Martes, 16 Agosto 2016 17:48

¿Cómo hacer nuevos amigos?

La Biblia habla de los amigos como una necesidad del ser humano para sobrevivir a la adversidad y para alegrar sus días. En todo tiempo ama el amigo; para ayudar en la adversidad nació el hermano. Proverbios 17:17.

Sin embargo, lo que antes era literalmente un juego de niños, al llegar a la adultez se convierte en todo un reto. Conocer personas y lograr empatía fuera de los lugares tradicionales es toda una aventura.

Los amigos no existen

Durante mi infancia, mis papás me inculcaron la unión familiar. “Me decían: lo único que uno tiene en la vida es a la familia. No se puede confiar en nadie, los amigos de verdad no existen”. Aunque en general no tuve problemas para socializar durante mi infancia, al llegar a la edad adulta esa sentencia de mis papás aún rondaba mi cabeza. Un día me di cuenta que aunque tengo algunos buenos amigos, realmente no son muchos y no me vendría mal socializar con más personas que compartan intereses similares.

La adolescencia, etapa en la que podía culpar a mis papás, quedó atrás y lo que ocurra con mi vida es enteramente mi responsabilidad. Sin embargo, a la hora de intentar involucrarme en nuevas relaciones de amistad me encontré con una serie de inconvenientes con los que no contaba. Hacer nuevos amigos se ha convertido en todo un reto para los jóvenes adultos. Muchas personas se sienten de la misma forma, por lo que prefieren simplemente no socializar con nuevos individuos.

¿Por qué nos cuesta tanto hacer amigos?

Una investigación de Samanta Mali, publicada por la revista iMujer, revela algunas de las razones más comunes por las que a los jóvenes adultos nos cuesta hacer nuevos amigos, Hechos&Crónicas las analiza:

Ya tenemos amigos

Las buenas amistades tienden a establecerse en la juventud. Muchos jóvenes tenemos grandes amigos en el momento de convertirnos en adultos, así que parece que no necesitamos nuevas personas en nuestras vidas. Cosa que por supuesto, no es cierta.

Parece que coquetean

Cuando nos acercamos a una nueva persona con deseos de entablar una amistad, ciertas actitudes de parte y parte pueden confundirse con coqueteo y prestarse para malentendidos. Es por esto que muchas veces preferimos mantenernos al margen cuando se trata de una persona del sexo opuesto, en especial si tenemos pareja, ya que puede ser incómodo, aunque se trate de un sencillo cruce de palabras.

Estamos muy ocupados

El estudio, el trabajo, los hijos, la pareja, la iglesia, etc. Un adulto joven en la actualidad tiene tantas cosas por hacer que realmente cuenta con muy poco tiempo para dedicar a sus amigos.

Tenemos prioridades diferentes

En los tiempos de nuestros padres, la mayoría de las personas tenía un modo de vida muy similar: desde los 20 años muchos ya estaban casados y tenían hijos, y las mujeres se dedicaban únicamente a la casa.

Pero hoy, las vidas son muy distintas: a los 30 podemos estar casados con o sin hijos, tener un empleo, ser separados o solteros, etc. Así que encontrar personas con la misma dinámica de vida y mismas prioridades, es muy difícil.

La competencia

¿Cuándo cambió el concepto de amistad? Sí, ese que implicaba contar con una persona para pasar buenos ratos y apoyarse en los malos. Muchas de las amistades que hacemos en la actualidad no son más que relaciones superficiales, donde la competencia por ver quién ha logrado más cosas está por todos lados.

Somos más exigentes

También pasa que con la edad y las vivencias nos volvemos más exigentes. Quizá cuando éramos niños bastaba con que esa personita nos prestara su muñeca para considerarla la mejor amiga del mundo, pero después de cierta edad, nos volvemos más desconfiados y necesitamos mucho más del otro para entregar nuestra amistad.

¿Caso imposible?

¡No! Definitivamente no es imposible hacer nuevos amigos, simplemente se necesita ser uno mismo, respetuoso y sincero para conectarse con cualquier persona, y claro, contar con la gracia de Dios. Hechos&Crónicas trae algunos tips para aquellos a quienes cuesta socializar.

• Ore. Igual que en todas las situaciones de la vida, la última palabra la tiene Dios. Si usted se siente solo o sencillamente quiere adquirir nuevas amistades, póngalo en manos de Dios. Él le presentará en su camino a la gente que usted necesita para crecer. Pídale que sus nuevas amistades sirvan para un desarrollo mutuo.

• Busque bien. Igual que a la hora de encontrar pareja, es clave aprender dónde buscar. Si quiere tener un amigo espiritual, probablemente no lo encontrará en un bar. Puede buscar grupos de acuerdo a sus necesidades o a su situación actual en su iglesia. Por ejemplo, si es casado, puede socializar con parejas casadas para compartir esa amistad. Recuerde Proverbios 13:20: El que con sabios anda, sabio se vuelve; el que con necios se junta, saldrá mal parado.

• Sonría. El simple acto de sonreír hace que el cerebro libere neurotransmisores que lo hacen sentir bien, como lo es la dopamina, endorfina y serotonina. Un estudio de la Universidad de Uppsala en Suecia encontró que las expresiones faciales son inconscientemente imitadas. Esto quiere decir que si le sonríe a alguien, muy probablemente la persona de enfrente lo haga también. La mejor manera de hacer una primera impresión positiva es una sonrisa.

• Pregunte. Al hacer una pregunta a alguien estamos ganando dos puntos. El primero es darle al otro la habilidad de hablar sobre su tema favorito: él. El segundo, es que el hecho de preguntar nos da la habilidad de escuchar y saber las cosas que tenemos en común y de esta manera crear una conexión.

• Haga cumplidos. Encuentre algo que pueda halagar de inmediato. Todos amamos ser halagados. Simplemente, fíjese de no sonar falso o que sus cumplidos no se malinterpreten como coqueteo.

• Dele tiempo. La primera impresión es clave, pero las verdaderas relaciones de amistad se construyen con el tiempo.

Recuerde que nadie es perfecto y que un amigo, por más sincero o mejor voluntad que tenga, siempre tendrá defectos, pero Dios creó las relaciones de amistad para pulir nuestro carácter, así que disfrute la bendición de tener buenos amigos. El hierro se afila con el hierro, y el hombre en el trato con el hombre. Proverbios 27:17.

Datos sobre la amistad

15 amigos tiene un colombiano promedio. De ellos, cuatro son verdaderos y dos harían cualquier cosa por él. Los demás son básicamente personas con las cuales se comparten intereses como el trabajo.

8 años es el tiempo que se estima que debe superar una amistad para considerar que no va a terminar.

97% de los encuestados se comunica por Facebook con sus amigos. Otro 91% lo hace a través de WhatsApp. Ambos medios son utilizados simultáneamente.

70% de las personas encuestadas señala que la actividad que más realizan con los amigos es salir a comer, seguida de ir de rumba y hacer deporte.

9 secretos en promedio, conoce un colombiano sobre sus amigos.

Datos tomados del estudio sobre la amistad realizado por Fenalco en Bogotá, Barranquilla, Bucaramanga, Cali y Medellín.

Visto 1382 veces

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia