Jueves, 22 Junio 2017 21:21

Adicciones que no son drogas

Entendemos como adicción sin sustancia o social, aquella situación en la que una persona presenta pérdida de control sobre la conducta, fuerte dependencia psicológica, pérdida del interés por actividades gratificantes y que interfiere gravemente en la vida del afectado.

Esta es la definición de adicción sin sustancia ofrecida por el Centro de Psicoterapia Vínculo en Madrid, España. Según este centro, el tipo de personas que sufre de este tipo de adicciones suelen ser o se caracterizan por tener baja autoestima, necesidad de gratificación inmediata y de relaciones nuevas, poseen baja tolerancia a la frustración, descontrol de impulsos y agresividad, tiene dificultades para afrontar conflictos, tienden a evitar situaciones críticas, se les dificulta pedir ayuda y se les dificulta adaptarse a su vida y responsabilidades académicas.

Más allá de lo que pueda parecer hay situaciones y prácticas cotidianas que se pueden volver una adicción que genere algunos problemas en su vida personal, familiar, de salud o emocional. La Biblia no habla directamente sobre el tema, sin embargo en diferentes pasajes de la Sagradas Escrituras ofrece un claro panorama en lo que debe enfocarse la vida diaria.

En 1 Corintios 10:23 dice «Todo está permitido», pero no todo es provechoso. «Todo está permitido», pero no todo es constructivo. Que nadie busque sus propios intereses sino los del prójimo. Igualmente, el libro de Proverbios señala Pon la mirada en lo que tienes delante; fija la vista en lo que está frente a ti. Endereza las sendas por donde andas; allana todos tus caminos. No te desvíes ni a diestra ni a siniestra; apártate de la maldad. Proverbios 4:25-27.

Adicción a la tecnología

En la era del siglo XXI donde la tecnología ha tenido su boom, también ha generado diversos problemas algunos con finales mortales para sus usuarios. Celulares, computadores, ipods, cámaras, etc, han generado una cultura de adicción que incluso no deja dormir.

En esta última consecuencia, hay cientos de casos donde la adicción a los videojuegos ha llevado a los gamers o jugadores a tener graves e incluso consecuencias mortales por estar días enteros conectados a sus consolas de juego.

La necesidad de estar escuchando música, de actualizar estados, tomar fotografías para guardar o montar en las redes sociales, jugar videojuegos o simplemente la necesidad de estar conectados a internet, hace que los patrones y hábitos de vida cambien de forma drástica.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) “Una de cada cuatro personas sufre algún trastorno de conducta relacionado con adicciones sin sustancias”. Esta adicción afecta a millones de personas en el mundo gracias al avance acelerado de la tecnología y a la aparición cada vez más temprana de tecnologías y equipos con mayores avances y capacidades.

Adicción al cuerpo y a la comida

Según la organización European Food Information Council (Eufic) esta “se caracteriza por el consumo compulsivo e incontrolado de un alimento y la existencia de síntomas del síndrome de abstinencia (como ansiedad e irritabilidad) cuando se impide el acceso a dicha alimento.

Cifras de la OMS señalan que al 2014 el 39% de las personas mayores de 18 años tenían sobrepeso, y el 13% eran obesas. Organizaciones que tratan con esta adicción estiman que en 2008 alrededor de un 4% de la población mundial era adicta a la comida y según el Centro Vínculo de 10 afectados, nueve son mujeres.

Debido a la falta de control en la alimentación y nutrición, así como el fácil acceso a los alimentos basura, esta adicción puede ser causante de otro tipo de trastornos alimenticios como la vigorexia (adicción a la actividad física), ortorexia (obsesión por la comida sana), entre otros relacionados con el cuidado del cuerpo.

Adicción al juego

“Los adictos al juego patológico son sujetos que, vistos en una economía de mercado, buscaron en primer lugar la diversión, pero es una diversión que se desfasa muy fácilmente por la pérdida del control y “por el incentivo que tienen a alimentar creencias irracionales sobre los aparatos de juego, el control de la suerte, la recuperación de dinero perdido, los amuletos, las supersticiones y un montón de cosas que hacen que los seres humanos vivamos en un mundo irreal, de negación de la realidad”, señala César Pérez Arboleda en el artículo ‘Un chance para prevenir la ludopatía’, que recoge parte de la investigación de Yaromir Muñoz Molina, psicólogo de la Universidad de Antioquia e investigador de la Escuela de Administración de la Universidad Eafit.

Este último explica en sus investigaciones sobre la adicción al juego o ludopatía “esas opciones de juego legal, y sobre las que no existen muchos temores ni conocimiento en la población, pueden convertirse en obsesiones incurables fácilmente si no se toman las medidas preventivas y correctivas a tiempo, y mucho menos, si todavía no se considera la ludopatía como un problema de salud pública”.

Finalmente, cifras de la Fundación Colombiana de Juego Patológico estiman que más de 500.000 colombianos apuestan cerca de 750 millones en chance, 550 millones en loterías, 104 millones en el resto de juegos legales y unos 652 millones en juegos ilegales.

Por: David Bernal | @davidbernall

Foto: 123RF

Visto 698 veces

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia