Viernes, 06 Mayo 2016 19:29

Gaseosas ¿en apuros?

Se venden en cualquier parte del mundo y sin ningún control estricto por parte de los gobiernos. El mercadeo y publicidad las ha hecho posicionarse en el menú de millones familias, pero sus efectos en la salud pueden ser nocivos.

Unos los defienden, otros las satanizan. ¿Qué tan buenas son para la nutrición y el cuerpo? La Encuesta Nacional de Situación Nutricional en Colombia ENSIN 2010, reveló que uno de cada cinco colombianos entre cinco y 64 años, consume gaseosas o refrescos al día”.

Este fenómeno no es desconocido para la Organización Mundial de la Salud (OMS). “La promoción de alimentos y bebidas no alcohólicas con alto contenido de grasas, azúcar o sal alcanza a los niños en todo el mundo. Se deben desplegar esfuerzos para garantizar que los niños estén protegidos contra el impacto de esas formas de mercadotecnia y puedan crecer y desarrollarse en un entorno favorable para su alimentación, que fomente y aliente opciones dietéticas saludables”, puntualiza el doctor Ala Alwan, coautor del informe “Conjunto de recomendaciones sobre la promoción de alimentos y bebidas no alcohólicas dirigida a los niños” de la OMS.

El panorama es confuso. Mientras la Organización Mundial de la Salud trabaja para reducir el consumo de gaseosas en el mundo, un estudio llamado Carbonating the world realizado por el Center for Science in the Public Interest muestra como Coca-Cola, Pepsi, y otras compañías de gaseosas están ampliando su alcance en todo el mundo. Señala que “las ventas de refrescos en América Latina, Asia Pacífico, Oriente Medio y los países africanos están proyectados para aumentar de aquí a 2018”.

Por este motivo, esta organización instó a los países a principios de marzo a reducir la ingesta de azúcares en niños y adultos. “Tenemos evidencia sólida de que mantener la ingesta de azúcares libres a menos del 10% de la ingesta total de energía reduce el riesgo de sobrepeso, la obesidad y la caries dental”, explicó el doctor Francesco Branca, director del Departamento de Nutrición de la OMS para la Salud y el Desarrollo. A lo que agregó: “hacer cambios de política para apoyar esta será la clave para que los países cumplan con sus compromisos de reducción de la carga de enfermedades no transmisibles”.

Niños, los más afectados

Las bebidas azucaradas y/o gaseosas, incluso las bajas en azúcar o de dieta, están compuestos por agua, azúcar, edulcorantes artificiales, ácidos que van desde el fosfórico, cítrico, málico hasta tartárico, cafeína, colorantes, saborizantes, dióxido de carbono, conservantes y sodio, cada uno de ellos con diferentes efectos negativos sobre la salud de niños y jóvenes, los principales consumidores.

La Subdirección de Salud Nutricional, Alimentos y Bebidas del Ministerio de Salud de Colombia recomendó en el boletín informativo “ABC de la alimentación saludable” del 22 de febrero del 2016, que se deben evitar el consumo de estas bebidas. “Cambie las gaseosas y refrescos por agua y jugos sin azúcar agregada. Las bebidas azucaradas aportan solamente calorías vacías, es decir, carecen de nutrientes. Las personas que las consumen habitualmente tienen mayor riesgo de padecer enfermedades como obesidad y diabetes”.

Esto lo confirma el artículo “Onzas de Prevención – el Caso de Política Pública para los Impuestos a Bebidas Azucaradas”, publicado por los doctores Kelly Brownell y Thomas Friedman en el New England Journal of Medicine, donde señalan que “los adultos que consumen refrescos de manera ocasional son 15% más propensos a padecer sobrepeso y obesidad. Esta cifra aumenta a 27% si el consumo es de una o más porciones diarias. El estudio señala además que en niños y adolescentes, el sobrepeso y la obesidad están asociados con un mayor riesgo cardiovascular, colesterol alto, presión arterial alta, diabetes, entre otras”.

El efecto negativo de este tipo de bebidas acoge también a aquellas gaseosas light o de dieta como lo explica Adriana Carulla, nutricionista y dietista con maestría de la University of Kentucky, en el artículo “¿Son tan malas las gaseosas como dicen?”: “Si bien la gaseosa -no te engorda- porque no tiene calorías, pero si descalcifica los huesos, origina cálculos en el riñón, desgasta los dientes, produce alergias y altera el sistema nervioso. Es momento de hacernos responsables de nuestra salud y no porque no tengan calorías y no engorden “enmascaremos” los efectos que causan en nuestro cuerpo. Puedes tomar de vez en cuando, y me atrevo a decir que es mejor la gaseosa con azúcar, pero no la tomes en reemplazo del agua o bebidas que sí pueden aportarte nutrientes y beneficios como el té verde, jugos de frutas naturales o hasta café recién pasado”.

En Colombia, el ministro de salud, Alejandro Gaviria, ha reiterado en varias ocasiones la necesidad de crear impuestos para las bebidas azucaradas y gaseosas, con el fin de reducir su excesiva ingesta mejorando la salud del consumidor y proveer de nuevos dineros a la salud en el área de promoción y prevención.

La propuesta dada a conocer a mediados del 2015 sigue generando controversia y reacciones entre empresarios y consumidores, entre ellos, la ofensiva mediática de la Cámara de la Industria de Bebidas de la Asociación Nacional de Industriales Colombianos (ANDI) que creó un sitio web con el propósito de aclarar los mitos que giran con respecto a las bebidas.

La presión económica ejercida por el sector empresarial que influye, de manera directa e indirecta, en los movimientos políticos y gubernamentales, hace que las medidas de carácter tributario para reducir el consumo de gaseosas no se transformen en una realidad. Por tal motivo, la reducción de las bebidas azucaradas en el menú familiar y sus efectos en la salud aun hacen parte de la decisión personal del consumidor.

La recomendación: cuidar el cuerpo y fijarse bien en las bebidas que toma. No olvide esta recomendación bíblica en 1 Corintios 3:16 -17 ¿No saben que ustedes son templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ustedes? Si alguno destruye el templo de Dios, él mismo será destruido por Dios; porque el templo de Dios es sagrado, y ustedes son ese templo.

Ed. 68 gaseosas

Visto 1470 veces

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia