Miércoles, 28 Octubre 2015 23:57

20 errores frecuentes de una mamá primeriza

Todas las madres cometen errores, especialmente las primerizas. Pero conocer los más frecuentes puede ayudar a las madres primerizas a evitar algunos contratiempos. Si eres madre primeriza es probable que estés cometiendo o hayas cometido más de uno de los siguientes errores. No te preocupes, no eres una madre descuidada, al parecer, solo eres una madre asustada e inexperta preocupada por su bebé. Rectificar es de sabios y nunca es tarde para hacerlo.

1- Presa del pánico ante cualquier cosa: Muchas madres exageran su reacción con los vómitos o regurgitación del bebé. Ante esto, el bebé percibe la ansiedad de su madre y puede ponerse más nervioso y agitado. También es normal que una madre primeriza acuda a urgencias porque el bebé tiene unas décimas de fiebre o por una deposición más líquida de lo normal. El personal médico explicará cuándo se trata de una urgencia y qué hacer cuando hay síntomas leves que se pueden tratar en casa.

2- Despertar al bebé para que coma: Los bebés se despiertan cuando tienen hambre y, por lo general, no es necesario interrumpir su sueño. Los pediatras recomiendan que los bebés se alimenten cada tres horas, lo cual no significa que debas despertarlos de su plácido sueño para alimentarlos si duermen un poco más.

3- Descuidar la higiene bucal del bebé: Estarás pensando, ¿pero si no tiene dientes? La higiene bucal debe cuidarse desde cuando son bebés. Para ello, se utilizará una gasa húmeda para limpiar las encías y un cepillo de dientes a partir del primer año de edad.

4- Cuidar la pareja: Es normal que una madre primeriza sienta que debe pasar cada minuto con su bebé, pero es necesario dedicarle tiempo a la pareja siempre que pueda. Cuando los ingresos del hogar lo permitan, podrían contratar una niñera o pedir ayuda a una familiar una vez a la semana o cada 15 días. La pareja debe y puede realizar actividades de ocio juntos y tener momentos de intimidad.

5- Comparar al bebé con otros: Mi bebé se alimenta cada tres horas, duerme toda la noche, ha subido mucho peso… No se debe comparar a un bebé con otro. Cada bebé se desarrolla a su ritmo y siempre que estén en un rango que se considere normal, no hay por qué preocuparse. En los controles médicos, el pediatra se encargará de verificar que el bebé se desarrolla normalmente.

6- No dormir la siesta: No aprovechar las horas de sueño del bebé para dormir una pequeña siesta. Estas prefieren adelantar tareas del hogar o trabajos pendientes, pero en pocas semanas la mayoría estarán agotadas. Se estima que las madres primerizas pierden entre 400 y 750 horas de sueño durante el primer año del bebé.

7- Esterilizar todo hasta cuando el bebé cumpla un año: Se recomienda esterilizar lo que toca el bebé durante los tres primeros meses, después debes preocuparte por mantener estos objetos limpios. Se debe intentar que los objetos del bebé estén bien limpios como para entrar en contacto con un número determinado de bacterias que le ayuden a desarrollar sus propias defensas, pero no las suficientes como para que le provoquen una infección. En el caso de bebés prematuros, es recomendable extremar la higiene pues sus defensas son más bajas y una infección puede causar situaciones delicadas.

8- Bañar al bebé todos los días: Los pediatras aconsejan bañar a los bebés entre dos y tres veces por semana, sobre todo aquellos con dermatitis atópica. La capa que protege la piel se ve alterada con el baño y puede empeorar los síntomas de la dermatitis. Diariamente sí se debe asear bien la zona del pañal y lavar las manos del bebé.

9- Cortar el pelo para que crezca más fuerte: El hecho de que crecerá más fuerte es un mito ya que el pelo nuevo será igual. Además, si es muy pequeño puede perder calor. La textura, color y tipo de pelo no será definitivo hasta que tenga un año de edad y vendrá determinado por su herencia genética.

10- Silencio absoluto cuando el bebé duerme: Alrededor del mes y medio los patrones de sueño empiezan a relacionar los ciclos de luz-oscuridad y el bebé está más predispuesto a dormir más tiempo durante la noche. Para que los ciclos se consoliden, el bebé debe percibir la luz del sol y los ruidos de la casa cuando duerme de día. De lo contrario solo se conseguirá que se despierte con un mínimo ruido. Es importante que duerma en un entorno relajado, ventilado y con una luz tenue.

11- Dejarle llorar: La teoría de dejarle llorar hasta que se canse no tiene fundamento alguno. Cuando el bebé llora es porque necesita algo, por eso, hay que acudir a él, calmarlo y atender sus necesidades. El llanto es su manera de comunicarse.

12- Abrigar demasiado al bebe: Los bebés necesitan más abrigo que los adultos, pero no demasiado. Cuando las manos y los pies están fríos o un poco morados, es necesario abrigarlo más. En cambio, si el bebé está sudando por el cuello y la cabeza, se le debe desabrigar quitando alguna ropa. El exceso de calor se ha relacionado con el síndrome de muerte súbita y con el riesgo de asfixia.

13- Cambiarlo de pecho antes de que termine: El bebé debe terminar con un pecho antes de pasar al otro. Es importante que vacíe bien el pecho, ya que la leche final es más grasa y por tanto, alimenta más. Además, vaciar bien el pecho también ayudará a prevenir la mastitis. Por eso, si un pecho no se vacía bien en una toma, se debe empezar por ese en la siguiente toma. Para establecer una lactancia adecuada debe mamar y vaciar ambos pechos.

14- Hacer caso solo a los consejos de la abuela: Los consejos de la abuela y/o de otras madres, pueden servir de ayuda. Sin embargo, la opinión que debe primar es la del pediatra. Los tiempos cambian y algunas cosas que se hacían hace 20 o 30 años, hoy no se recomiendan. Antes de poner en práctica los consejos, se debe consultar con el pediatra del bebé.

15- Dudar de la propia intuición: La mujer está capacitada por naturaleza para cuidar al bebé. A menudo el bebé no puede expresar sus necesidades y la intuición materna es vital para su supervivencia. Cuando una mujer se convierte en madre, sus sentidos se agudizan, el sueño se vuelve más ligero y su cuerpo es más resistente a la fatiga y al dolor.

16- Eliminar al padre de las rutinas del bebé: El hombre debe involucrarse en el cuidado y las rutinas del bebé desde el primer momento. Algunas mujeres no confían en sus parejas cuando estas les cambian el pañal o bañan al bebé. Pero si no dejan que el padre realice estas tareas, nunca aprenderá a hacerlo.

17- No dejar que nadie toque al bebé: No hay ningún riesgo de que familiares y amigos toquen al bebé o quieran tomarlo en brazos. Pero si una persona está enferma, no debe tocar al bebé con el fin de evitar contagios.

18- Aislarse en casa: Con la creencia de que de esta manera el bebé no enfermará. Esto no es cierto, el bebé necesita desarrollar anticuerpos. Si está en una “burbuja”, cuando esté en contacto con cualquier bacteria podrá enfermar. Hay que salir y dar paseos desde que el pediatra lo aconseje. Además, las mujeres que se aíslan, son más propensas a desarrollar depresión postparto.

19- Comprar de todo relacionado con el bebé: Un error muy frecuente en las madres primerizas es comprar todo lo que “creen” que les puede hacer falta y más. Algunas de las cosas que se compran no se utilizarán jamás, es preferible comprar lo indispensable y ahorrar dinero para cuando realmente se necesite.

20- Hacerse la fuerte: La llegada de un bebé cambia la vida. Necesitan de mucha atención, esfuerzo físico, mental y emocional. Es normal que las madres, no solo primerizas, tengan días en los que parece que el mundo se les viene encima. Sé sincera: estás cansada y necesitas un respiro. Ser madre no significa que tengas que ser una supermujer. Habla con alguien y cuéntale como te sientes. No te hagas la fuerte y llora si lo necesitas, eso no te hará mala madre.

Por María José Madarnás. Editora de la web Maternidad Fácil.

Foto: 123RF

Visto 2062 veces

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia