Martes, 20 Septiembre 2016 17:35

Especie imposible de extinguir

Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas. Juan 10:11. Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco y ellas me siguen; yo les doy vida eterna y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. Juan 10:27-28.

Las teorías de la evolución afirman que la vida apareció espontáneamente y se desarrolló mediante selección natural y que en la lucha por la supervivencia solamente quedaron los animales más fuertes o más rápidos, en tanto que los más débiles sucumbieron.

Richard Wurmbrand en su libro “Respuesta a los ateos de Moscú”, narra que en un debate de ateos rusos, un creyente cristiano preguntó: “¿Cómo es que las ovejas sobrevivieron sin que fueran exterminadas por los lobos? La loba pare cinco o seis crías al año, mientras que la oveja solo una. La proporción es de 5:1 para el destructor que tiene dientes afilados, garras, fuerza, y es veloz en la carrera. La oveja en cambio no tiene ninguna defensa. ¿Cómo es que todavía quedan ovejas? El hombre actual las protege. Pero el mundo animal existió antes que el hombre. ¿Quién protegió a las ovejas antes de que apareciera la especie humana?”

Es indudable que las ovejas de cuatro patas solo pudieron ser guardadas por Dios. Cuánto más guardará a sus ovejas de dos pies que seguimos sus pisadas. Sólo debemos estar atentos a su voz y ser dóciles a sus instrucciones.

Jesús promete en Apocalipsis 3:20 que si alguno le abre la puerta de su corazón Él entra y viene con toda la provisión que el pecado nos quitó, comenzando por la salvación eterna, su perdón gratuito. De él dan testimonio todos los profetas, que todo el que cree en Él recibe, por medio de su nombre, el perdón de los pecados. Hechos 10:43. Así nos libera de la muerte espiritual que es estar separados del Padre Celestial. Son las iniquidades de ustedes las que los separan de su Dios. Son estos pecados los que lo llevan a ocultar su rostro para no escuchar. Isaías 59:2.

Ahora bien, en toda la creación está marcada la huella del infinito poder, del amor por su creación y de la inmensa fidelidad de Nuestro Padre Celestial. Solo el necio puede negar su existencia. Como escribió el salmista: ”Dice el necio en su corazón: No hay Dios”. Salmo 53:1 a. Y en otra parte de la Escritura afirma: Porque desde la creación del mundo las cualidades invisibles de Dios, es decir, su eterno poder y su naturaleza divina, se perciben claramente a través de lo que Él creó, de modo que nadie tiene excusa. Romanos 1:20.

Lo invito a finalizar este relato con la siguiente oración: Amado Padre Celestial, gracias, porque así como las ovejas, somos, débiles y torpes, pero tú nos cuidas y nos guardas. Ayúdanos a permanecer firmes en tu llamado y obedientes a tu voz, y quita toda necedad del que viendo la evidencia de tu presencia en todo lo creado, es capaz de negar tu existencia. Amén.

No todos moriremos, pero todos seremos transformados, en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, al toque final de la trompeta. Pues sonará la trompeta y los muertos resucitarán con un cuerpo incorruptible, y nosotros seremos transformados. Porque lo corruptible tiene que revestirse de lo incorruptible, y lo mortal, de inmortalidad. 1 Corintios 15:51-58.

Visto 406 veces

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia