Viernes, 16 Diciembre 2016 18:57

Honrar la vida

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

«Sea que nos demos cuenta o no, el valor que atribuyamos a Dios, a nuestros hijos y a nosotros mismos determina en gran medida el éxito o el fracaso de todas nuestras relaciones. Nada moldeará más nuestras vidas que el aprender a dar y también a recibir el don de la honra». Gary Smalley y John Trent, autores del libro ‘El don de la honra’.

Muchas personas alrededor de nosotros, están enroladas en la loca carrera de permanecer y perpetuarse en algo que les brinde la inmortalidad humana, aquella que se diferencia y que no es la vida eterna. Escriben best sellers, erigen monumentos en su nombre, y una larga lista de acciones que en realidad no perpetúan a nadie en el tiempo. En la Guerra del Golfo pérsico se dio a conocer que Sadam Hussein tenía grabado su nombre en los ladrillos del palacio, como alguna vez lo hizo Nabucodonosor, rey de Persia.

¡Justamente en el mismo lugar geográfico! Otros ingresan al salón de la fama de Hollywood, dejan estampadas sus manos en la acera más famosa del planeta ¿para qué?... Dentro de unos años (y ya está pasando) habrá que sacar a los ya fallecidos porque no hay tanta fama para compartir.

Se van volviendo efímeras e ignotas. «Hay tanta pequeña vanidad en nuestra tonta humanidad enceguecida» diría Eladia Blázquez en sus tangos.

Si honras a tus padres tendrás más días de vida dice la Biblia. «Honra a tu padre y a tu madre —que es el primer mandamiento con promesa— para que te vaya bien y disfrutes de una larga vida en la tierra». Efesios 6:2-3.

Honrar la vida es mucho más que intentar perpetuarse en el tiempo por medio de métodos que en definitiva son fugaces. Tiene que ver más con honrar a otros y no a nosotros mismos. Te honrarás mejor si honras a otra persona que se encuentra cerca de ti. La honra es una decisión que tomamos para asignar un valor alto, dignidad e importancia a otra persona, al considerarla como un don inapreciable, y darle en nuestra vida una posición digna de gran respeto. El amor incluye poner en acción esta decisión.

Honrar la vida requiere de sabiduría. No porque sea una fórmula mágica, sino porque detrás de honrar está la vida, la prosperidad y el reconocimiento que otros harán de nosotros mismos. En casa del sabio abundan las riquezas y el perfume, pero el necio todo lo despilfarra. El que va tras la justicia y el amor halla vida, prosperidad y honra. El sabio conquista la ciudad de los valientes y derriba el baluarte en que ellos confiaban. Proverbios 21:20-21.

Honrar la vida es igual que darle a la verdad y a nuestra propia libertad la  bienvenida… esa libertad que hayamos al ir a los pies de la cruz, en Jesucristo resucitado de los muertos y victorioso en la gloria eterna del Padre. Recompensa de la humildad y del temor del Señor son las riquezas, la honra y la vida. Proverbios 22:4. ¡No nos olvidemos de darle honra a quien la merece! Porque al honrar a aquellos que nos preceden estamos honrando la vida abundante que Dios nos dio. 

No es lo mismo que vivir, honrar la vida. ¡HONRAR AL DIOS DE LA VIDA!:

No Permanecer y transcurrir

No siempre quiere sugerir

Honrar la vida

Hay tanta pequeña vanidad

En nuestra tonta humanidad

Enceguecida

Merecer la vida es erguirse vertical

Más allá del mal, de las caídas

Es igual que darle a la verdad

Y a nuestra propia libertad

La bienvenida.

Eso de durar y transcurrir

no nos da derecho a presumir,

porque no es lo mismo que vivir,

honrar la vida.

Visto 5025 veces Modificado por última vez en Viernes, 16 Diciembre 2016 19:06
Rev. Esteban Fernández

Además de su preparación y experiencia en periodismo, entre otros títulos, Esteban Fernández posee una licenciatura en Teología, de la Facultad de Estudios Teológicos y Religiosos de Casa Sobre la Roca; un grado de Doctor Honorario en Literatura Sagrada, del Logos Christian College, y otro en Consejería Cristiana, de la Rhema University.

Además de su preparación y experiencia en periodismo, entre otros títulos, Esteban Fernández posee una licenciatura en Teología, de la Facultad de Estudios Teológicos y Religiosos de Casa Sobre la Roca; un grado de Doctor Honorario en Literatura Sagrada, del Logos Christian College, y otro en Consejería Cristiana, de la Rhema University. - See more at: http://vidacristiana.com/articulos/portada/18479-esteban-fernndez-de-lder-empresarial-a-lder-espiritual#sthash.n32TbQeC.dpuf
Además de su preparación y experiencia en periodismo, entre otros títulos, Esteban Fernández posee una licenciatura en Teología, de la Facultad de Estudios Teológicos y Religiosos de Casa Sobre la Roca; un grado de Doctor Honorario en Literatura Sagrada, del Logos Christian College, y otro en Consejería Cristiana, de la Rhema University. - See more at: http://vidacristiana.com/articulos/portada/18479-esteban-fernndez-de-lder-empresarial-a-lder-espiritual#sthash.n32TbQeC.dpuf
Además de su preparación y experiencia en periodismo, entre otros títulos, Esteban Fernández posee una licenciatura en Teología, de la Facultad de Estudios Teológicos y Religiosos de Casa Sobre la Roca; un grado de Doctor Honorario en Literatura Sagrada, del Logos Christian College, y otro en Consejería Cristiana, de la Rhema University. - See more at: http://vidacristiana.com/articulos/portada/18479-esteban-fernndez-de-lder-empresarial-a-lder-espiritual#sthash.n32TbQeC.dpuf

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia