Jueves, 10 Septiembre 2015 22:55

“Dios y fútbol, una mezcla perfecta” Darwin Andrade

Este chocoano con alma de costeño, pasó de jugar en las canchas de su colegio en Montería a las canchas del Standard de Lieja, en Bélgica, y hacer parte de la Selección Colombia de mayores ¿Su fórmula? Mezclar bien sus creencias en Dios, la pasión por el fútbol con la disciplina y el esfuerzo. Hechos&Crónicas habló con él sobre su vida en Europa, su carrera futbolística, su infancia y los momentos más duros que ha vivido.

Hechos&Crónicas: ¿Quién es Darwin Andrade?

Darwin Andrade: Es un pelao sencillo y con muchas ganas de seguir luchando por sus sueños. Soy muy alegre y me gusta compartir mucho con mi familia y amigos de infancia.

H&C: Usted nació en Chocó, ¿por qué terminó en Montería?

D.A.: Por el trabajo de mis padres. Mi madre es profesora y mi padre expolicía, casualmente a los dos se le da la oportunidad de trabajo en Córdoba, en Tierralta, donde comienza mi vida.

H&C: ¿Quiénes son sus padres? ¿Cómo fue su infancia? ¿Cuál fue su juguete favorito?

D.A.: Después de Dios, mis padres son lo más importante en mi vida. Desde niño soñaba con jugar fútbol profesional y nunca me dijeron que no, siempre trato de brindarles lo mejor a ellos. Mi infancia fue bella en medio de problemas de orden público en Córdoba, en ese entonces, paramilitares y guerrilla. Los vecinos me recuerdan por los vidrios que rompía de sus casas por los balonazos. (risas). Siempre pedía balones de fútbol como regalo de Navidad.

H&C: ¿Cuándo y cómo se dio cuenta que el fútbol era lo suyo?

D.A.: Yo era de los que a veces jugaba solo y narraba los partidos (risas). Siempre tenía esa imagen jugando en los mejores estadios del mundo y cuando llegué a Montería y empecé en la escuela de fútbol “Rey Pelé”, tomé el fútbol con un poco más de seriedad, hasta que llegué a formarme en Medellín en la escuela de fútbol Alexis García. Cuando sales de casa, ahí es donde te das cuenta cómo es la vida de un deportista, lejos de tu familia.

H&C: ¿Qué pasó en la escuela rey Pelé?

D.A.: Aprendí a ser persona y luego un buen deportista, los mejores momentos de mi infancia futbolística fueron allí. Tuve grandes profesores y amigos que soñábamos con ser profesionales algún día.

H&C: ¿Cómo un jugador del colegio en Montería llega a un equipo de Bélgica?

D.A.: Nada es imposible y para nadie es un secreto que el fútbol como otros deportes en Córdoba no era muy apoyado como para pensar en ser profesionales. Yo me fui por mi cuenta, me fui solo en busca de ese gran sueño, día a día todos los obstáculos que se presentaban me hacían madurar, nunca despegarme de Dios. Ahora es un sueño jugar en Europa, ya que todo ha sido con mucha dedicación y disciplina.

H&C: Háblenos un poco de su carrera futbolística ¿Cómo fueron sus inicios y por qué se fue del país para Turquía?

D.A.: Empecé en Tierralta, luego llegué a Montería y me formé en rey Pelé y en el Colegio la Salle, allí hice todo el proceso de juegos intercolegiados y campeonatos departamentales con mi escuela. Viajé a Medellín a la Escuela de Alexis García donde duré dos años en inferiores y posteriormente se me abrió la puerta para ir a La Equidad donde estuve cuatro años maravillosos. Más adelante salió la oportunidad de Europa.

H&C: ¿Qué anécdota recuerda de su pasó por el fútbol colombiano?

D.A.: (Risas) nunca olvido que cuando debuté en Copa Colombia me expulsaron, quizás la misma ansiedad y las ganas que tenía de hacer todo bien, me jugaron una mala pasada. Terminé con doble amarilla y afuera.

H&C: ¿Por qué decidió ir a Hungría y al fútbol Belga?

D.A.: En Hungría por cuestión del permiso de trabajo y mi transferencia internacional no pude jugar mucho. En el Standard de Lieja necesitaban un lateral izquierdo en su momento y me daban la oportunidad de venir a prueba como un desconocido prácticamente, fue muy duro la verdad, pero tenía mucha fe que mi momento llegaría.

H&C: ¿Cómo ha sido la relación con los hinchas del Standard de Lieja?

D.A.: Muy buena. Llegué como un desconocido y nada fue fácil, debía remar duro para ganarme el respeto de todos. Gracias a Dios cuando me tocó jugar hice todo muy bien y he venido haciendo mi lugar con humildad.

H&C: ¿Qué otras pasiones lo mueven?

D.A.: Veo mucho NBA y practiqué béisbol. En la música me mueve la salsa pues me crie con ella y cuando estoy solo escucho música que me hace recordar mi origen y mi tierra.

H&C: ¿Cómo fue su encuentro con Dios?

D.A.: Desde niño me enseñaron a ser temeroso de Dios y cuando crecí tenía una amiga cristiana en mi colegio y desde ahí empecé ese proceso de conocer mucho más de Dios. Cuando mi madre y mi hermana empezaron a contarme todo lo maravilloso que Dios había hecho por sus vidas, quise de corazón ir a Casa sobre la Roca donde ellas se congregan y estoy muy feliz de verlas felices y en una gran Iglesia.

H&C: ¿Cómo es la relación entre su pasión por el fútbol con sus creencias en Dios?

D.A.: Es una mezcla perfecta si la llevamos bien. Gracias a Dios siempre ha puesto ángeles en mi camino y acá en Bélgica la temporada pasada tenía dos compañeros cristianos y asistía siempre con ellos a una iglesia local. Es bonito ver cómo cada día más deportistas buscan a Dios.

H&C: ¿Cómo aprende más de la Biblia en Bélgica? ¿Escucha prédicas por internet?

D.A.: Sigo por internet los devocionales y la música. Cuando estuve en la Selección tuve la dicha de compartir con Jackson Martínez, también cristiano, quien me ha enseñado muchísimo y predica muy bien la Palabra.

H&C: ¿Cuál ha sido la situación donde ha visto la mano de Dios?

D.A.: En 2009 tuve una lesión de rodilla y muchos pensaban que no volvería a jugar como antes pero entregué mis sueños y mi salud en manos de Dios y ese año salimos campeones de la Liga Antioqueña y fui a La Equidad. Dios me ha brindado muchísimas cosas maravillosas, todo lo he puesto en sus manos, con disciplina y mi trabajo se ha manifestado su misericordia. Solo queda darle la gloria y la honra a Dios por todo.

H&C: El momento más triste de su vida ¿cómo lo superó?

D.A.: Dios y mi familia han sido mi gran apoyo, como todo deportista se viven momentos malos y ahí es donde tu mentalidad debe ser muy positiva y fuerte para salir de los baches. La fe y estar siempre con el apoyo de mi familia es lo que me hace trabajar más fuerte por mis metas.

H&C: ¿Qué pensó al conocer que haría parte de la Selección Colombia de Mayores?

D.A.: Me salieron lágrimas de felicidad. Era ver gran parte de mi sueño hecho realidad.

H&C: ¿Cuáles son sus planes a futuro?

D.A.: Lograr una excelente temporada. Dios abrirá puertas para mi vida y sería bello un título acá en Bélgica. Ahora tengo trabajar fuerte y que Dios me dé la dicha de hacer parte de las eliminatorias, que es algo que también he soñado.

H&C: ¿Qué le falta por cumplir?

D.A. Un Mundial y jugar en una de las ligas top de Europa, pero la Selección es lo máximo.

H&C: Después de tanto tiempo de esfuerzos y carrera ¿Hay alguna persona a la que quiera darle las gracias?

D.A.: A Dios primero que todo, mi familia y en el fútbol, uno tiene muchos entrenadores y personas fuera de ella que me ayudaron muchísimo, si digo nombres no me alcanza el día (Risas) pero siempre trato de agradecerles a todos por cada una de las enseñanzas que tuvieron conmigo.

H&C: Finalmente que mensaje quiere enviar un mensajes para todos sus hinchas y lectores de la Revista Hechos & Crónicas…

D.A.: Con Dios todo es posible, los sueños se cumplen así como te esfuerces y los trabajes. Dios premia la constancia y la disciplina, ser siempre agradecido con las personas que te han ayudado y ser felices… Alegría, alegría, siempre.

Por: David Bernal

Foto: Cortesía R. Absolonne - Standard de Lieja

Visto 1912 veces

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia