Lunes, 14 Diciembre 2015 22:19

Cuando los demás fallan

Usted está en una situación difícil y sus amigos desaparecen. El dolor ahora es peor porque sufre en su soledad.

¿Por qué lo abandonaron?

Hay varias razones posibles. Por ejemplo, puede ser porque no se sintieron competentes para ayudarle. O no pudieron soportar verle sufrir. Pero quizás algunos tenían en mente sus propios intereses y debieron caer en problemas parecidos o de involucrarse en una situación socialmente inaceptable.

Usted podría preguntarse cómo responderles. Cualquiera haya sido la razón de su deserción, solo hay una respuesta bíblica adecuada -el perdón-. La razón es que, como personas que hemos sido perdonadas, nunca tendremos el derecho de dejar de perdonar.

Después de haber sido abandonado durante su encarcelamiento en Roma, Pablo escribió lo siguiente en cuanto a quienes lo habían desamparado: Que no les sea tomado en cuenta (2 Timoteo 4:16b). En otras palabras, los perdonó. El apóstol probablemente recordó lo que sucedió cuando Esteban fue apedreado. Pablo había estado presente, después de todo, como uno de sus acusadores, y oído al moribundo clamar: ¡Señor, no les tomes en cuenta este pecado! (Hechos 7:60).

Es posible que Pablo tuviera en mente un acto de perdón mayor: la muerte expiatoria de Cristo y su actitud hacia sus verdugos. Jesús oró, diciendo: perdónalos, porque no saben lo que hacen (Lucas 23:34).

Porque Dios perdona de todos sus pecados a quienes se vuelven a Él, pero no tenemos el derecho de negar el perdón a nadie, y eso incluye, sin duda, a nuestros amigos. ¿Hay alguien a quien usted necesite perdonar? Si es así, hágalo hoy. Biblia en un año: Lucas 12-13.

Mantener el rumbo

Proverbios 3.7-12 Recibimos muchas bendiciones cuando permanecemos en el camino de la justicia. La verdad divina nos libera del camino del pecado -la vida se enriquece cuando experimentamos el favor del Señor y recibimos su ayuda-. Él irá delante de nosotros y despejará los obstáculos, Revisemos nuestra brújula para asegurarnos que viajamos hacia el norte.

Seguir el camino hacia la santidad requiere nuestra obediencia. Desde Génesis hasta Apocalipsis tenemos el mandamiento de obedecer al Señor, desprendernos de las filosofías humanas y aceptar la sabiduría de Dios. La Biblia nos dice que el principio de la sabiduría es el temor del Señor (Salmo 111.10). La obediencia y el sometimiento a su señorío traen sanidad y renovación. Nuestro Creador no nos diseñó para vivir con ira, amargura o resentimiento. Muchas vece acumulamos estas emociones que llega a causarnos daño físico. Pero si le entregamos esos sentimientos al Señor, Él nos restaurará.

Nuestra brújula también nos dirige a expresar reverencia a Dios. Por ejemplo, cuando le honramos con nuestras finanzas, lo cual puede ser difícil pues significa permitir que Dios nos dicte cómo gastar nuestro dinero. Sin embargo, Él promete que esa renuncia dará lugar a la bendición, ya que no solo suplirá nuestras necesidades, sino también nos dará lo suficiente para compartir con los demás.

Cuando aceptamos la dirección de Dios, Él nos mantiene en el camino de la justicia. El Padre celestial da los pasos necesarios para corregir nuestros errores como señal de nuestra relación familiar con Él, y como demostración de su amor.

Por: Charles Stanley, pastor principal de la primera Iglesia Bautista de Atlanta (FBCA) y fundador de In Touch Ministries. Tiene como misión “llevar a todas las personas a una creciente relación con Jesucristo y fortalecer a la iglesia local”.

Foto: In Touch Ministries of Canada

          

Visto 959 veces

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia