Miércoles, 25 Noviembre 2015 17:30

“Bombardeamos a la guerrilla con la Palabra de Dios”

Historia de un ex comandante guerrillero que cambió balas por Biblias.

Helmer Idrobo Quintero estuvo más de 33 años con la guerrilla en la cordillera occidental con un ejercicio violento contra el pueblo.Fue perseguidor del evangelio por el entrenamiento al que estuvo sometido desde temprana edad cuando se le enseñó a odiar todo lo que tuviera alguna relación con Dios.

Fue rescatado del combate en las montañas y ahora ya no porta un fusil sino otra arma más poderosa: la Biblia, que comparte con sus antiguos compañeros en el Cauca con la esperanza y seguridad de que Dios los traerá de las montañas a sus pies. Hechos&Crónicas da a conocer el testimonio de quien algún día fue el comandante Gerónimo Guerra de las Farc.

Cómo empezaron sus andanzas guerrilleras Fui un niño solitario que a corta edad, (tres años), mi mamá decidió enviarme al cuidado de mi abuela en una finca. Estuve separado de mis padres y no conocí el amor de ellos. Mis padres no se entendían y yo mismo me encargué de eso diciéndoles que si ellos no se separaban, los mataba.

A los 13 años fui a la guerrilla porque ya en los colegios donde estudiaba existía esa semilla de inconformismo y en mi corazón había mucho dolor. Me alisté en el Ejército Popular de Liberación y del Partido Comunista y hasta los 17 años fui adoctrinado en el comunismo, materialismo histórico, materialismo dialéctico negando siempre la existencia de Dios.

Esas ideas se arraigaron en mí. Repetía constantemente que “la revolución es un buen asunto, Cristo no existe” y eso me llevó a las montañas, a hacer parte del Ejército Popular de Liberación en donde estuve 10 años y luego en las Farc, en donde seguí con mi ejercicio violento hasta que me convertí en comandante de las milicias bolivarianas de las Farc.

¿Durante cuántos años fue comandante de las Farc?

Casi desde cuando llegué a las Farc. Mi situación, conocimiento político, teórico, mi organización de masas me ubicaron como un comandante aguerrido y de combate, ya que iba al combate a ofrendar mi vida por la causa. Eso hizo que tuviera mucha voz dentro de las Farc y específicamente en el octavo frente que opera en el Cauca.

Soy tambeño de nacimiento pero mi ejercicio violento lo realicé más que todo en Argelia, El Patía y El Tambo, Cauca. En estos sitios hice una especie de altar donde la fuerza pública no podía tocarme y allá estuve bajo el mando de comandantes como Rambo, actualmente es el comandante de la columna móvil Daniel Aldana que opera en Nariño, y del comandante Ramírez, muerto a finales del 2006 en un operativo del Ejército.

Entonces, el Señor me sometió luego de hacer caso omiso en otros llamados. En un operativo del Gobierno me vi diezmado y terminé solo en las montañas del Cauca recordando que los comunistas me enseñaron que cuando la vida pierde algún valor, el suicidio es un deber. Con ese pensamiento no me dejé capturar, ni me iba a entregar y decidí quitarme la vida.

Tras ser acorralado por el Ejército en una cueva ubicada en el sitio “El Infiernito”, tuve mi encuentro con Dios. Después de cuatro intentos fallidos de suicidarme, el Señor me habla y me dice que me ama, que me quiere salvar, sentí el abrazo de Dios. No pude resistir más, dejé el amor por las armas, decidí abandonar la lucha armada y entregar mi vida al Señor.

Hace siete años regresé de las montañas y hoy llevo un mensaje de paz y libertad al Cauca pero con la Palabra de Dios. Puedo decir que bombardeo los campamentos guerrilleros con la Palabra de Dios, enviamos Biblias y material cristiano a todas esas regiones. Oramos mucho por ellos pues eso nos ha enseñado nuestro Señor, además, buscamos la forma para llegar a los no alcanzados.

Este es un llamado que formulo a las iglesias cristianas: desmovilicen su comodidad, muchas veces estamos cómodos predicando el evangelio pero hay una comunidad marginada muy grande en las montañas, hay guerrilleros sedientos de la Palabra de Dios. Saquemos a Dios de las cuatro paredes de los templos y llevémoslo.

Foto: David Bernal / Revista Hechos&Crónicas

Visto 1445 veces

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia