Hoy, muchos jóvenes cristianos que piensan ennoviarse, no entienden la importancia de que la pareja debe ser realmente indicada y adecuada, es decir, aquella con la que posiblemente va a compartir el resto de su vida. En esta segunda entrega, les recomendamos leer detenidamente este interesante aparte de la periodista cristiana Elizabeth Clark Wikcham, directora de la revista digital Cristiana de Hoy.

«Señor, déjame salir con él, y si no se convierte, ¡lo dejaré!», Eva oró fervientemente. Aunque tenía 15 años cuando hizo este compromiso, no lo podría olvidar a lo largo de los próximos siete años.

Oraba por Adrián, un vecino apuesto y tres años mayor. No era creyente, pero tenía cualidades que no había descubierto en otro chico y mucho menos en su círculo de la iglesia. Maduro, amable, inteligente, con alto nivel cultural, divertido y generoso... Adrián arrasó en su corazón. «Por primera vez experimentaba el hecho de que un chico, y justamente el que tanto me había impresionado, se fijara en serio en mí - dice Eva.- Mostró más interés por mí que cualquier amiga o amigo que antes había tenido. Mi bajísima autoestima desapareció: ¡me había enamorado!»

Inconscientemente, Eva no daba gran valor al noviazgo al observar cómo sus amigas salían y luego terminaban. Y este enamoramiento le tomó por sorpresa, cuando no había tenido tiempo de plantearse muchas preguntas. En el fondo, pensaba que deseaba casarse con un chico creyente, sin saber demasiado bien por qué. Pero eso sería en un futuro muy lejano, ¿no?

¿Te identificas con Eva?

A Eva como a muchas, el enamoramiento le tomó desprevenida y muy joven. Puede que a ti te haya pasado lo mismo. Y después de tantos años, no te imaginas la vida sin él.

También se pueden dar distintas situaciones:

• Te has enamorado de un inconverso de adulta, no tenías el tema muy claro. O sí que lo tenías claro, pero te has cansado de esperar.

• En tu iglesia no hay nadie interesante, y tampoco te ha ido bien en los campamentos cristianos para solteros.

• Puede que, en un momento vulnerable, hayas bajado la guardia; te has apartado de Dios y te sientes más cómoda con tu novio no creyente que con «la gente de la iglesia».

• Puede que no des importancia a «salir», porque, al fi n y al cabo, casarse es lo que cuenta.

• O tal vez te acabas de convertir, y estás compartiendo tu fe con el novio con el que has salido por bastantes años.

Desde el momento en que Eva empezó a salir con Adrián surgieron luchas interiores. Su promesa a Dios siempre amenazaba su felicidad. Más adelante, también intentaría agarrarse de excusas como «Era tan pequeña cuando dije eso... yo no sabía cuánto nos querríamos», pero había un rincón de su corazón que siempre estaba triste y no lograba ser saciado.

Cuando se dio cuenta de lo difícil que sería dejar a Adrián si no se convertía, empezó a orar «mañana, tarde, noche, a todas horas» para que se convirtiera: «¿No dice el Señor que si pedimos creyendo, Él nos dará? Yo creía. Necesitaba creerlo». Pero Eva dice que Dios nunca dejaba de retarle con su propia promesa: que dejaría a Adrián si no se convertía. Y así, las luchas consigo misma, con su testimonio, con su coherencia y con el Señor se intensificaron.

Eva recuerda cómo le acusaban los textos bíblicos en los que Dios habla acerca de los matrimonios mixtos.

El versículo que más se cita es el del «yugo desigual»: No formen yunta con los incrédulos. ¿Qué tienen en común la justicia y la maldad? ¿O qué comunión puede tener la luz con la oscuridad? ¿Qué armonía tiene Cristo con el diablo? ¿Qué tiene en común un creyente con un incrédulo? 2 Corintios 6:14-15.

Aunque el contexto no hable del matrimonio, es aplicable el principio de la imposibilidad de comunión entre el creyente y el inconverso. El yugo era el aparato de madera que unía a los bueyes mientras tiraban del arado. En Deuteronomio, Dios dijo a los judíos que no araran con un buey y un asno a la vez. Se trataba de un «yugo desigual», doloroso para los animales e impráctico para el dueño. Otros estudiosos dicen que alude a una expresión militar que describe el acto de abandonar las filas.

La razón detrás del mandamiento de no unirse en yugo desigual la resume el autor Félix Ortiz: «La Biblia prohíbe el matrimonio mixto entre creyentes e inconversos porque no es posible desarrollar en forma plena la verdad de “una sola carne”. No se puede unir el espíritu viviente del creyente y el espíritu muerto (sin Cristo) del inconverso. No hay ni habrá comunión espiritual ».

El Antiguo Testamento está repleto de referencias al naufragio espiritual que causan las relaciones mixtas. Tanto en Éxodo como en Deuteronomio, Dios ordenó a Israel que no se emparentaran con las naciones idólatras que la rodeaban: Tampoco te unirás en matrimonio con ninguna de esas naciones; no darás tus hijas a sus hijos ni tomarás sus hijas para tus hijos, porque ellas los apartarán del Señor y los harán servir a otros dioses. Entonces la ira del Señor se encenderá contra ti y te destruirá de inmediato. Deuteronomio 7:3-4.

Aunque estos textos hablen del matrimonio, contienen los principios para evitar el noviazgo con una persona inconversa. Algunos argumentarían a favor de las relaciones mixtas (citando la vida de Rut la moabita, por ejemplo), el peso de la evidencia es que la mayoría de las relaciones mixtas han alejado al creyente de la fe, tanto en la historia bíblica como en la actual.

Eva dice hoy, «Ay, qué poco valor damos a veces a nuestras palabras, y a qué precio descubriría, a lo largo de los años, que jamás Dios se toma a la ligera nuestros compromisos».

Lo fundamental, entonces, es lo siguiente: ¿Es Dios un elemento negociable en mi vida?

No se trata de religiones ni de «simples preferencias personales». Hablamos de nuestra relación con el Señor, «nuestra columna vertebral ideológica...alrededor de la cual se articulan nuestras creencias, valores, prioridades, expectativas... todo nuestro estilo de vida». 

Dios te ha comprado con la sangre de su Hijo. Eres suyo. Cuando te arrepentiste de tu pecado, le diste las riendas de tu vida. Y sabías que seguirle exigía el precio del discipulado, el morir al yo. Al final todo se resume en: ¿Hasta dónde estás dispuesto a seguirlo?

A todo esto se tuvo que enfrentar Eva. Sí, Dios podía cambiar a Adrián, pero en el fondo sabía que Él exigía su propia obediencia. Sin paz, oraba por la conversión de Adrián. Pero él, seis años y medio después, seguía enzarzado en luchas intelectuales, sin abrir su corazón.

Ya entrando en el mundo laboral, o avanzaban hacia un compromiso mayor, o abandonaban. Confundida, Eva dejó pasar demasiado tiempo. Compraron una vivienda y sólo quedaba fijar la fecha de boda.

Entonces ocurrió lo inevitable: Dentro de ella creció la seguridad de que estaba desobedeciendo a Dios. Ya no oraba principalmente por la conversión de Adrián, sino para que Dios le mostrara su voluntad y le diera una pareja cristiana. Pero Dios la retaba a confiar en Él, recordándole que sabía de sobra cuál era su voluntad. Eva dice que sólo entonces se dio cuenta de que Dios era la única apuesta segura. Orando y dejando de lado los sentimientos, con una frialdad absoluta dijo a Adrián que debían terminar y que no quería hablar con él por un tiempo, porque sabía que si lo hacía, sería exponerse de nuevo a la duda. Y se fue.

La clave

Eva realmente deseaba seguir al Señor. Dios no era un elemento negociable y no estaba dispuesta a albergar una incompatibilidad en su vida: «Salir con un no creyente, y decirle al Señor que le seguirás en lo que te pida, es como encerrarte con llave en una habitación y luego tirar la llave por la ventana... para después decirle al Señor que irás donde te mande. Sencillamente es imposible».

El amor es crucial, pero no lo es todo y puede confundir: «Piensa con sentido común y recuerda que tener fe en que tu pareja se va a convertir, no obliga al Señor a hacer nada».

Es difícil tomar una decisión de este estilo, pero las consecuencias del yugo desigual son muy fuertes. Aunque en el noviazgo no se vislumbren fácilmente, un matrimonio entre creyente e inconverso puede hacer infelices a los dos.

¿Qué dice Eva? «Ahora soy más feliz pues vivo sin las grandes contradicciones internas con las que antes lidiaba cada día». Dios premia la obediencia, aunque sea nuestra obligación. No todas las recompensas son iguales, pero la mejor inversión es obedecer al Señor... en nuestras relaciones... y en toda nuestra vida. 

Con el vasto manejo de la tecnología e internet, la intimidad y la privacidad pasaron a ser temas de dominio público. Las relaciones, hábitos de consumo y la vida ya no son lo mismo de antes, será que… ¿la intimidad está desapareciendo en esta época de avances?

Las redes sociales están llenas de datos privados y millones de internautas tienen acceso a ellos diariamente, sin necesidad de hackear alguna computadora. Según ESET Latinoamérica ( Enjoy Safer Technology) hay dos formas de robo de información en la red:

• La ingeniería social: Se busca el contacto directo con el usuario (víctima), se extrae la información a través de la “amistad” o cualquier comunicación que permita la red social.

• Información pública: A través de una mala configuración de las redes sociales puede permitir que la información personal esté accesible más allá de lo que el usuario desearía o le sería conveniente para su seguridad. En este caso es muy fácil que personas malintencionadas accedan a dichos datos.

El fenómeno de la violación de la privacidad es tan grande que hoy se usan aplicaciones para celulares con el fi n de robar información y fotos explícitas para utilizarlas en delitos. Este es uno de los principales problemas de la aplicación SnapChat, que ha llegado a considerarse como una herramienta porno. Está entre la cuarta más descargada. Además permite enviar fotos y videos a uno o más amigos con una duración definida. Cuando estos archivos alcanzan su duración límite, se borran del teléfono automáticamente.

Sin embargo, esta herramienta ha sido usada por los usuarios para enviarse entre sí fotos de desnudos con alto contenido sexual, creando un cultivo para el robo de este tipo de material. Aunque la aplicación elimina los archivos, por ejemplo la imagen se puede guardar en el equipo con un simple pantallazo del celular. De esta forma son posibles los chantajes, sobornos, pornografía, prostitución y trata de personas.

Fallas en las redes: una puerta para los ladrones de identidad

Hace un par de semanas, fueron hackeados y revelados en internet los datos y números de teléfonos de 4,6 millones de usuarios de Snapchat por una falla de seguridad. Por otro lado, el año pasado una falla de la red social Facebook tuvo como resultado que los datos personales de 6 millones de personas estuvieran expuestos en la red para cualquiera.

Según Camilo Gutiérrez Amaya, especialista de Awareness & Research de ESET Latinoamérica “La falla se presentaba cuando un usuario descargaba su información personal y en el archivo se incluían datos de contacto de amigos de sus amigos, de personas sugeridas por la red social como gente que podría conocer e incluso información de personas a las cuales le había hecho una solicitud de amistad pero que aún no había sido aceptada”.

Es así como cientos de virus, spam, software malicioso, entre otros, navegan en la web camuflados en solicitudes de amistad (generalmente de hombres guapos y mujeres bonitas con fotos muy atrayentes o subidas de tono), ofertas y regalos increíbles, links y banners repentinos, sitios y archivos dudosos, por lo cual adultos y jóvenes deben ser muy responsables a la hora de acceder a internet para no tener problemas.

Según el Reporte Global Norton 2013 de Symantec, Colombia es uno de los países con mayor número de víctimas del cibercrimen con un 64%. En el último año 6 millones de colombianos fueron afectados por este delito. Anualmente en el mundo 378 millones de personas son víctimas del cibercrimen y la mayoría de ellos son sudamericanos.

Por otro lado el 50% de los adultos conectados a la red ha sido víctima de un ciberdelito. Todos los días, más de un millón de adultos es víctima de delitos informáticos, es decir, 12 víctimas por segundo. Lo más preocupante es que las personas con más probabilidades de ser víctimas de este tipo de fraudes son los dueños de dispositivos móviles (63%), los usuarios de redes sociales (63%) y los usuarios de una red wi-fi no segura y/o pública (68%).

¿Es posible la privacidad en internet?

Existen otras formas que facilitan el acceso a los datos en la web, sin embargo, todo depende del usuario. Mientras esté consciente del peligro que significa dar sus datos (información personal y financiera, fotos, vídeos, etc) a través de las redes sin seguridad y actué para mitigar cualquier problema, podría existir una forma de privacidad segura.

Aunque todos estamos en riesgo podemos evitar caer en el problema, pues no existe un computador o dispositivo móvil que esté protegido al 100% como lo subraya el informe Tendencias 2014: El desafío de la privacidad en internet de ESET Latinoamérica. “Hasta cierto punto sí, puesto que las personas pueden adoptar medidas que vayan encaminadas en pos de la seguridad y privacidad de la información, sin embargo, ningún sistema informático está exento de sufrir ataques. Algo similar ocurre con los automóviles: se puede adquirir la última tecnología de seguridad y también adoptar todos los resguardos necesarios en lo que respecta a una conducción prudente y segura, no obstante, la posibilidad de sufrir un accidente automovilístico continúa siendo una posibilidad”.

La decisión de tener privacidad en internet está en sus manos. Aunque el riesgo es latente, no es que tenga que apartarse de la tecnología, lo recomendable, es darle un uso responsable conociendo que todas las decisiones tienen sus respectivas consecuencias. El respeto de su privacidad en línea, nace cuando usted se protege de los males de la web. Recuerde que cuando navega puede encontrar desde la calma hasta una tormenta.

Consejos para el uso seguro de la web:

- Navegue y descargue archivos solo en sitios de internet seguros y de confianza.

- No acepte solicitudes de amistad de desconocidos en las redes sociales, puede ser víctima de algún cibercriminal a través de un perfil falso.

- Configure la privacidad de sus cuentas de redes sociales e email para evitar compartir sus datos personales de forma masiva.

- Evite el ingreso a sus páginas y perfiles personales desde redes públicas. Sus contraseñas e información podrían quedar guardadas y estos datos podrían ser usados por desconocidos.

- Use una protección de virus avanzada y actualizada, que proteja sus ingresos a las páginas web.

- Si usa computadoras públicas al finalizar elimine el historial o desactive la opción de almacenado de información.

- Al ingresar a redes sociales y sitios de compras por internet asegúrese de estar utilizando el cifrado SSL, que es el estándar de seguridad de las transacciones en línea, y se identifica cuando en la barra de direcciones aparece el protocolo “HTTPS” al inicio de la dirección.

Por: David Bernal 

¿Sabía usted que antes del siglo XX no existía el noviazgo? En ese entonces, el varón tomaba la decisión de conocer a una mujer soltera que viviera en su casa paterna. El interesado en la mujer,  se presentaba frente a los padres y, si estos lo autorizaban, podía conversar en la casa con la joven bajo supervisión. De la continuidad y exclusividad de las visitas se entendía la cercanía del matrimonio. En otros casos, las mujeres a los 15 años eran obligadas a casarse con quien los padres dispusieran.

¿Cuándo aparece el noviazgo?

El noviazgo aparece en el año 1920 en Estados Unidos y Europa. Durante la primera mitad del siglo XX, estaba fuertemente vinculado al matrimonio. Con el acceso al automóvil, el noviazgo en la clase media, las visitas no solo se hacían en casa. El varón aprovechaba su carro para invitar a la mujer a bailar, a cine, etc. El hombre siempre pagaba todo.

El noviazgo es más serio de lo que se cree

A pesar de lo que muchos piensan, el noviazgo no es un tema para que los jóvenes pasen el rato, por el contrario, es un tema serio. Los directores del ministerio de parejas de Casa Sobre la Roca   Bogotá, Jaime y María Eugenia Gómez, recomiendan los siguientes puntos antes de iniciar una relación sentimental:

El objetivo

Debe tener claro que la razón para iniciar un noviazgo es casarse y formar un hogar feliz. Si sus razones son otras, está en el lugar equivocado.

Para lograr este objetivo, tenga en cuenta:

• Que Dios sea el centro de la relación.

• Sepa entregarse y recibir al otro.

• Manténgase puro sexualmente.

• Ayude al otro a ser mejor persona y crezcan juntos.

• Ame a su pareja con todo el corazón, pero sin ponerlo por encima de Dios.

El tiempo

Antes de que muchos salgan a decir que el noviazgo debe ser largo para que la pareja se conozca bien y su relación matrimonial sea sólida, hay que aclarar algo: el tiempo para que la pareja se conozca no debe ser durante el noviazgo, sino antes.

Primero, se debe ser amigo y aprovechar esa etapa para orar y conocer ampliamente a la persona antes de entablar una relación sentimental. Lo ideal es tener una amistad larga, un noviazgo corto, y un matrimonio para toda la vida. (Es aconsejable, pero hay casos de casos).

¿Cómo saber si es la persona correcta?

Lo más importante es la confirmación de Dios. Orar, ayunar y estar seguros. Sin embargo hay que hacerse las siguientes preguntas:

¿Me atrae? Aunque no es determinante, la atracción es fundamental. La persona tiene que gustarle sin enfocarse en los vacíos estándares de belleza.

¿Es un verdadero creyente? Es fundamental tener en cuenta el yugo desigual, ambos miembros de la pareja deben enfocarse en la misma meta, de lo contrario uno de los dos termina asfixiando al otro. 2 Corintios 6:14-17.

Además, cuestiónese: ¿Estudia y obedece la palabra de Dios? ¿Ora diariamente? ¿Es testimonio? ¿Diezma fielmente? Lo más importante es que a un verdadero creyente se le ve crecer espiritualmente. Deuteronomio 6: 17-18.

¿Siento paz al quererme casar con esa persona? Dios tiene una persona para cada uno. Al iniciar una relación, incluso en la adolescencia, se debe tener paz al pensar en el matrimonio. Muchos jóvenes sienten que al iniciar una relación a los 15 o 16 años no tienen que pensar en eso porque no piensan casarse inmediatamente, pero son numerosas las parejas que comienzan una relación a esa edad y años después resultan casándose. Además, no es bueno que una persona pase por varios noviazgos antes de encontrar a su pareja, lo ideal es que sepa guardar su cuerpo, pero en especial su corazón. Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida. Proverbios 4:23.

¿Me siento orgulloso? El amor verdadero permite que se pueda presentar con orgullo a la pareja, lucirla como si fuera el más precioso tesoro. Sentir deseo de presentarla ante amigos, familiares y conocidos. Proverbios 10:12b.

¿Es buena la comunicación? Aunque el momento en que se debe conocer a la pareja es durante la fase de amigos, el noviazgo también sirve para afianzar la comunicación en pareja. Es vital conocer las necesidades del otro, hablar siempre en buenos términos y tener sabiduría para saber cuándo hablar y cuándo callar.

¿Qué piensan mis padres? Los papás no pueden tomar decisiones en cuanto al noviazgo, pero sí pueden aconsejar y su opinión debe ser valorada. Ellos hablan con amor y conocimiento, además, Dios los ilumina. Si un padre o madre, lejos de los celos o el autoritarismo, no siente paz frente a la relación de su hijo, debe ser escuchado.

Recuerde... Construir su relación sobre la roca. Muchas parejas de novios terminan equivocándose y cometen errores por haber cimentado su noviazgo en la arena. Cayeron las lluvias, crecieron los ríos, y soplaron los vientos y azotaron aquella casa; con todo, la casa no se derrumbó porque estaba cimentada sobre la roca. Mateo 7:25. 

La Convención Internacional de Líderes Juveniles Hispanos se llevará a cabo en Orlando, Florida en los Estados Unidos. El encuentro organizado por Especialidades juveniles, ministerio juvenil dirigido por Lucas Leys, y se realizará durante el último fin de semana de octubre en el Hotel Rosen Plaza.

Virginidad en los jóvenes

23 Jul 2013
3767 veces

Cada día son más dicientes las cifras del embarazo juvenil, trasmisión de enfermedades venéreas y deserción escolar. Todas estas situaciones tienen en común el desorden sexual en el que viven los jóvenes en la sociedad del siglo XXI por no aceptar los buenos principios. Es necesaria una transformación.

Tener sexo no es un buen plan

09 Abr 2013
1467 veces

¿Por qué los jóvenes cristianos caen en el pecado sexual? Hay otra forma de impureza sexual cometida con la mente al fantasear o imaginar escenas “triple X” con su pareja o con aquella chica.

Cuando considerábamos la posibilidad de tener hijos, nos imaginábamos familias con vidas centradas en Dios, niños felices, miembros de un   hogar en el que buscan alcanzar deseos y metas alineadas con los propósitos de Dios. Pero con frecuencia nos encontramos con crudas realidades.

Años atrás, tanto hombres como mujeres crecían bajo una estricta educación que los formaba desde niños para ser buenos ciudadanos, compañeros, hijos, trabajadores, padres y amigos. Eran épocas de buenas costumbres en las que las personas sabían cómo comportarse; ceder el puesto o levantarse para saludar no era algo fuera de lo común.

Las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación (TICS) trajeron a nuestros días herramientas tan avanzadas como los teléfonos inteligentes, que con un mínimo tamaño permiten estar en contacto permanente con el mundo, sin importar momento, lugar, cultura o edad.

95% de jóvenes encuestados tienen su propio computador y de ellos un 67% tienen acceso propio a la web.

¿Cuál es el afán por casarse?

12 Sep 2012
1824 veces

61% de colombianos(as) se casan entre 25 y 30 años.Hombres, entre 28 y 30. Mujeres: entre 25 y 27.

La segunda decisión más importante en la vida de un ser humano es casarse. También es uno de los objetivos que se persiguen a lo largo de la vida y por ende uno de los roles más difíciles de llevar.

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia