Lunes, 19 Septiembre 2016 23:01

10 tips para resolver conflictos laborales

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

En cualquier organización o entidad donde se encuentre y sin importar su cargo, usted tendrá que enfrentarse a conflictos que surgen sin remedio y que pueden amenazar la paz y tranquilidad de su equipo de trabajo. Hechos&Crónicas trae una serie de consejos para salir airoso de ellos.

1- Sea específico

Cuando formule una queja, sea claro y conciso. Si tiene algún problema con un compañero de trabajo, vaya directo a lo que le molesta. Evite chismes o hablar con otros compañeros de la persona en conflicto.

2- No lo tome personal

Los conflictos suelen suceder por cuestiones laborales más que por asuntos personales. No vea el problema como “usted versus los otros”, más bien como “nosotros versus el problema”.

3- Sea abierto y escuche

Pueden existir circunstancias que molesten a sus compañeros de trabajo. Si escucha sus observaciones, podrá tener la oportunidad de crecer personalmente y corregir sus conductas.

4- No vaya directo a su superior

Al hacer esto da la impresión de ser una persona incapaz de resolver los problemas con sus compañeros de trabajo. Intente hablar con la persona en privado y resolver los conflictos.

5- No solo es usted

Recuerde que sus compañeros de trabajo pueden tener buenos y malos días. Si siente que uno de sus compañeros no se encuentra de buen ánimo, recuerde que usted también ha tenido esos momentos. No todos los días son perfectos.

6- Evite los ataques personales

Jamás insulte al otro. Piense del modo que lo hace un político que quiere conseguir votos. Si los ataca o cuestiona su inteligencia mediante ofensas, jamás se adherirán a su causa. Para conseguir simpatizantes necesita generar respeto y eso se gana, no se exige.

7- Aprende a ceder

No importa quién tenga la razón. Si ambas partes no creyeran estar en lo cierto, el conflicto no se habría producido. Es verdad que muchos solo se enfrentan con usted porque pueden hacerlo; sin embargo, usted debe saber que no podrá ganar siempre. En ocasiones, si quiere alcanzar un acuerdo, deberá ceder. No necesariamente debe haber un perdedor, pero a veces tendrá que tragar su orgullo y ceder para que los demás puedan ganar una discusión.

8- Desvincúlese del resultado

Sin importar qué tan bien haya argumentado su causa, siempre existe la posibilidad de perder. En ocasiones tendrá que aceptar el fracaso y alejarse. Una buena manera de resolver un altercado sin tener que admitir la derrota es aceptar las diferencias. Esto significa aprender a vivir con las diferencias, dejando el resentimiento de lado.

9- Cuando se haya terminado, olvídelo

Es importante no tomar los altercados demasiado a pecho. Lo que no nos mata, nos fortalece. Saque el aprendizaje necesario para no tener que repetirlo, pero déjelo ir. No guarde rencores ni amarguras en su corazón y si se sintió ofendido, perdone.

10- Marque la dirección

Sin importar las actitudes de sus compañeros, jefes, superiores o subalternos, su deber como hijo de Dios es ser luz y marcar la diferencia. No importa qué tan conflictivos o incompatibles sean… usted siempre debe ser amable, tener una sonrisa y una buena actitud, pero sobre todo, debe ser respetuoso, proactivo y sobresalir por la calidad de su trabajo. Finalmente, lo que buscan su organización y sus compañeros es alcanzar la misma meta.

El pastor de Casa Sobre la Roca Sabana Norte, Mario Andrés Santa, en su libro ‘Me cansé de equivocarme’ lo describe de la siguiente manera:

“Todos somos imperfectos y esos defectos van a molestar a quienes están junto a mí. Además, no todos hacemos las labores de la misma manera. Por ello necesitamos tolerancia. Esto nos permite no centrarnos en los defectos o en lo que nos molesta, sino valorar los aspectos positivos. Aunque parezca mentira, los miembros del equipo se hieren a sí mismos. Como alguien dijo: la iglesia es el único ejército que se destruye así mismo. Las personas cercanas son las que más nos hieren y además, las que más nos duelen.

Perdonar es una decisión, no un sentimiento. Es decidir, no tomar venganza. Es no hablar de nuevo del tema. No es fácil, pero es lo único que restaura realmente las relaciones. Se requiere humildad para reconocer los errores y cambiar. Todos tenemos la capacidad de seguir creciendo, pero para ello se requiere eliminar las prevenciones. La clave es tener conversaciones maduras en las que quien escucha no está prevenido, sino abierto a las críticas edificantes y quien habla, no critica, cuida los gestos y busca la edificación del grupo. Donde hay unidad, Dios concede bendición y vida eterna”.

Por lo tanto, como escogidos de Dios, santos y amados, revístanse de afecto entrañable y de bondad, humildad, amabilidad y paciencia, de modo que se toleren unos a otros y se perdonen si alguno tiene queja contra otro. Así como el Señor los perdonó, perdonen también ustedes. Colosenses 3:12-13

Visto 874 veces

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Noticias recientes

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia