Martes, 28 Marzo 2017 22:32

Enséñale a ser mujer

Recientemente me convertí en madre de una bebé. Ya tenía un niño de cuatro años, así que estaba acostumbrada a sus juegos y atuendos masculinos. Tener una niña me devolvió a las muñecas, vestidos y al estereotipo femenino. Me abrió los ojos a lo que significa feminidad.

Mientras ordenaba su cuarto, pensé en lo que definitivamente no quiero para ella: que sea como muchas niñas que desde pequeñas andan maquilladas, con tacones, uñas hechas y cejas depiladas. Prefiero que antes de ser mujer, disfrute su etapa de niña.

La sociedad nos bombardea con imágenes sexualizadas todo el tiempo. Se rinde un inexplicable culto al cuerpo que obliga a hombres y mujeres a cumplir con ciertos estereotipos de belleza. La hipersexualización infantil tiene relación con el papel de la mujer como objeto sexual, y la edad en que las niñas se convierten en ello, que adoptan roles y comportamientos estereotipados que no corresponden a su etapa.

En 2001, un informe denominado Bailey, definió la hipersexualización infantil como “la sexualización de las expresiones, posturas o códigos de vestir considerados como demasiado precoces”. Los niños y, sobre todo, las niñas, son utilizadas y sexualizadas de un modo excesivamente precoz, innatural e insano para su desarrollo, como medio para vender a los adultos y a ellas mismas diversos productos, desde muñecas, juguetes, comidas, videojuegos, ropa, hasta carros, joyas y casas. Muchos padres somos conscientes de esto, pero francamente no sabemos qué hacer.

“Es normal que ante este bombardeo, las niñas que aún no disponen de sentido crítico, adopten este rol de mujer, como el ideal. Aprenden que si se visten de tal modo, si actúan de tal manera, van a recibir la aprobación social y van a lograr el éxito social. De esta manera las niñas construyen su identidad personal y autoestima basándose en su imagen, ya que les están transmitiendo que la imagen es lo que les aporta valor. Se desarrollan mujeres frágiles, vulnerables y sin autoestima, en constante batalla consigo mismas, por no poder alcanzar los objetivos que la sociedad les impone”, asegura el informe.

Las niñas se ven hermosas en trajes que más parecen de mini mujer que de niña. Ellas, en la búsqueda natural de su identidad, prefieren parecer grandes y sofisticadas, pero esto simplemente les está robando la infancia. Las niñas se saltan etapas fundamentales perdiéndose experiencias imprescindibles que favorecen su desarrollo afectivo, sexual y social sano y terminan asumiendo con naturalidad su condición como objetos sexuales. Además, desarrollan baja autoestima y conceptos errados de su imagen personal, lo que les impide cultivarse como deben en el resto de ámbitos que componen su identidad. Pero lo más peligroso es que desde temprana edad entran en la mira de los hombres, abriendo la puerta a peligros como violaciones o inicio temprano de relaciones sexuales.

¿Qué hacer para evitar la hipersexualización en nuestras hijas?

El portal Bbmundo recomienda lo siguiente: “Cuida la inocencia y la etapa en la que tu hija se encuentra. Vigila los programas que ven y sé firme en los límites. Si no es apropiado, no puede verlo. También cuida su vestimenta. Recuerda que es una niña, no una versión pequeñita de mujer. Permite el juego de identificación de género, pero no lo impongas o lo permitas como una forma de vida de la pequeña. Ejemplo: Jugamos a vestirnos y pintarnos como mamá. Es sólo un juego, no es para que se vista así o que lo haga todos los días. “Cuando crezcas podrás maquillar tu cara”.

Además, enséñale el verdadero valor de una mujer y que no debe ser enmarcada dentro de un estereotipo, cada uno tenemos nuestra inteligencia, cuerpo y personalidad y todas son igual de buenas y válidas. Hazle comprender que cada persona es única y que la belleza reside en la individualidad y en la actitud. Enséñale con el ejemplo cómo ser la mujer descrita en Proverbios 31. Y sobre todo, enséñale a verse con los ojos con los que Dios la ve: …Porque te amo y eres ante mis ojos precioso y digno de honra. Isaías 43:4.

Fuentes de la hipersexualización

Medios de comunicación: en publicidad cada vez es más frecuente ver niñas posando y actuando como adultas, mini modelos. Los programas infantiles en los que los personajes están hipermaquillados, concursos de belleza y hasta videos tutoriales sugerentes.

Moda: la industria promociona ropa inapropiada para las pequeñas (minifaldas, tops e incluso lencería o tacones). Además, los salones de belleza permiten que las pequeñas se comporten como adultas y pidan tratamientos, cortes y manicure de súper modelos. Incluso pueden hacer fiestas de cumpleaños con ese tema.

Por: María Isabel Jaramillo | @MaiaJaramillo

Foto: 123rf

Visto 1369 veces

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Noticias recientes

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia