Viernes, 04 Agosto 2017 20:09

Filofobia: miedo a enamorarte

¿Alguna vez tuviste una relación tormentosa y por eso te rehúsas al amor? ¿Crees que te dejó el tren y ya no vale la pena encontrar al amor de tu vida? ¿Conoces familiares y amigos que tuvieron problemas sentimentales y no quieres que te pase lo mismo? Que el miedo no te domine. Sin amor la vida no funciona.

Escena 1: Pepita se enamora perdidamente de Pepito. Él también se siente atraído por ella.

Escena 2: Pepito y Pepita se ennovian… al parecer todo va bien.

Escena 3: Después de unas cuantas citas, Pepito se empieza a dar cuenta de algunos defectos de Pepita y se incomoda con ello. Esto le produce ansiedad… se fastidia cada vez que la ve.

Escena 4: Un buen día, Pepita envía a Pepito un mensaje de WhatsApp para invitarlo a comer… Pepito nunca responde.

Escena 5: Pepita lo llama al otro día a su celular, y cuando él contesta, escucha con efusividad: “¡Hola mi amor!, ya casi cumplimos tres meses de novios y quiero invitarte a cenar en casa de mis papás… ¿Te parece?”. Pepito no dice ni media palabra… empieza a sudar a chorros.

Escena 6: El corazón de Pepito se acelera, no puede respirar, siente dolor de cabeza y mareo. De repente, le dice a Pepita: “¡Ya no más, no quiero nada contigo! ¡Terminamos!”. Pepito cuelga.

¿Qué sucedió? Todo parece indicar que el pobre Pepito sufre de filofobia o miedo al amor.

¿De qué se trata?

Etimológicamente, el término “filofobia” viene del griego: filos que expresa amor y phobia que significa miedo. Según el portal Fearof.net, las personas filofóbicas temen al amor romántico  o a formar lazos emocionales de cualquier tipo. Estadísticas sugieren que cerca de 250.000 personas pueden sufrir esta fobia en Estados Unidos.

Expertos en psicología aseguran que la filofobia no tiene nada que ver con el nerviosismo normal que ocurre cuando conoces a alguien que te gusta. No son simples mariposas en el estómago. Se trata de un temor intenso que pone en marcha varios mecanismos de defensa, es como si tuviera un arma para defenderse cuando se siente atacado. La persona se vale de ciertos patrones de conducta cuando siente que va a enamorarse.

Así son los filofóbicos

• Buscan los defectos de su pareja y los usan como justificación para no profundizar sus sentimientos.

• Se encaprichan con obtener relaciones inalcanzables, así disimulan enfrentarse a su problema con la intimidad. Aseguran que sí pueden amar, pero que su amor es imposible.

• Otros son pelietas empedernidos con el fin de aburrir a la otra persona y hacer termine la relación.

• Muchos se retraen cuando ven que la relación va a pasar a una etapa más sería. En algunos casos los filofóbicos dejan de visitar a su pareja, evitan sus llamadas y hasta inventan pretextos para no verse.

Filofóbica hasta los tuétanos

“Cuando estaba en bachillerato varios compañeros me cortejaban, digamos que tuve muchos novios y todo transcurría bien aunque no era nada serio; mis relaciones eran como de mentiras, duraban muy poco. Cuando entré a la universidad a estudiar psicología conocí a un profesor que me cayó bien. Con el pasar de los meses entablamos una relación muy fuerte de amistad y nos ennoviamos. Cuando llevábamos cinco meses de novios, ¡Oh sorpresa! ¡Me dijo que si me casaba con él! En vez decir “sí”, quedé muda, empecé a sudar frío, sentí miedo y salí corriendo como una loca. Él no me siguió, quedó pasmado. Por qué actué así? La razón es sencilla: mi mamá tuvo un matrimonio tormentoso, mi papá siempre me odió y pensé que si me casaba con Manuel me pasaría eso. Tengo miedo al compromiso”: cuenta Natalia a Hechos&Crónicas.

Si tengo miedo al amor ¿Qué puedo hacer?

El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor. 1 Juan 4:8.

1. Identifica tu miedo

Piensa qué es lo que te causa temor a enamorarte, ¿una relación fallida? ¿Algún antecedente familiar? ¿Un trauma de la niñez? ¿El rechazo de alguien? Cuando identifiques qué origina tu miedo, entonces comienza a trabajar en él. El miedo paraliza, y si no decides actuar ahora, puede que mañana sea demasiado tarde. Es natural tener miedo a que nos hieran, jueguen con nuestros sentimientos, o no seamos correspondidos; sin embargo, al igual que todo en la vida, uno debe arriesgar si quiere tener éxito en algo.

2. Ora

No subestimes el poder de la oración. Dios entiende por lo que estás pasando y está dispuesto a darte la paz y las fuerzas que necesitas para enfrentar este miedo. Él creó a la humanidad, y por lo tanto, comprende las aflicciones y angustias por las que pasamos. Así que, ora con frecuencia y deja todas tus preocupaciones en Sus manos.

3. Habla con alguien

Mostrar tu lado vulnerable no es algo malo. De hecho, esto hace que las personas te entiendan mejor y te ayuden. Conversa con alguien sobre tu temor a enamorarte y no te avergüences de hablar sobre el tema. Puedes buscar servicio de consejería en tu iglesia. Verás que las cargas son más ligeras si se llevan entre dos.

4. Haz nuevas amistades

No esperes que en el minuto que decidiste darle una oportunidad al amor, consigas pareja. A veces el amor llega haciendo mucho ruido, pero en ocasiones también es silencioso. Mejor dicho, puede que conozcas a tu futuro cónyuge y te enamores a primera vista, pero también puede que te des cuenta que amas a alguien después de años de ser amigos. Construye amistades sanas y conoce a diferentes tipos de personas. Esto te ayudará a perder el miedo a desarrollar sentimientos por alguien y a que se te haga más sencillo encontrar al amor de tu vida.

5. Sé abierto a nuevas posibilidades

Si esperas que la persona perfecta aparezca, entonces morirás solo. Debes aprender a ser comprensivo y aceptar que todos tenemos virtudes y defectos. No rechaces la oportunidad de conocer a alguien solo porque “no es tu tipo”. Dios es el único que sabe cuál será la persona con la que te casarás.

6. No te desesperes

El amor llegará, tal vez sea mañana, en dos años, pero lo hará. Seguro que has escuchado repetidas veces que debes ser paciente y esperar el tiempo correcto; sin embargo, esperar no es cruzarse de brazos. Tu pareja no llegará como si fuera pizza a domicilio; también debes poner de tu parte, conocer nuevas personas y desarrollar relaciones más profundas con ellos. Recuerda mantener una actitud positiva y optimista, pues, si caes en el pesimismo, estarás retrocediendo en lugar de avanzar.

Foto: 123RF

Visto 795 veces

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia