza de la calle 97 con carrera 15 en Bogotá, presenció un espectáculo que llamó su atención. Se trataba de un show de baile erótico realizado por un travesti, con prendas bastante sugestivas en una tarima pública con el lema “En Bogotá se puede ser… (LGBT)”. Lo sorprendente del tema no es que se tratara de un espectáculo erótico en la vía pública sin intervención de ninguna autoridad ni que se llevara a cabo en pleno medio día, sino que el público asistente eran niños pequeños provenientes de un jardín infantil del distrito.

Este tipo de espectáculos, promovidos por el programa “Bogotá Humana” del alcalde Gustavo Petro, hacen parte de una iniciativa para promover la igualdad y el respeto hacia la diversidad, con el fin de que los niños y jóvenes no sufran rechazo ni matoneo por sus inclinaciones sexuales.

Según Óscar Sánchez, Secretario de Educación de Bogotá, “a los niños hay que explicarles que existen opciones sexuales diferentes, y que quienes toman esas opciones gozan de los mismos derechos”. Sin embargo, el programa no satisface a la ciudadanía en general.

Sánchez había afirmado recientemente, a los medios de comunicación, que las clases no contenían material explícito LGBT, sino propuestas de inclusión a través de talleres, cartillas y proyectos pedagógicos. Pero la queja presentada por la ciudadana demuestra todo lo contrario.

El portal CitizenGo.org y la concejal de Bogotá, Clara Lucía Sandoval, quien además es cristiana, han hecho grandes esfuerzos por visibilizar la situación y sus consecuencias. De allí nació la propuesta a la que casi 12 mil personas se han unido para firmar una petición dirigida a la Alcaldía Mayor de Bogotá, en la que se exige que se “termine ese adoctrinamiento homosexual” al que están sometiendo a los niños. La meta es llegar a las 20 mil firmas. Pero mientras se completa ese documento, mientras pasan los días y los meses, ese adoctrinamiento inconsulto, sigue su marcha con el visto bueno del Alcalde Petro y sus colaboradores.

La concejal Sandoval se pronunció frente a la situación: “No soy homofóbica. Respeto las decisiones privadas de la gente, pero estas no pueden pasar a lo público. No se pueden imponer realidades privadas a los seres más vulnerables, como son nuestros niños”.

Hechos&Crónicas consultó a la psicóloga cristiana Ángela María López sobre el tema. “Es vital enseñar a los niños a convivir en la diferencia e incentivar en ellos la tolerancia a pesar de la distancia en la ideología, pero eso viene de papá y mamá y no de un funcionario público por muy Alcalde que sea. Presentar contenido tan explícito a edades tan tempranas podría incidir fuertemente en las inclinaciones futuras de nuestros niños”.

En esto coincide Martha Isabel Restrepo, la preocupada madre que continúa denunciando el caso: “puede que por hablar con homosexuales no se vayan a ‘contagiar’ ni a cambiar sus inclinaciones sexuales, pero los papás tenemos derecho a decidir qué queremos que aprendan nuestros hijos”.

Lo que preocupa a los papás y a la ciudadanía en general, no es que la Alcaldía se esfuerce por promover la tolerancia permitiendo que los niños aprendan que no todos somos iguales. La preocupación radica en que muchos consideran que el contenido de los talleres no es el apropiado para la edad de sus hijos, que se está promoviendo el comportamiento de una minoría y alegan que tienen todo el derecho de conocer y decidir sobre la forma, el cuándo –a qué edad de los niños o adolescentes- se les debe enseñar algo tan determinante como la sexualidad. Además, aseguran que las clases se enfocan primordialmente en el contenido LGBT, dejando de lado la naturaleza heterosexual.

En Estados Unidos, una de las mayores potencias mundiales, el tema de la educación sexual en los colegios se toma con muchísimo respeto. Las clases se programan con suficiente tiempo para que los padres conozcan paso a paso el contenido de la materia. Además, se pide su consentimiento y autorización para que los niños estén presentes y tanto los padres como los mismos niños pueden decidir si están o no listos o si el contenido les parece apropiado.

Hechos&Crónicas consultó la opinión del pastor Darío Silva-Silva, Presidente y fundador de la Iglesia Casa Sobre la Roca, quién afirmó: “frente a los homosexuales, mi posición es bien clara. Repito lo que dijo Billy Graham: Dios los ama, pero rechaza su pecado. No somos homófobos, hay que tratarlos con consideración, con respeto como seres humanos y con amor, pero a lo que no hay derecho es a que una minoría bulliciosa quiera imponer sus ‘normas’ de conducta a la sociedad en general. La mayoría de este paísrechaza el homosexualismo como una aberración, que está por fuera de las leyes creadas por Dios. En esas condiciones me parece un abuso que con el presupuesto público se enfatice esa forma de conducta, porque significa que hay favoritismo y el favoritismo no es propio de la democracia”.

Y agregó el pastor Silva-Silva: “La educación no puede llegar a esos extremos, como tampoco creo que sea sano que se monten cátedras para rechazar gente por sus prácticas.

No me parece de ninguna manera correcto que a los niños los induzcan a determinada clase de conducta sexual, sino dejarlos que crezcan naturalmente porque la naturaleza es sabia, pues fue creada por Dios”.

La Biblia es muy clara sobre la educación que deben recibir los niños: Instruye al niño en el camino correcto y aun en su vejez no lo abandonará. Proverbios 22:6. Es contundente: hay que enseñar a los niños con sabiduría y guiarlos desde pequeños por el camino del bien. Confundirlos trae consecuencias irreparables para ellos y para nosotros: Pero si alguien hace pecar a uno de estos pequeños que creen en mí, más le valdría que le colgaran al cuello una gran piedra de molino y lo hundieran en lo profundo del mar. Mateo 18:6.

Hechos&Crónicas denuncia este hecho, como medio periodístico de información pública, para que el tema llegue a las autoridades que deben decidir sobre si el Alcalde de Bogotá y sus funcionarios tienen derecho a enseñar lo que no deben o abstenerse de hacerlo pues esa es una función de papá y mamá y no del burgomaestre local.

“¿Cómo borrar marcas tan dolorosas del cuerpo y del corazón? ¿Cómo seguir viviendo cuando el motivo ya no es el mismo?” Este era el estado en Facebook de mi amiga Kathy. No tenía que ser un genio para entender que algo pasaba. La contacté con preocupación, lista para cualquier respuesta menos para la que recibí: “el tipo con el que estaba saliendo me violó”.

Quedé fría, no sabía qué decir o cómo ayudarla. No pensé que algo tan horrendo pudiera pasarle a una persona cercana. La insté a buscar ayuda, pero sobre todo, a entregarle su dolor a Dios, que todo lo puede sanar. Comenzamos una serie de conversaciones diarias, donde primaba la oración, que según ella, la llenaba de paz.

Después de un tiempo me contó lo sucedido: “Salimos a bailar y tomamos. Él me gustaba mucho, por eso era muy coqueta, pero cuando me llevó a mi casa estábamos mal. Comenzó a besarme bruscamente, yo lo sentí muy raro y le dije que no, que ya no quería, que se fuera. Dijo que yo lo había ‘calentado’ y que tenía que complacerlo. Me tomó por la fuerza, me pegó y me violó. Hizo cosas horribles con mi cuerpo hasta que se quedó dormido”.

Pero lo peor no había pasado. Kathy denunció la violación, pero aún debía enfrentar una serie de tropiezos. La cuestionaron por haberse bañado, por haber dejado pasar unas horas después de los hechos, por haber salido con el sujeto e incluso, por haberlo provocado. El hombre está libre y mi amiga sigue lidiando con el dolor y la humillación.

Ese es el triste panorama que, según la ONU, enfrenta una de cada tres mujeres en el mundo. No solamente pasar por la aberración de que sus cuerpos sean abusados, sino por la humillación de ser luego señaladas por la sociedad e, incluso, culpadas de haber propiciado los hechos.

La sociedad es tan machista que la violencia sexual contra las mujeres ha alcanzado niveles inimaginables de impunidad. Según Amnistía Internacional, 98% de los casos quedan completamente impunes.

En Colombia, además de ser un asunto cotidiano en la ciudad, la violencia sexual es un acto en medio de la guerra. Según el Partido Verde, en la última década, más de 400 mil mujeres han sido abusadas sexualmente en el marco del conflicto armado. Así lo confirma el estudio ‘Primera encuesta de prevalencia de la violencia sexual en contra de las mujeres en el contexto del conflicto armado’, realizado en 407 municipios colombianos entre los años 2001 y 2009, 489.687 mujeres declararon haber sido víctimas de violencia sexual. 74.698 de ellas responsabilizaron a actores ilegales (guerrillas y paramilitares), y 21.036 a la fuerza pública.

Ante esto, el pasado 18 de junio, el presidente Juan Manuel Santos sancionó una ley que garantiza el acceso a la justicia de las víctimas de violencia sexual con ocasión del conflicto armado, tomando este delito como de lesa humanidad (no prescribe en el tiempo para ser sancionado), de esta manera, la justicia se ve obligada a investigar y castigar a los victimarios, protegiendo de manera especial a las mujeres y a los menores que se encuentren en zonas de conflicto.

El abuso sexual es uno de los actos más humillantes y deplorables contra la dignidad humana, pero es tristemente común. Para que esto cambie, no basta con promulgar nuevas leyes, sino que hay que cambiar la mentalidad de que el cuerpo de la mujer es el mero objeto del deseo, y eso comienza desde casa. Todos podemos poner nuestro granito de arena.

El caso de Jineth Bedoya

Durante el año 2000, la periodista Jineth Bedoya, de 26 años, investigaba audazmente una historia sobre el tráfico de armas en la que se salpicaban altos mandos de la Policía y el paramilitarismo. Fue citada en la cárcel La Modelo de Bogotá por uno de los presos, bajo la promesa de conseguir información. Pero antes de ingresar a la prisión, tres hombres la metieron a un vehículo y durante 16 horas la torturaron y violaron brutalmente. Este feroz secuestro era una manera de apagar su voz por los grandes descubrimientos que la periodista había logrado. Sin embargo, los agresores lejos estaban de saber que Jineth Bedoya jamás se quedaría callada.

Además de denunciar y visibilizar su caso, Bedoya sacó fuerzas de donde no tenía y comenzó una incansable lucha en defensa de las mujeres. Han pasado 14 años desde su secuestro y las amenazas contra su vida continúan. Su caso sigue en completa impunidad a pesar de haberse catalogado como ‘de lesa humanidad’, pero ella continúa su valerosa campaña en contra de la violencia hacia las mujeres.

Hechos&Crónicas habló con ella sobre su campaña #NoEsHoradeCallar.

Hechos&Crónicas: ¿En qué consiste #NoEsHoradeCallar?

Jineth Bedoya: #NoEsHoradeCallar es una campaña que nace en medio de este sobrevivir después de un secuestro que ocurrió hace 14 años, y hace cinco, cuando yo decido hablar públicamente de lo que me ocurrió, del secuestro, tortura y  violación del que fui víctima, nace la frase #NoEsHoradeCallar.

Es una invitación a las mujeres a que denuncien cualquier tipo de violencia del que sean víctimas. No es una fundación, ni es una gran entidad, es una campaña, un voz a voz.

H&C: ¿Qué se ha logrado con esa campaña?

J. B.: Muchísimas cosas. Lo primero, empezar a generar conciencia, pero además, creo que parte del #NoEsHoradeCallar incidió para que por fi n en Colombia, en el plan de gobierno, hubiera un espacio para el tema de violencia contra las mujeres. #NoEsHoradeCallar logró que se hiciera un protocolo de violencia sexual al interior de las Fuerzas Armadas, logró posicionar el tema en el Parlamento Europeo, en el Parlamento Británico, en el congreso de Estados Unidos, en la Casa Blanca. #NoEsHoradeCallar ha logrado que miles de mujeres se acerquen y denuncien, pero sobre todo que entiendan que el valor de la vida está en ellas mismas y no en las manos de un irresponsable.

H&C: Desde el momento de la denuncia hasta hoy, ¿qué avances ha visto en materia de justicia?

J. B.: En mi caso no ha pasado nada, sigue en la impunidad. Pero a nivel general, lo que yo siento es que, sin lugar a duda, cuando uno visibiliza un caso y cuando le pone toda la presión y lo pone en el ojo del huracán, la justicia actúa con mayor celeridad. Mi caso es particular, porque en él hay involucradas gentes muy poderosas de este país y no creo que ni un fiscal ni un juez se le mida a condenarlos.

H&C: Su labor es impresionante, ¿de dónde sale tanta valentía?

J. B.: Yo creo que en el querer vivir. Todos los días me levanto pensando ¿qué voy a hacer hoy para vivir? Y lo digo porque yo estoy amenazada todavía, debo movilizarme con un esquema de seguridad muy fuerte, pero sobre todo, tengo que cargar con el dolor de haber sido víctima, de ser sobreviviente, pero además de ser re-victimizada muchas veces por la impunidad, por la falta de justicia, por los casos de otras mujeres que siguen padeciendo lo mismo que yo padecí y no sé si es valentía o valor, pero son ganas de vivir. Además, soy una persona muy creyente, Dios es el eje de mi vida, todos los días hablo con Él. Creo que la vida de la gente se mueve por la fe y mi fe es inmensa, infinitamente inmensa.

H&C: ¿Esa experiencia cambió su manera de hacer periodismo?

J. B.: Totalmente. El periodismo que hacía antes de mi secuestro era diferente al que hago ahora. Creo que cuando uno logra encontrar fortaleza para seguir en un ser superior como es Dios, se vuelve mejor ser humano y cuando uno es mejor ser humano sin lugar a dudas es mejor periodista.

H&C: ¿Cómo puede contribuir una persona del común a la lucha en defensa de los derechos de la mujer?

J. B.: Es muy simple, pero fundamental, y es empezar por la propia casa. Cuando nosotros vemos el caso de Natalia Ponce en televisión, desfigurada por ácido, o el de Rosa Elvira Cely, asesinada después de haber sido violada y empalada, o el caso de Vivian Urrego, asesinada de 47 puñaladas en un centro comercial, creemos que eso se queda ahí, en la televisión y eso puede pasar en nuestra casa. Te puede pasar a ti, le puede pasar a tu hermana o a tu hija o a tu mamá.

El trabajo tiene que empezar por mí, hablando con las mujeres de mi casa, haciéndoles entender que mi cuerpo es mío, que yo decido sobre él. Que cuando digo sí es porque quiero y cuando digo no es porque no quiero y eso lo tienen que respetar. Hay que generar conciencia de que no podemos permitir la violencia de ningún tipo. Violencia no es solamente la violación o el golpe, violencia es que un compañero de oficina te grite o que en la calle te digan palabras soeces.

Las campañas no son para quienes tenemos visibilidad, sino para cada uno de los rincones de la sociedad. Ahí entra #NoEsHoradeCallar. Nosotras no nos podemos silenciar frente a ningún tipo de violencia. Así amemos perdidamente, porque a veces creemos que amar es tolerar que nos violenten de cualquier forma. Eso no es amor. El amor que Dios nos ha enseñado es muy diferente a eso. El amor no es callar ni ocultar.

H&C: ¿Cómo lograr un cambio en un país como Colombia que todavía es tan machista?

J. B.: Pues yo siento que he logrado generar cambios. Así, hablando. El poder de la palabra es más grande que cualquier otra cosa, enaltece, hunde o cambia el mundo. #NoEsHoradeCallar logró una campaña con los futbolistas de la Dimayor y de la Selección Colombia, para hacerle un llamado a los hombres a que entiendan que la violencia contra las mujeres no es un tema exclusivo de mujeres.

Yo siento que cuando a un futbolista de estos tú logras arrancarle una lágrima diciéndole: “lo que le pasó a mi cuerpo le puede pasar al cuerpo de su hija” y él acepta y decide enviar un mensaje a sus seguidores, eso es generar cambios y conciencia. El trabajo es larguísimo, nos falta mucho, tal vez yo no alcanzaré a ver el cambio, pero yo siento que sembrar la semilla, que generar eso, ya es empezar a cambiar.

¿Qué dice la Biblia?

El libro sagrado por supuesto, no es ajeno a esta problemática. En Deuteronomio 22:25-27 se encuentra una narración clara de cómo se debe proceder frente a un acto de violencia sexual: Pero si un hombre se encuentra en el campo con una joven comprometida para casarse, y la viola, sólo morirá el hombre que forzó a la joven a acostarse con él. A ella no le harás nada, pues ella no cometió ningún pecado que merezca la muerte. Este caso es como el de quien ataca y mata a su prójimo: el hombre encontró a la joven en el campo y, aunque ella hubiera gritado, no habría habido quien la rescatara.

No importa si las leyes han cambiado desde los tiempos bíblicos, una violación es y será siempre un acto condenable y tan doloroso, que solo Dios puede sanar sus heridas. El Señor está cerca de los quebrantados de corazón, y salva a los de espíritu abatido. Salmo 34:18. Es Él quien consuela y brinda justicia. Dichosos los que lloran, porque serán consolados. Mateo 5:4.

La mala ventura de Buenaventura

08 Jun 2014
1903 veces

Es alarmante la situación en el primer puerto de Colombia sobre el Pacífico. La violencia, los enfrentamientos entre bandas, el desplazamiento interno, los intereses egoístas de algunas empresas de la región y el tráfico que se maneja desde el puerto, hacen pensar que el nombre de esta población podría ser un chiste cruel.

Buenaventura suena y resuena por las llamadas “casas de pique”. Casas comunes y corrientes, en medio de la población, donde se descuartizan seres humanos tras ser secuestrados en cualquier parte.  Aunque hasta ahora comienzan a ser conocidas por el país, son producto de una guerra oscura en la que se encuentra sumergida la población desde hace ya mucho tiempo, por las rutas de las drogas y el control del microtráfico, guerra que el año pasado dejó un centenar de muertos y 165 desaparecidos, según cifras oficiales.

El más reciente informe de Human Rights Watch explica el funcionamiento de estas casas: “Los grupos [delincuenciales] cuentan con ‘casas de pique’ adonde llevan a las víctimas para desmembrarlas, y desde las cuales los vecinos escuchan sus gritos pidiendo auxilio. Durante varios meses en el 2013, residentes de un barrio costero vieron a integrantes de un grupo que ingresaba a personas a una casa de pique semanalmente. Luego estos integrantes del grupo salían llevando bolsas de plástico que, según creían los vecinos, contenían los cuerpos desmembrados de las víctimas. En algunas ocasiones, debido a los gritos que provenían de la casa, los testigos suponían que las víctimas estaban siendo descuartizadas vivas. Miembros del grupo fueron vistos por residentes cuando llevaban restos de varias de las víctimas a una isla cercana en la bahía”.

Un vecino de estas casas narró para el diario El Espectador: “Ha hecho carrera la más cruel de las modalidades de asesinato: la desmembración, el descuartizamiento de gente a toda hora, de día y de noche y en muchos barrios. Los vecinos escuchan, la gente no puede dormir y, menos, denunciar si no quiere ser el próximo picado”. Actualmente hay abiertos 1.300 procesos por desaparición, sin llegar a una sola condena.

Los pobladores se ven obligados a abandonar sus hogares. La Defensoría del Pueblo denuncia que hay 2.516 personas víctimas del desplazamiento forzado interno, en medio de la reiterada manifestación de preocupación de la Oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Colombia. 629 familias denunciaron constantes amenazas y extorsiones en el puerto. Igualmente, fue denunciado el reclutamiento ilegal de menores de edad que son obligados a vincularse a los grupos criminales para no exponer su propia vida o la de su familia. Human Rights Watch asegura que fueron 19.000 personas desplazadas en 2013.

El contraste en el puerto ha sido el detonante para toda su problemática social. Mientras el año pasado se movieron $31 billones entre importaciones y exportaciones (60% del tráfico marítimo del país), el 66,5% de sus 377.105 habitantes vive en la pobreza, según la medición multidimensional del Dane.

El desempleo ha llegado al 49%, según la Cámara de Comercio de Buenaventura, superando con creces el promedio nacional (9,6%), entre otras causas, porque la violencia y falta de oportunidades ha obligado a la población a asentarse en la zona urbana, dejando el campo en el olvido. En contraste, al unirse a una de las bandas criminales que abundan en la región, un sicario comienza a recibir entre $350.000 y $400.000 mensuales, cifra que parece irrisoria pero que reafirma la situación de pobreza de la población, ya que el ingreso por persona no supera los $73.000 mensuales, según la CCB.

Entre sicarios y prostitutas

La juventud de Buenaventura está sufriendo las consecuencias de la falta de oportunidades. Los jóvenes son reclutados ilegalmente en bandas criminales. Niños de 12 años están siendo contratados para descuartizar a las víctimas en las “casas de pique” a cambio de unos pocos billetes. Las niñas por su parte, están siendo vendidas, o sumándose por su propia cuenta, desde muy temprana edad a las crecientes cifras de prostitución de la región. Algunas de ellas son obligadas a sostener relaciones con los jefes de las bandas, con los traficantes ilegales del puerto o con los hombres “importantes” que llegan a la región.

Los habitantes denuncian que las oportunidades se están reduciendo de tal manera que estas son las opciones más buscadas por los niños, porque pueden aportar dinero para el mantenimiento de sus familias.

El portal Lapluma.net, dedicado a denunciar temas álgidos del país, asegura que la llegada de multinacionales al puerto, ha venido de la mano con una dinámica de violencia que genera insensibilidad en los niños, acostumbrados a la sangre, la muerte y el dolor. Es por esto que muchos de ellos se acostumbran a la muerte e, incluso, participan de ella sin remordimiento alguno.

La intervención

Debido a la difícil situación, el pasado  8 de marzo el presidente Juan Manuel Santos convocó un consejo de ministros en Buenaventura con el fin de generar un plan de choque para superar la crisis. Creó una Gerencia Social Integral para la región, anunció inversiones en Buenaventura y Tumaco y aumentó en 380 agentes el pie de fuerza. A partir de ese momento, se han realizado 11 reuniones con diferentes entidades, en las que se ha acordado la disposición de recursos para invertir en los problemas sociales que afectan a Buenaventura. “Para esto se realizarán 30 acciones que abarcan  desde proyectos sociales y productivos, como la construcción de un Centro de Empleo, la implementación con Icetex de la línea Buenaventura de créditos para educación superior técnica, tecnológica y profesional bajo condiciones especiales, hasta la llegada de 700 soldados, infantes de marina y policías, quienes reforzarán los 2.400 efectivos en las zonas rural y urbana, así como diez vehículos de combate”, asegura El País de Cali.

Más que militar, un problema social

En días pasados, el senador Alexander López convocó a un debate en la plenaria para discutir la creciente problemática de Buenaventura. Asistieron el Ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón; el Director de la Policía, general Rodolfo Palomino; el Defensor del Pueblo, Jorge Otálora y David Luna, alto consejero presidencial para las regiones y la participación ciudadana. “Valoramos la asistencia del Ministro de Defensa y del Director de la Policía, pero este no es un problema militar sino social.

Buenaventura necesita acciones sociales y no sólo militares”, dijo el senador López quien agregó: “No es posible que el puerto de Buenaventura tenga 24 horas de energía cuando el resto de municipio vive en racionamiento constante o sin servicio de energía. Mientras en el Puerto de Buenaventura se descarga la plata de los empresarios, allá en las calles se matan jóvenes de la manera más atroz y se acuestan familias con hambre. Buenaventura se ha convertido en la capital del dolor y la pobreza, y aun así, el Gobierno viene prometiendo a los empresarios garantías para que sigan invirtiendo en el puerto porque los gobiernos en los últimos 20 años se encargaron de fortalecer las zonas portuarias y se olvidaron de los habitantes de esta región”, puntualizó el senador.

Un tema espiritual

Además de la violencia, la corrupción, el abandono y la pobreza, la brujería se suma a la problemática del puerto.

El portal Pacíficohoy.com ha denunciado la presencia de brujería en el puerto. Primero, fue la profanación de tumbas y el uso de la tierra de los cementerios para dañar a otros. Luego, se dio el uso de hechicería entre los traficantes o sicarios para evitar ser apresados por las autoridades.

El coronel José Miguel Correa, luego de capturar a uno de estos malhechores aseguró: “Este sujeto tenía una especie de lazo, dicen que rezado, que le rodeaba la cintura, hay otros que utilizan escapularios de santería o se amarran dos dedos de la mano”.

Pero está la hipótesis del desmembramiento. Aunque muchos aseguran que la razón de la existencia de las “casas de pique” es una simple estrategia para desaparecer los cadáveres y con ellos las pruebas, Pacíficohoy.com denuncia que la razón fundamental es “la participación en ritos y conjuros de hechicería”.

Un oficial que cada día tiene que enfrentar la ola de violencia en Buenaventura, asegura que el descuartizamiento se debe a razones espirituales. “Los pican porque creen que si separan los dedos de sus pies, los espíritus no los van a perseguir, por eso la mayoría de las víctimas de las casas de pique no son ‘exhibidas’ a manera de mensaje”.

Estas prácticas son típicas de rituales de santería y brujería, y explican parcialmente “la sevicia que han usado para eliminar contrincantes se le atribuye al tamaño del botín en disputa”. En el plano espiritual es claro que si una población ha rendido culto a las prácticas de santería o hechicería, si ha optado por la idolatría al dinero fácil, si ha cambiado a Dios por la ilegalidad y ha llamado bueno lo que en realidad es malo, está tejiendo su propia maldición.

Sin embargo, los habitantes del puerto no pierden la esperanza, el 12 de marzo de este año, Buenaventura dijo NO a la violencia con un histórico plantón en el que participaron estudiantes, comerciantes, pescadores y gente del común que quiere que en su tierra reine la paz.

Buenaventura es como el pueblo de Israel en el desierto, caminando errante en busca de la tierra prometida. Pero Dios ha dado una promesa grande para Colombia y cuando Buenaventura -y el resto del país- vuelva los ojos hacia Él, descubrirá que ha llegado a la tierra prometida, a la tierra donde fluye leche y miel.

Hechos&Crónicas eleva su oración por esta región, pidiendo al Padre cielo nuevo y tierra nueva para Buenaventura.

Foto: AFP

Colombia al nivel de Pakistán, Afganistán,India o Bangladesh.

“No sé quién me roció”. “Hace dos años me quemaron y me desfiguraron la cara”. “Luego del ataque, me cambió la vida”. “La gente se aleja cada vez que me ve”. “Estas huellas me quedarán para siempre”. Son algunas frases de mujeres que viven con las marcas que ha dejado el ácido en su piel.

Los ataques con esas sustancias aumentan. En 2012, el británico Daily Mail se unió a la voz de alerta por el incremento de este flagelo. De acuerdo con el diario, Colombia está al nivel de países como Pakistán, Afganistán, India o Bangladesh.

Natalia Ponce de León

Tiene 33 años, graduada en medios audiovisuales del Politécnico Grancolombiano, se destaca por ser profesional y dedicada a su trabajo. Desde cuando llegó de Londres hace cuatro años, se ha encargado del negocio de confecciones y dotaciones empresariales de su mamá Julia Gutiérrez (oxígeno dependiente) quien jamás se imaginó que un hombre sin escrúpulos iba a atentar contra la integridad de su hija.

El pasado 27 de marzo, Natalia Ponce se sumó a la lista de víctimas por quemaduras con ácido. La joven fue atacada por un desconocido que llegó al edificio de su vivienda, ubicada en el barrio Santa Bárbara Occidental, al norte de Bogotá. El agresor se hizo pasar por un ex novio. Cuando Natalia lo atendió en la recepción, “ella no pudo identificarlo porque apenas se acercó fue atacada”, dijo una familiar.

Natalia tiene el 37% de su cuerpo con quemaduras, ya se ha sometido a 12 cirugías en el Hospital Simón Bolívar, en el norte de Bogotá.

Los ataques no paran

Además de Natalia Ponce, otra mujer ha sido recientemente quemada con ácido. Se tratan de Inés Zorleni Pulgarín, de 23 años. Su vecina la agredió con ácido porque al parecer no le gustaba la cercanía que esta mujer tenía con la policía.

El Gobierno anunció que los casos de mujeres atacadas con estas sustancias o que reciban otro tipo de abuso pueden comunicarse a la línea telefónica 155. Según el ministro del Interior, Aurelio Iragorri, habrá un decreto que reglamentará el aumento de las penas a quienes utilicen químicos para agredir a mujeres.

Las autoridades están atentas para tomar cartas sobre este delito que está causando conmoción en el pueblo colombiano y que, según la Fiscalía, es tipificado como un hecho de tentativa de homicidio o de tortura. El Gobierno pagará $75 millones por responsables de ataques con ácido. El presidente Juan Manuel Santos pidió al director de la Policía, general Rodolfo Palomino, “máxima contundencia con matones y abusadores”.

Cifras y datos escabrosos…

En el mundo:

A nivel mundial unas 1.500 personas en 20 países son atacadas anualmente con ácido, de las cuales 80 % son mujeres. (Acid Survivors Trust International. 2013).

• Entre 1999 y 2012, en Bangladesh, se registraron 3.112 casos.

• Entre enero de 2002 y octubre de 2010, se reportaron 153 ataques en los medios impresos de India; la Acid Survivors Foundation India (ASFI) calcula que los casos reales tuvieron un rango de 100-1.000 al año.

• De acuerdo con la Cambodian Acid Survivors Charity (CASC), entre 1985 y 2009 se reportaron 236 víctimas por ácido.

• Según Human Rights Watch, en Pakistán el número de víctimas asciende cada año está entre 400 a 750.

En Colombia:

Según Medicina Legal, en los recientes 10 años se han presentado 509 casos contra mujeres y 417 contra hombres.

• En 2011 la ONG Feminicidio.net, aseguró que Colombia en ese año fue el país del mundo donde se registraron más ataques con ácido con un total de 42 casos.

• En lo corrido del 2014 se han presentado siete eventos por quemaduras.

• Medicina Legal asegura que las ciudades que registran más casos son Bogotá, Cali y Medellín.

• Según el Hospital Simón Bolívar, de cada 30 casos por quemaduras con ácido, 24 son mujeres. 20 de ellas sufren afectación en rostro y cuello.

Lo que debemos saber…

El ataque con ácido es conocido como acid throwing o vitriolage.

• Uno de los primeros ataques con ácido sulfúrico fue reportado en Francia en el siglo XVII durante el reinado de Luis XIV. A finales del siglo XIX. (Center for Global Initiatives: UNC Global. Carolina Papers on International Healt).

• Los primeros ataques con ácido reportados ocurrieron en Bangladesh en 1967, en Camboya en 1979 y en India en 1982. Avon Foundation for Women.

• Los ácidos más usados para este tipo de fechorías son el sulfúrico, nítrico y el clorhídrico.

• En Colombia se venden más de 2.000 productos que contienen esta sustancia.

Mujer, el vaso más frágil

… vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida… 1 Pedro 3:7b (RVR 1960)

Mujer, Dios está contigo, no te sueltes de la mano de Dios. Si eres maltratada, no te calles, Dios se encargará de hacer justicia. Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa. Isaías 41:10.

Piratería ¿Robo camuflado?

17 May 2014
1839 veces

Hoy la piratería es un fenómeno tan común entre la gente que logró camuflarse como algo bueno en el imaginario cultural de la sociedad colombiana, pero aunque muchos no lo crean, la piratería es un delito y es castigado en la ley por violar los derechos de autor de distintos productos y servicios.

“Se habla mucho sobre piratería, pero muchas personas no saben a ciencia cierta de qué se trata. En sentido estricto, se refiere a la reproducción y copia ilegal de obras literarias, musicales, audiovisuales y de software, sin permiso del titular de los derechos de autor o autorización legal. Abarca tanto la copia como la venta, distribución, almacenamiento, transporte, y en general la comercialización del producto ilegal”, explican voceros del Convenio Antipiratería para Colombia.

Para elaborar un producto o prestar un servicio hay un proceso detrás y más en la industria del entretenimiento y el software. En estos procesos hay salarios que pagar, materia primar por comprar y servicios por contratar y todo ello tiene un precio que hay que pagar para obtener un producto o servicio de calidad.

Al comprar una película, álbum de música, juego, software, libros, señal de televisión o producto copiado usted está negándole la posibilidad a un trabajador de esta cadena de producción de ganarse su salario justo por su trabajo. En 1 Timoteo 5:18a dice El trabajador merece que se le pague su salario y en 2a Tesalonicenses 3:10-11 expresa: Porque incluso cuando estábamos con ustedes, les ordenamos: El que no quiera trabajar, que tampoco coma. Nos hemos enterado de que entre ustedes hay algunos que andan de vagos, sin trabajar en nada.

Los vendedores piratas no pagan derechos de autor, no ofrecen calidad ni en el video y ni el sonido, no tienen garantía de producto, no pagan derechos de distribución, publicidad y venta. En pocas palabras se lucran con el trabajo ajeno trayendo graves consecuencias para las empresas legales que elaboran y comercializan los productos.

¿Por qué la piratería es un robo?

¿Qué tiene de malo comprar esta película o canción?... Esa gente tiene mucha plata, unos pesos menos no le van a hacer mucha falta… Yo no estoy robándome nada porque pagué por… No es pecado descargar una canción… Yo estoy apoyando a estos vendedores… estas son algunas de las excusas que aparecen al momento de comprar un producto pirata… y es allí donde este versículo cae como anillo al dedo ¡Ay de los que llaman a lo malo bueno y a lo bueno malo, que tienen las tinieblas por luz y la luz por tinieblas, que tienen lo amargo por dulce y lo dulce por amargo! Isaías 5:20. ¡Comprar pirata es robar!

La Biblia ordena “no robarás” y lo hace en varios versículos de la Sagrada Escritura por ejemplo en Éxodo 20:15 dice No robes; en Mateo 19:18 Contestó Jesús: —“No mates, no cometas adulterio, no robes, no presentes falso testimonio; en Juan 10:10 El ladrón no viene más que a robar, matar y destruir; en 1 Corintios 6:10 Ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los calumniadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios, entre muchos otros pasajes que hablan del tema.

Perjuicios económicos de la piratería

Un vistazo a las cifras nos dan un indicador de las pérdidas de los distintos sectores de la economía que se ven afectados por la piratería, estimaciones de la Cámara Colombiana del Libro señalan que anualmente la industria editorial pierde en Colombia cerca de US$117 millones por piratería. En este mismo sentido, la industria del cine colombiano también se ve muy afectada, según Paula Jaramillo, directora del Grupo Trébol, “Los DVD’s son el producto que nos permite recuperar la inversión de la película, devolverle el dinero a los inversionistas y que haya una industria sana, donde se generan diversos tipos de empleo, el DVD pirata está rompiendo la cadena. Las pérdidas que genera la piratería en el sector cinematográfico se estiman en unos 300 mil millones de pesos. La industria audiovisual mundial perdió cerca de 16,2 billones de dólares por la piratería el año pasado” afirmó Jaramillo en 2009 a la revista electrónica Pantalla Colombia del Fondo Mixto de Promoción Cinematográfica (Proimagenes Colombia).

En materia de piratería de software, el estudio “El vínculo entre el software pirata y las violaciones a la seguridad cibernética” elaborado por la consultora IDC y patrocinado por Microsoft, concluyo que la piratería de software le dejaría pérdidas por 315. 000 millones de dólares a la empresas de este sector tecnológico. Así mismo y según el último Estudio Global de Piratería de Software de International Data Corporation (IDC) y Business Software Alliance (BSA), Colombia se ha mantenido como uno de los países latinoamericanos con la más baja tasa de piratería de software junto con Brasil. Aunque datos de la campaña “Un Consumidor Original No Toma Riesgos” liderada por la Superintendencia de Industria y Comercio señalan que Colombia tiene una tasa de piratería del 53%.

Por otro lado, un informe de la Oficina Comercial de los Estados Unidos (USTR, por sus siglas en inglés) incluyó a Colombia como uno de los 11 países más piratas. En el documento se identifican a los “San Andresitos” como los focos de la piratería en el país. “Zonas comerciales San Andresitos se encuentran en ciudades de Colombia, entre ellos en la capital, Bogotá, donde hay cuatro. Este es el destino de las mercancías de contrabando y que han sido ampliamente difundidos por la prensa por tener vínculos con el crimen organizado. Son bien conocidos por la reproducción y distribución no autorizada de música, películas y juegos de video, y la distribución de una variedad de productos falsificados, incluidos los productos farmacéuticos”.

Según explicó el representante comercial Michael Froman, “algunas de las falsificaciones que se venden en estos mercados físicos identificados, de los medicamentos, productos de cuidado personal y piezas para automóviles, puede poner en peligro la salud y seguridad de los consumidores. Los mercados identificados aquí merecen la atención inmediata de nuestros socios comerciales”, puntualizó el funcionario.

Cooperación empresarial y la No compra: la estrategia de solución

“No sólo es pirata quien comercializa los productos culturales, pues muchos olvidan que al comprar software, películas y discos compactos ilegales también contribuyen  al crecimiento sistemático de esta actividad”, explica en un comunicado el Convenio Antipiratería para Colombia.

Mientras el usuario sea cómplice de la piratería, combatir este fenómeno será un esfuerzo extremadamente complicado para las compañías y los organismos del Estado. Por eso es necesario que el comprador cambie su mentalidad “pirata” y apoye el comercio legal.

Las diferentes empresas y gremios del país se han unido para luchar en contra de la piratería es el caso del Convenio Antipiratería para Colombia creado en 1995, el Programa presidencial “Yo le Juego Limpio a Colombia” y la campaña “Un Consumidor Original No Toma Riesgos” liderada por la Superintendencia de Industria y Comercio, las campañas de la Asociación para la Protección de los Derechos Intelectuales sobre Fonogramas y Videogramas Musicales (APDIF) y del Fondo Mixto de Promoción Cinematográfica (Proimagenes).

Así mismo en el sector de las telecomunicaciones y el software, las grandes empresas de televisión paga han logrado, a través de campañas que los índices de piratería desciendan, es el caso de la “Alianza contra la piratería de televisión paga”. Por otra parte Microsoft creo el Centro Contra la Delincuencia Cibernética que busca a través de la experiencia legal y técnica de Microsoft, y con la experiencia de múltiples industrias para combatir la delincuencia y la piratería en internet.

Finalmente la Biblia señala “No deben robarles sino demostrar que son dignos de toda confianza, para que en todo hagan honor a la enseñanza de Dios nuestro Salvador”, (Tito 2:10). Si queremos enseñar sobre los principios bíblicos, es necesario que demos ejemplo en estas pequeñas cosas, como lo expresa el lema antipiratería “Las películas piratas se ven mal pero tu como papá te vez mucho peor ¿Qué les estás enseñando a tus hijos?”.

Según dio a conocer el portal de noticias económicas, Bloomberg, la Corte Suprema de los Estados Unidos ordenó que las personas condenadas por posesión de pornografía infantil deben pagar a las víctimas una parte de las pérdidas económicas que sufrieron.

Con una mayoría, la Corte expresó que cada culpable debe pagar una cantidad que "concuerda con papel relativo de la parte demandada" en el daño sufrido por la víctima. Aunque ya existe una ley federal de 1994 que dice “las víctimas tienen derecho a la indemnización, la medida no especifica cómo los jueces deben calcular la suma”.

"Los acusados ​​deben hacerse responsables de las consecuencias y la gravedad de su conducta, y no la conducta de los demás," comentó Anthony Kennedy, juez de la Corte Suprema.

Kennedy dijo que si bien la cantidad no sería "simbólico o nominal", también no sería "grave", por lo menos cuando el acusado era uno de los miles de personas que vieron una imagen, cita Bloomberg.

 

 

Por: Yesid David Bernal

La Real Academia de la Lengua ofrece varias definiciones del fraude, la mayoría en torno a estas dos: 1. Acción contraria a la verdad y a la rectitud, que perjudica a la persona contra quien se comete. 2. Delito que comete el encargado de vigilar la ejecución de contratos públicos, o de algunos privados, confabulándose con la representación de intereses opuestos.

Desde esta perspectiva y valiéndonos de la actualidad colombiana donde la corrupción afecta la mayoría de instituciones públicas, tal como lo afirma el barómetro global de la corrupción de Transparencia por Colombia, el fraude es uno de los delitos que más cuesta al país. Las pérdidas que socava a la empresa privada por culpa de este delito ascienden a 3.600 millones de dólares en el 2013.

Fraude económico

Según el informe “Encuesta de fraude en Colombia 2013” elaborado por la prestigiosa firma auditora internacional, la KPMG Advisory Services Colombia, solo en nuestro país el fraude de tipo financiero ha causado un daño económico cercano a 1.800 millones de dólares mientras que la corrupción ha implicado un daño cercano a los 800 millones de dólares.

Dicho estudio reveló que siete de cada 10 empresas que operan en el país han padecido cuando menos un fraude en meses recientes.

Este delito económico tiene varias categorías entre las cuales están: la malversación de fondos, fraude financiero, corrupción  y cibercrimen. Todas, cometidas “por personas con diferentes perfiles y sobre todo, produce causas y efectos diferentes”. Esto se podría evitar a pesar de que todas las compañías son susceptibles al fraude, detalla el informe; sin embargo, el riesgo de abocar este delito se mitiga cuando las empresas cuentan con un programa integral que permita combinar mecanismos de cambio cultural con controles internos en los procesos de negociación, ya que la implementación de mecanismos de prevención de crímenes económicos permite reducir el riesgo hasta en un 70%, explica el informe.

El daño económico en las distintas categorías se deriva en el fraude financiero (51%), la corrupción (22%), el cibercrimen (15%) y finalmente la malversación de activos (12%).

Fraude a los seguros

En materia de fraude a los seguros la situación no es la mejor a pesar de que este delito se ha reducido en un 35% desde 2001 según el Instituto Nacional de Investigación y Prevención del Fraude (INIF). Según este instituto, en el sector automotriz es donde más fraude se presenta ya que la falencia principal para combatir dicho ilícito es la profesionalización del delito, así mismo dentro de este sector se reportan casos falsos de accidentes de tránsito o supuestos robos de vehículos. Le siguen el fraude a los seguros en las ramas de los seguros de vida y de hogar.

Lina María Chacón, subgerente general de INIF, declaró que “El fraude a los seguros a nivel general cobra entre 15.000 y 20.000 millones de pesos anuales al gremio asegurador por pérdidas fraudulentas.

Dentro de nuestras seis compañías aliadas las pérdidas llegan a 8.000 mil millones de pesos anuales”. Desde esta perspectiva se podría concluir que este tipo de defraudación afecta directamente al usuario ya que el mayor pago de las aseguradoras influye en el valor de las primas del seguro.

Culpas y soluciones

El Reporte Global de Fraude 2013/2014 de Kroll Advisory Solutions detalla para Colombia que “el 90% de los encuestados dicen que su exposición al fraude ha aumentado este año, casi el doble del 46 % que informó sobre esto la encuesta del 2012.

Casi la mitad de los encuestados en Colombia este año (47%) dice que la alta rotación de personal es un conductor de alto riesgo de fraude, y el mismo número dice igual acerca de la entrada en nuevos mercados”.

A pesar de que un gran número de empresas del país hace inversiones adicionales en la lucha contra el fraude, otras indican en 27% que la falta de presupuesto está limitando esta lucha en varios casos. Hoy, las empresas no pueden confiar en la baja incidencia de fraude para mantenerlos a salvo, sino que deben realizar acciones adicionales y preventivas con el fin de evitar pérdidas para su propia empresa.

Ya que el 70% de los crímenes económicos han sido cometidos por empleados de las compañías y generalmente comienzan cuando el defraudador descubre que la vigilancia sobre él no es efectiva, es por esto que se realiza un llamado a reforzar los controles antifraude dentro de las mismas empresas como una de las soluciones más fuertes para reducir este delito.

Sanciones y castigos

El fraude es castigado hoy con 2 a 4 años de prisión pero la realidad de este delito exige más severidad con quienes violan la ley.

Según criterio de Juan Manuel Valdeblánquez, coordinador jurídico de INIF, las sanciones punitivas deberían exceder los cinco años porque si se realizan campañas para prevenir el fraude y no se castiga efectivamente, la gente va a seguir cometiéndolo. Si no se sanciona con penas altas no vamos a frenar este flagelo, y digo superior a cinco años porque a partir de allí procede la medida de aseguramiento”.

En materia empresarial la mayor recomendación es desarrollar en cada empresa un control más eficaz de los empleados y de los recursos que ellos manejan. “Los últimos acontecimientos en toda la región, así como un mayor control de las empresas en América Latina por los reguladores, las organizaciones deben redoblar esfuerzos para mejorar su lucha contra la corrupción y el fraude” recomienda Recaredo Romero, managing director de Kroll para América Latina.

Finalmente la Encuesta de Fraude en Colombia concluye que “el buen ambiente de los negocios en Colombia ha potenciado los riesgos de crímenes económicos que enfrentan las compañías y ha puesto en evidencia las principales debilidades de control de las empresas. Una estrategia de administración de riesgos de fraude que sea efectiva y orientada a que la empresa abarque actividades, mecanismos y controles que tengan tres objetivos: prevención, detección y respuesta”. 

Algunas cifras...

INFOGRAFIA-MAFIA

Las noticias sorprenden a diario con innumerables historias de niños que han sufrido la vulneración de sus derechos. ¿Acaso nos acostumbramos a presenciar el dolor de nuestros pequeños?

Por: María Isabel Jaramillo

A pesar de los esfuerzos realizados por Colombia en reconocer, respetar y validar los derechos fundamentales de los niños, y por cumplir con los Objetivos de Desarrollo de Milenio, de la ONU en esta materia, la situación de los menores en el país es cada vez más desalentadora.

Según el más reciente congreso nacional de la Sociedad Colombiana de Pediatría, no hay siquiera uno de los 10 derechos fundamentales de los infantes que no se violente repetidamente en el país. El presidente de la Sociedad, Hernando Villamizar, sustenta esta fuerte afirmación, con base en las aterradoras cifras actualizadas sobre la primera infancia (de cero a cinco años) de la Unicef, el Dane y el Icbf.

La vida y la salud

Uno de los derechos más importantes que puede tener un niño para desarrollarse correctamente, es a la salud y el acceso a los servicios sociales básicos.

Según la Organización Mundial de la Salud, durante 2012, unos 6,9 millones de niños murieron antes de cumplir cinco años. Más de la mitad de esas muertes prematuras se deben a enfermedades que se podrían evitar o tratar si hubiera acceso a intervenciones simples y asequibles.

Las principales causas de muerte entre los menores de cinco años son la neumonía, las complicaciones por parto prematuro, diarrea, asfixia perinatal, malaria, maltrato y causas violentas. Además, aproximadamente una tercera parte de las muertes infantiles están asociadas a problemas de malnutrición.

Estas causas son prevenibles en su mayoría y dan cuenta de los deficientes servicios de salud con los que cuentan algunos países, donde evidentemente los niños no son la prioridad. En Colombia la tasa de mortalidad infantil es de 21 por cada mil nacimientos, según datos de Unicef y diariamente se ven casos de menores a quienes se niega la posibilidad de ciertos servicios de salud, porque sus padres no cuentan con suficientes ingresos. En naciones pobres como África sub-Sahariana, los niños tienen una probabilidad de morir antes de los cinco años 16,5 veces mayor que los niños de los países de ingresos altos.

Adicionalmente y según la ley, todos los niños deben tener completo el esquema de vacunación, sin embargo, sólo a un 58% de niños y niñas les aplicaron todas las vacunas durante los primeros doce meses de edad. Las familias de estratos 4, 5 y 6 encabezan esta lista.

Desnutrición

El 30% de las 10 mil muertes anuales de menores en Colombia tiene que ver con problemas de desnutrición que derivan de la desigualdad social del país. Estos problemas producen fuertes retrasos en el crecimiento de los niños. En menores de 5 años esta situación los afecta en un 12%; entre los 5 a 9 años es del 12%, 6% y en adolescentes de 10 a 17 años es del 16,2%. De la mano de la desnutrición está la anemia, que afecta al 33% de los niños de 1 a 4 años y al 37.6% de los menores entre los 5 y 12 años.

Un reciente estudio de la Universidad Nacional sobre el tema asegura que “si bien el país ha hecho esfuerzos por mejorar la nutrición infantil, estos son insuficientes. Se ha logrado que disminuya la severidad del problema, pero la malnutrición continúa afectando el crecimiento y desarrollo de millones de niños y niñas, generando enfermedades, muerte, retardo en el crecimiento intrauterino, bajo peso al nacer y deterioro de las capacidades cognitivas, reproduciendo la pobreza y la desigualdad”.

Abuso sexual

De acuerdo con estadísticas entregadas por el Instituto de Medicina Legal en octubre de 2013, cada hora, dos niñas son víctimas de abuso sexual. Además, entre enero y septiembre del año pasado se presentaron 11.333 casos de violencia sexual contra niños, niñas y adolescentes. De este total de casos, el 83% corresponde a niñas, es decir, 9.243.

Este mismo informe revela que los principales agresores pertenecen al entorno de los niños y generalmente confían en ellos: 39% un familiar, 9% un conocido sin ningún trato, 9% un amigo y 8% un vecino.

Entre los derechos fundamentales de los niños, el Estado colombiano contempla la protección contra el abuso sexual y la explotación, debido a que este es uno de los peores actos que se puede cometer en contra un niño, bien lo dice la Biblia: Más le valdría ser arrojado al mar con una piedra de molino atada al cuello, que servir de tropiezo a uno solo de estos pequeños. Lucas 17:2.

Maltrato

Padres, no exasperen a sus hijos, no sea que se desanimen. Colosenses 3:21.

La manera en que muchos padres están criando a sus hijos se ha convertido en algo realmente preocupante. No se les tiene paciencia o consideración y están cayendo en el hábito de maltratar por intentar corregir con ira o por descargar sus frustraciones diarias en los seres más indefensos.

Según reveló el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, entre enero de 2012 y enero de 2013, se reportaron 16.457 casos de menores maltratados. De todos los niños que ingresan a esta institución por maltrato, el 51,5% corresponde a niños y el 48,5% a niñas. En la capital colombiana se registra el mayor índice de ingresos por esta causa con 4.172 casos, seguido por departamentos como Valle del Cauca con 1.599; Antioquia con 1.115; Nariño con 923 y Caldas con 830. De la escalofriante cifra de niños maltratados en un año, el 35% corresponde a niños cuyas edades oscilan entre 12 y 18 años; el 34% a edades entre 6 y 12 años, y un 25% a niños de 0 a 6 años.

El exdirector del Icbf, Diego Molano, insistió a los padres y cuidadores en la necesidad de modificar sus pautas de crianza, excluyendo de ellas cualquier agresión o castigo que pueda lesionar a sus hijos. Así mismo, les pidió utilizar formas de educación positivas que permitan a los niños fortalecer su autoestima y aprender sin violencia. “Todos sabemos que el maltrato infantil deja consecuencias irreparables. En nuestras manos está romper el ciclo y construir generaciones educadas con amor y disciplina, seres humanos más seguros de sí mismos y con más herramientas para construir proyectos de vida sólidos y enfrentar la vida”, concluyó.

Educación

Dentro de los derechos del niño se encuentra contemplado el derecho a la educación y entre otras cosas, es deber del Estado asegurar que la enseñanza primaria sea gratuita; fomentar el desarrollo de la secundaria y facilitar el acceso a la enseñanza superior.

Este derecho se ve violado en gran parte porque los niños ingresan al ámbito laboral a temprana edad, lo que ocasiona una inasistencia escolar. Además, la falta de recursos de muchas familias impide que los hijos asistan a las escuelas. No sólo los costos de las matrículas son gastos, también lo son el transporte, la alimentación y los útiles, entre otros.

Según cifras presentadas por la Sociedad Colombiana de Pediatría, tomadas de del Módulo sobre trabajo infantil Dane - Icbf, actualmente se encuentran trabajando 1.220.340 niños. Es decir el 10.4% de los menores que realizan actividades diferentes a estudiar.

De acuerdo con el informe “Educación para todos” de la Unesco, Colombia tiene “una buena tasa de alfabetización entre adultos, pero un porcentaje de escolaridad bajo entre los niños y un índice de continuidad de los estudios especialmente reducido”.

En Bogotá se abrió la educación completamente gratuita para más de un millón de niños en colegios distritales, sin embargo, la desigualdad se manifiesta desde el inicio de la edad escolar, con el retraso de la entrada en la escuela de un 42 % de los niños de hogares más pobres frente al 11 % de los hijos de familias más acomodadas.

En el caso de la escuela secundaria, la brecha se agrava y mientras “la inmensa mayoría” de los jóvenes de hogares pudientes accede al instituto, solo la mitad de los estudiantes procedentes de familias pobres lo hacen. Lo que toca por igual a jóvenes de todo estatus económico es la falta de competencias digitales: hasta el 70 % tienen carencias en el uso de nuevas tecnologías, informa el estudio.

Protección integral

A pesar de que muchos de los derechos de los niños se incumplen por escasez de recursos económicos, la violación más grave a estos derechos es la falta de protección. Según la Sociedad Colombiana de Pediatría, actualmente hay 30.000 niños y niñas en la calle, y por ende desprotegidos. Hay 40.000 niños y niñas en abandono y de 4.000 a 8.000 huérfanos por año. Adicionalmente, los más de 150,000 bebés que no se registran en Colombia cada año en su primer año de vida están en riesgo de ser excluidos del acceso a servicios esenciales.

La explotación sexual en menores es aterradora, entre 30 mil y 60 mil niños se ven afectados por esta circunstancia. La cifra de mutilados por minas antipersona oscila entre 70.000 y 100.000 casos, los secuestrados son más de 300. A este se suma el desplazamiento forzado, que en gran parte lo sufren los niños. Datos de 2005, contabilizan en 493 los niños y niñas que por día son desalojados de sus hogares.

Los aterradores casos como el de la pequeña de cuatro años encerrada por sus padres antes de irse de fiesta, la niña de nueve años a la que su  madre quemó con agua caliente en 76% del cuerpo por robarse mil pesos y el pequeño sobreviviente de la masacre de su familia perpetrada por su propio padre, se han convertido en el pan de cada día ante la indiferencia o indignación de los colombianos.

Reconocerlos como personas

Para el pediatra y puericultor Álvaro Posada Díaz, “para construir el ejercicio de los derechos humanos de niños y adolescentes se debe empezar por reconocerlos como personas, con una dignidad que no les es dada por nadie, ni ganada en el tiempo, ni construida en el desarrollo, por lo que su existencia misma les hace titulares de unos derechos humanos, teniendo muy presente que estos derechos manifiestan y expresan, más que una voluntad política, una toma de posición ética sobre la inclusión social de ellos.

Es claro, pues, que la perspectiva de derechos y el interés superior por los niños y adolescentes orienta la formulación, implementación y evaluación de lineamientos nacionales para la niñez y la adolescencia, al igual que el cumplimiento de los postulados de la convención sobre los Derechos del Niño y del Código de Infancia y Adolescencia.

Los hijos son una bendición

“Los hijos son una herencia del Señor, los frutos del vientre son una recompensa”. Salmo 127:3. Al recibir a los hijos como una bendición enviada por Dios para recompensar a los padres, se comprende el deber otorgado por Él para protegerlos, amarlos y guiarlos. De esta manera, se convierte en una prioridad suministrarles una vida digna, sin importar los recursos, teniendo claro que es Dios quien promete guiarlos en la vida: “El Señor mismo instruirá a todos tus hijos, y grande será su bienestar”. Isaías 54:13. 

 

Adopción ¿Derechos vulnerados?

12 Dic 2013
1497 veces

Colombia se ha destacado por ser una Nación proveedora de niños para adopción internacional, ubicándose en el 5º lugar a nivel mundial y 2º en América Latina. Según el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), entre 2001 y 2011,

Diariamente los titulares de los medios de comunicación tienen que ver directa o indirectamente con la corrupción y sus consecuencias. Un problema que afecta todo tipo de instituciones y que trae consigo retraso del desarrollo, destrucción del bienestar, pobreza y degradación del poder y es un flagelo mundial que paraliza el desarrollo. ¿Cuál es el estado actual de la corrupción en Colombia? ¿Qué hacer para combatirla?

Según Transparencia Internacional, la corrupción es el mal uso del poder para obtener beneficios personales. Esta definición se deriva de tres ítems: el mal uso del poder, un poder encomendado, es decir, puede estar en el sector público o privado y un beneficio privado, que no necesariamente se limita a beneficios personales para quien hace un mal uso, sino que puede incluir a miembros de su familia y amigos.

“Corrupción es un término derivado de la medicina, allí se utiliza cuando un organismo vivo sufre una enfermedad, esta misma idea metafóricamente, es trasladable al organismo vivo de la sociedad, que padece con la corrupción la degeneración de sus valores”, explica Alfredo Galán, director del departamento administrativo de la Universidad de Barcelona.

Este problema es tan antiguo, que la Biblia según se referencia en 1 de Samuel 8:1-3: Cuando Samuel entró en años, puso a sus hijos como gobernadores de Israel, con sede en Berseba. El hijo mayor se llamaba Joel, y el segundo, Abías. Pero ninguno de los dos siguió el ejemplo de su padre, sino que ambos se dejaron guiar por la avaricia, al aceptar sobornos y pervertir a la justicia. Por otra parte, en Proverbios 29: 4 se afirma que El rey que hace justicia da estabilidad a su nación pero uno que exige sobornos la destruye.

La corrupción en Colombia

Corrupción2

Según encuestas realizadas para la elaboración del Plan Nacional de Desarrollo, el 56% de los colombianos cree que la corrupción es uno de los tres grandes problemas que tiene el país, junto con el desempleo y la delincuencia común.

Este es un flagelo que desde 1991 hasta 2010, le ha costado al país alrededor de 189 billones de pesos, lo que equivale al 4% del producto interno bruto del país durante esos 19 años, según lo explica un informe publicado por la Sociedad Colombiana de Economistas (SCE) de 2011. Es así como casi todos los días los medios de comunicación hacen referencia a algún escándalo relacionado directa o indirectamente con la corrupción.

El informe mundial denominado Barómetro Global de la Corrupción 2013 elaborado por la organización Transparencia Internacional, reveló que los colombianos creen que este flagelo aumentó notoriamente en los dos últimos años en Colombia. Este dato va en línea con la tendencia de los países de las Américas y las otras 106 naciones reseñadas en la investigación.

En el aspecto positivo, los colombianos están dispuestos a denunciar la corrupción, tal como revela el sondeo que “el 97% de los colombianos encuestados dice estar dispuesto a involucrarse activamente en la lucha contra la corrupción. Esta cifra es 18 puntos porcentuales más alta que la reportada en 2010”, muestra la encuesta.

Así mismo se detallan las formas de cómo lo quieren hacer, es decir, “las maneras en que los colombianos manifestaron querer actuar contra la corrupción van desde la presión social a sus gobernantes suscribiendo peticiones (87%), hasta el activismo en redes sociales (80%). Se destaca el interés en reportar hechos de corrupción. Para el caso de Colombia, en 2010, el 86% de los encuestados afirmó estar dispuesto a hacerlo, y en 2013 este porcentaje se elevó a 91%” puntualiza el informe.

En materia gubernamental, una de las políticas de Juan Manuel Santos es combatir de frente a la corrupción, sin embargo, el análisis del Barómetro Global de Corrupción realizado por Transparencia por Colombia, deja al país un fuerte mensaje al sostener que “la corrupción es un problema que afecta al país. Hay desconfianza en las autoridades y su capacidad de luchar contra este fenómeno, pero crece la conciencia sobre el papel activo que juega cada ciudadano en la erradicación de este delito”.

A pesar de las conclusiones del análisis de Transparencia por Colombia, el presidente Santos expresó que desde el Gobierno se ataca la corrupción por todos los frentes.

El gobierno y su lucha contra la corrupción

Corrupción1

En el Congreso Internacional “Corrupción, un flagelo mundial”, congregado por la Contraloría General de la Nación, el mandatario expresó: “La corrupción la estamos atacando desde el gobierno y desde los demás organismos de control, desde la Rama Judicial, desde el Congreso, desde la academia, y desde el seno mismo de la sociedad –tanto los medios de comunicación como los propios ciudadanos que están alerta y que denuncian.– Porque trabajar unidos, a nivel nacional e internacional contra la corrupción, es una misión urgente e indispensable si queremos ver progreso y desarrollo en nuestros países. Donde hay corrupción nada funciona bien”.

Entre las medidas mencionadas por el primer mandatario, que pretenden ser las armas más letales contra la corrupción, se encuentran: el Estatuto Anticorrupción, la ventanilla única de denuncias, el Portal de Transparencia Económica y la Agencia de Contratación Pública, Colombia Compra Eficiente; la figura de los Acuerdos Marco de Precios y la ley anti trámites. Así como la Secretaría de Transparencia de la Presidencia y su política pública integral anticorrupción.

Pero el ciudadano común no considera que esto sea suficiente para combatir el problema. La encuesta de Transparencia Internacional señala que el “62% de los encuestados opina que la corrupción es grave en el sector público, al tiempo que califican dicha gravedad, en una escala de 1 a 5, con 4.4 puntos”.

En esta misma tendencia, 56% de los colombianos considera que la corrupción ha aumentado, 28% que se ha mantenido y sólo 16% que ha disminuido.

¿Qué hacer ante este panorama?

El Barómetro de la Corrupción indica que en Colombia el 22% de los encuestados pagaron sobornos en contacto con instituciones/servicios. De este grupo los mayores sobornos se pagan en relación a la policía 27%, justicia 19%, registros y permisos 16%. El 49% de las personas que pagaron soborno lo hicieron para acelerar el proceso y 36% porque era la única manera de obtener el servicio.

Juan Manuel Santos invitó a los colombianos a redoblar el trabajo y la coordinación, tanto a nivel interno como con el resto del mundo, para construir sociedades éticas, transparentes y eficientes. “Entre todos podemos construir una Colombia distinta.

Cada acción contra la corrupción es un peldaño que escalamos hacia el país próspero y transparente en el que queremos vivir: el país que queremos dejar a nuestros hijos” concluyó el Presidente en el discurso de apertura del Congreso Internacional ‘Corrupción, un flagelo mundial’.

La Contraloría General de la Nación puso en marcha la campaña "Yo no soy corrupto ¿y usted?" que tiene como objetivo que los colombianos reflexionen y actúen en contra de este flagelo. “Esta campaña es una forma de poner a todos y cada uno de nosotros a reflexionar sobre la corrupción, que automáticamente criticamos, pero a veces la toleramos o no la denunciamos o, sencillamente, nos parece que no tenemos nada que ver con este tema, cuando de pronto podríamos ser mucho más comprometidos”, explicó la Contralora General, Sandra Morelli Rico.

Para Elisabeth Ungar, Directora Ejecutiva de Transparencia por Colombia, existe “la necesidad urgente de desarrollar políticas, mecanismos y canales expeditos para recibir y procesar las denuncias ciudadanas sobre hechos de corrupción y medios de protección a denunciantes. Sin esto, esa voluntad ciudadana se perderá”.

En esa misma idea destacó que las cifras del informe revelan la importancia de los medios de comunicación en la lucha contra la corrupción, ya que 33% de los encuestados asegura que pondría una denuncia ante los medios.

Estos cumplen en parte con su papel de veedores de la sociedad, lo cual se puede ver en los titulares de prensa y en los noticieros de televisión y radio. No obstante, el reto frente a este dilema es que todos los actores de una sociedad transformen y encaminen sus valores y prácticas hacia la integridad. Incluyendo al ciudadano del común, quien es consciente del daño que genera la corrupción en el país y tiene la voluntad para denunciar pero no lo hace, condenando su bienestar y de su nación a la crítica, el silencio y, por ende, a la complicidad cotidiana. 

¿Caer en coma en Estados Unidos y despertarse en… otro país?

La agencia de noticias Associated Press (AP), contabilizó en los recientes seis años, 800 casos de pacientes enviados sin consentimiento a su país de origen. Al parecer, la cifra es mayor, pues hay muchos casos de los cuales no se tienen noticias. De acuerdo con investigaciones, esta práctica se ha registrado en al menos 15 estados. Hechos&Crónicas indagó sobre el tema.

Y se llamará ¿Mesías?

09 Nov 2013
1419 veces

En Estados Unidos un tribunal le ordena a una mujer cambiar el nombre de su hijo. Lo nombró “Messiah” (Mesías, en inglés). Lo que llama la atención es que en 2012, 62 niños fueron registrados así y nadie estuvo en contra. El caso ya recibió respuesta por parte de la corte.

Ponerle a un hijo Mateo, Marcos, Lucas, Juan, entre otros de los cientos de nombres que aparecen en la Biblia, es común, pero… ¿nombrar a alguien “Mesías” será válido? ¿Puede ser de alguna forma un irrespeto o una burla a Dios?

“Aquí tienen al pequeño Mesías y no es el enviado escogido por Dios que traerá la paz a la humanidad”, así presenta la noticia una periodista de CNN. Y lo  cuenta de esta forma porque ha llamado la atención que una juez del estado de Tennesse, haya ordenado el cambio este este nombre por uno más “mundano”. “La palabra Mesías es un título que solo se ha ganado una persona, y esa persona es Jesucristo”, dijo la juez Lu Ann Ballew a la cadena local WBIR TV.

La madre del niño, Jaleesa Martin, acudió a la juez Ballow, especializada en servicios infantiles, porque no se ponía de acuerdo con el padre del niño sobre el apellido que debían ponerle al bebé, de siete meses.

De Mesías a ¿Martin?

De acuerdo con la Agencia EFE, la pareja había acordado que el nombre de pila de su bebé fuera “Messiah”, pero la juez dijo que debería llamarse “Martin DeShawn McCullough”, con los apellidos de los dos padres.

Ballew aseguró que si le dejaban el nombre Messiah, le complicaría la infancia del niño que vive en la localidad de Newport, en un condado con una gran población cristiana.

A la madre del menor le gustaba porque cree que suena bien junto con los nombres de sus otros dos hijos, Micah y Mason. “Todo el mundo cree en lo que quiere, así que considero que debería tener el derecho a llamar a mi hijo como yo quiera, y no como me lo imponga otra persona”, argumenta la mujer.

El fallo final…

El pasado miércoles 18 de septiembre, el juez Telford Fogerty dijo al diario The Knoxville News Sentinel de Tennesse que “el cambio del nombre viola la  eparación constitucional entre la Iglesia y el Estado”. Ante la decisión, la madre del niño quedó agradecida con el fallo. “Nunca pretendí llamar a mi hijo Messiah porque significara Dios y nunca pensé que un juez podría hacerme cambiar el nombre de mi bebé debido a sus creencias religiosas”, concluyó.

Perspectiva teológica

El profesor en teología César Fernández explica lo siguiente. “Todo se resuelve en el hecho de que Dios es el único que conoce los corazones y las intenciones que motivan los actos. Si la intención de una familia es consagrar al niño desde su nacimiento y para esto usa su nombre como un recordatorio de este acto, no veo burla en ello. Si lo hace para pretender posicionar a su hijo en el mismo lugar de Jesús como el Mesías que vino para salvar al mundo, sí es una burla.

Más que eso, es una muestra de confusión espiritual o peor aún, un caso de delirio de grandeza al creer que se ha dado a luz al propio Cristo, lo cual es un rasgo de un trastorno delirante”, explica Fernández a H&C.

Perspectiva psicológica

La psicóloga cristiana Yajaira Bermúdez, magister en Neurociencias, considera que “si una familia decide llamar “Mesías” a un hijo con la intención de declararlo ungido, obra bien. Bíblicamente, ungir es consagrar algo con aceite (que usualmente tipifica al Espíritu Santo) para hacer lo santísimo. Ahora, si la intención es declararlo “El Ungido” que envió Dios para redimir al pueblo de Israel, es decir, pretender que sea Cristo mismo, pues allí lo que habría es un problema de cordura y de nulo conocimiento de la verdad”, asegura Bermúdez a la revista.

Si un niño es llamado “Mesías” ¿puede tener algún problema a lo largo de su vida?

Se debe tener claro que el nombre nos otorga carácter social, nos da identidad y nos diferencia dentro de una comunidad.

De acuerdo con la psicóloga, “es claro que los nombres atípicos son más llamativos cuando ocurren las primeras interacciones entre personas que se están conociendo. Pero depende del medio al que se expone el niño.

Hay que tener en cuenta si llamarse por ejemplo “Mesías” va a ser negativo o positivo para la interacción social. Lo más probables es que ocurran ambas cosas en diferentes momentos y contextos a los que se enfrente a lo largo de toda su vida. 

Este ofrecimiento de órganos a cambio de dinero, igual que muchos otros, es una de las primeras cosas que se encuentran al abordar el tema sobre tráfico. Muchos de los donantes lo hacen debido a problemas económicos y a fuertes sumas de dinero ofrecidas a cambio de un tejido humano. Un riñón por ejemplo puede costar entre mil y 30 mil dólares según el país en que se oferte.

La parlamentaria andina, Luisa del Río, convocó al foro “Violencia de pareja contra la mujer”. Allí se reunieron funcionarios públicos y mujeres de todas las edades con el fin de analizar desde la perspectiva legal que ejercen las entidades públicas, en busca de la protección de las mujeres.

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia